El recuerdo de Bob Marley sigue vendiendo 30 años después de su muerte
Bob Marley, en una actuación en Suecia en 1978, se ha mantenido en la conciencia colectiva tres décadas después de su muerte.

La estrella del reggae cumplió su 30 aniversario luctuoso este miércoles, pero su música e impacto siguen vivos.

Legend, la compilación de su mejor material, que publicó su disquera Island Records en 1984, es uno de los discos mejor vendidos de todos los tiempos, con una certificación ‘Diamante’ (más de 10 millones de copias vendidas) por parte de la Asociación de la Industria de Grabaciones de Estados Unidos, más de mil semanas en el catálogo de Billboard y en la posición 56 de la lista de los 500 mejores discos de todos los tiempos por parte de la revista Rolling Stone.

Kevin Macdonald, director de El último rey de Escocia y de One Day in September, ganadora de un Oscar, prepara un documental sobre la música jamaiquina.

“Es mucho más que un músico famoso. Ahora es un filósofo y profeta”, dijo a la BBC el mes pasado. Una parte de la película de Macdonald, llamada Marley, fue proyectada en el Festival de Cine de Cannes este miércoles.

Y por supuesto, también está la infinita parafernalia de Marley, presente en cualquier universidad: pósters, playeras, sombreros y material relacionado a la planta de cannabis que Marley tanto defendía.

¿Qué tenía este hijo de un supervisor blanco de una plantación y de una mujer afro-jamaiquina, que sigue inspirando tres décadas después de su muerte a los 36 años de edad de una extraña forma de cáncer? ¿Por qué Marley es el popular rostro del reggae en lugar de Desmond Dekker, el éxito de los israelitas, o la estrella Jimmy Cliff, de The Harder They Come, o el pionero productor Lee Scratch Perry?

El historiador de música de la Universidad de Rochester, John Covach, dice que tiene que ver con el carisma del cantautor.

“Su música es accesible por su buena onda… y Marley el cantante era lo suficientemente carismático para vender. Muchos artistas no tienen eso”, dice, notando que los colegas de Marley en su banda, The Wailers (como Peter Tosh y Bunny Livingston) no tuvieron el éxito que tuvo Marley.

Además, Marley se dio a conocer por su mensaje de paz y comprensión, dice Covach. Si a ese mensaje le sumamos la noción romántica de morir joven (no sin mencionar las fiestas, el baile y fumar marihuana) no es ninguna sorpresa que los estudiantes universitarios sientan cariño por el hombre, dice Covach.

Pero esta percepción popular está incompleta, según los fans de Marley. En un artículo publicado en Slate en 2006, llamado Free Bob Marley! (¡Liberen a Bob Marley!), Field Maloney escribió que los primeros discos del músico, como Soul Rebels y Rasta Revolution, ofrecían una “satisfacción más compleja” que su trabajo posterior considerado más rudo y más astuto.

De hecho, Marley sigue siendo un héroe de los países tercermundistas por sus inclinaciones políticas, dijo Macdonald a la BBC. “En los barrios de Nairobi, Kenia, hay murales de Marley y la gente puede citar sus letras”, dijo.

Ese no es el tipo de Marley que podía vender viajes a exuberantes playas tropicales, aunque Marley sigue siendo una atracción turística clave para Jamaica. Pero claro, el trabajo exitoso de un artista está abierto a muchas interpretaciones.

“Lo que está en la mente popular suele ser una caricatura de lo que el artista logró en realidad”, dice Covach.

Para Marley, 30 años después de su muerte, es algo muy importante.