Dos hombres arrestados por complot terrorista contra una sinagoga en EE.UU.

Dos hombres sospechosos de planear un ataque contra una sinagoga en Manhattan fueron arrestados la noche del miércoles por la policía de Nueva York, informaron a CNN este jueves dos fuentes de los servicios de seguridad.

La detención fue corroborada más tarde en conferencia de prensa por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

Ahmed Ferhani, un argelino de 26 años, y Mohamed Mamdouh, de 22, fueron arrestados en una calle en la parte oeste de Manhattan después de comprar tres armas y una granada de fragmentación, detalló Bloomberg

El arresto se logró con un montaje que era parte de una operación encubierta de la policía de Nueva York, detallaron a CNN las fuentes de seguridad.

Bloomberg dijo que la investigación que inició “mucho antes de la muerte de bin Laden” y reiteró la importancia de reforzar la seguridad en ciudades estadounidenses tras la muerte del líder de la organización terrorista Al-Qaeda.

No se han comprobado vínculos entre los detenidos y Al-Qaeda u otra organización terrorista, pero Ferhani y Mamdouh fueron descritos como extremistas islámicos por el alcalde neoyorkino.

Ferhani había mostrado interés en atacar el icónico edificio Empire State y a judíos en Manhattan, de acuerdo con Bloomberg. El supuesto argelino se había quejado del trato que reciben musulmanes en el mundo, “nos tratan como perros”, dijo Ferhani según el alcalde.

Los hombres no ofrecieron resistencia durante el arresto. El complot al parecer se encontraba en una etapa más aspiracional que operacional, debido a que no habían afinado los detalles, dijo una de las fuentes de seguridad a CNN.

Ferhani tiene un extenso récord criminal por drogas y otros delitos con armas de fuego, no relacionados con el terrorismo. Mambud sólo cuenta con un arresto por un delito menor, informó una de las fuentes.

Los sospechosos aún no habían seleccionado qué sinagoga atacar, dijo una de las fuentes.

Ambos sospechosos enfrentan cargos de conspiración y posesión de armas prohibidas, según Cyrus Vance, fiscal de Nueva York.

Cualquier crimen de violencia o conspiración para cometer violencia con la intención de intimidar a la población civil es considerado como terrorismo, aseguró el funcionario al explicar que la conducta de los detenidos se ajusta a esta definición.

Oficiales del Departamento de Seguridad Interior continúan insistiendo que posibles atacantes solitarios y terroristas domésticos son la mayor preocupación en su lista y que pueden ser tan peligrosos como aquellos con ligas directas con Al-Qaeda y otros grupos extremistas.

“Nueva York es un símbolo de libertad y por lo tanto siempre seremos un blanco. Debemos vigilar siempre para evitar otro ataque”, aseguró el alcalde de Nueva York.

“Ninguna otra ciudad ha invertido tanto en esfuerzos antiterroristas como la nuestra”, dijo Blomberg. “Es nuestra prioridad mantener a nuestra ciudad segura”.