Sarah Palin vuelve a la palestra con una gira por EE.UU.

Hace apenas un par días, Sarah Palin no estaba ni mucho menos considerada como posible candidata presidencial tanto por los medios de comunicación como por personas dentro del Partido Republicano, quienes consideraban que la lista de candidatos para el 2012 estaba cerrada.

Hoy, una de las figuras políticas estadounidenses más impredecibles está a punto de demostrar que están equivocados.

Palin anunció en la página web SarahPAC que ha preparado la ruta para una gira nacional que comenzará este fin de semana en la capital del país, la cual la ubicará una vez más en la escena nacional mientras decide si se postula o no para la candidatura republicana.

“Cuando vemos hacia el futuro, nos impulsa el pasado de Estados Unidos. Es imperativo que nos conectemos con nuestros fundadores, nuestros patriotas, nuestros desafíos y victorias para ver con claridad nuestro camino por delante”, declaró Palin.

“Una buena forma de hacer esto es contemplando la importancia de los sitios históricos, acontecimientos patrióticos y culturas diversas de nuestro país, lo cual haremos en las próximas semanas en nuestra gira 'One Nation'".

Este viaje por varias ciudades llevará a la ex gobernadora de Alaska a una serie de sitios históricos por la Costa Este “que fueron clave para la formación, sobrevivencia y crecimiento de los Estados Unidos”, comentó a CNN una fuente cercana a Palin.

Se esperan otras paradas durante esta gira de una semana de duración que incluyan los campos de batalla de la guerra civil en Gettysburg y Antietam, Filadelfia –para visitar la Campana de la Libertad–, así como una en New Hampshire.

La gira está preparada para atraer gran atención mediática gracias al lento inicio de la campaña presidencial.

Comenzará en el fin de semana del Día de los Soldados Caídos, durante el rally de Rolling Thunder en Washington, una peregrinación anual de motociclistas para honrar a los soldados caídos y prisioneros de guerra.

El anuncio de la gira se da en el punto máximo de las especulaciones en torno a las aspiraciones presidenciales de Palin.

Tras permanecer relativamente callada en primavera, Palin recontrató recientemente a los ex asesores Jason Recher y Doug McMarlin, según ha podido confirmar CNN.

Recher y McMarlin organizaban la logística de los viajes para Palin en el año posterior a su regreso a Alaska tras la campaña presidencial del 2008, pero cada quien tomó su propio camino el año pasado.

Ambos serían los encargados de implementar una campaña presidencial en caso de que Palin decidiera contender.

Palin también ha dado su bendición a una película con un presupuesto de un millón de dólares sobre su llegada a la gubernatura de Alaska que será estrenada más adelante durante el verano cuando se lleven a cabo las encuestas y elecciones primarias en los estados de Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur.

Recientemente regresó de un viaje al Medio Oriente para fortalecer su experiencia en relaciones exteriores.

Informes indican que la casa de 1.7 millones de dólares que recientemente adquirió la familia Palin en Scottsdale, Arizona, podría brindar un lugar más adecuado para dirigir una campaña que la lejana Alaska.

El comité de actividades políticas de Palin se negó a confirmar la compra o a especular sobre dónde se instalaría la potencial campaña presidencial.

Observadores políticos han descartado sus posibilidades al destacar su falta de actividad en los estados que tradicionalmente aseguran tempranamente la nominación de candidatos presidenciales, pero sus seguidores insisten que esa afirmación pasa por alto el poderío político de Palin.

Según sus partidarios, ella es la única potencial candidata republicana con el poder necesario para saltarse los filtros iniciales como los debates de redes o la muy seguida encuesta Ames Straw y aún ser competitiva.