Cuando se citan textos bíblicos... que no están en la Biblia
¿Satán tentó a Eva en el Jardín del Edén? Ese es uno de los pasajes que la gente cree que está en la Biblia.

Mike Ditka, leyenda de la NFL, estaba dando una conferencia de prensa un día después de ser cesado como el entrenador de los Osos de Chicago cuando decidió citar la Biblia.

"La escritura te dice que todo pasará", dijo mientras se le quebró la voz luego de llevar a su equipo a sólo cinco victorias la temporada previa. "Esto también pasará".

Aunque Ditka se equivocó en su cita bíblica. La frase "esto también pasará", no aparece en la Biblia. Él estaba citando una escritura fantasma que suena a que pertenece a la Biblia, pero si la analizan, no está ahí.

El error bíblico de Ditka es tan común como los predicadores que dan sermones largos y poco concisos. La Biblia puede ser el libro más reverenciado en Estados Unidos, pero también es el más citado de forma incorrecta. Políticos, oradores motivacionales, entrenadores -todo tipo de personas- citan pasajes que de hecho no tienen lugar en la Biblia, dicen académicos religiosos.

Estos pasajes fantasmas incluyen:

"Dios ayuda a aquellos que se ayudan a sí mismos".

"Ahórrate la vara, malcrías al niño".

También citan parafraseos: Satanás tentó a Eva a comer la manzana prohibida en el Jardín del Edén.

Ninguno de esos pasajes está en la Bilbia, y uno incluso es antibíblico dicen los académicos.

Pero la gente pocas veces las contradice, porque la ignorancia bíblica es tan penetrante, que incluso llega a grupos de personas que deberían tener más cuidado, dice Steve Bouma-Prediger, un profesor de religión en la Universidad Hope en Holland, Michigan.

"En mis clases universitarias de religión, a veces cito Dudas 2 : 4-3 ('No hay motores de combustión interna en el cielo')", dice Bouma-Prediger. "Espero a ver si alguien se da cuenta de que no existe ese libro y por lo mismo ese versículo".

"Sólo unos cuantos se dan cuenta".

Pocos se dan cuenta porque no quieren, la gente prefiere saber pasajes bíblicos que refuercen sus creencias preexistentes, dice un profesor de la Bilbia.

"La mayoría de la gente que le profesa un amor profundo a la Biblia, nunca ha leído el libro", dice el rabino Rami Shapiro, quien una vez tuvo que persuadir a un estudiante de su clase de Biblia en la Universidad de Middle Tennessee que el dicho "este perro no cazará", no aparecía el el libro de Proverbios.

"Ellos han memorizado partes de textos que pueden unir para probar la base bíblica de sus creencias", dice, "pero ignoran una vasta mayoría del texto".

Los pasajes fantasmas bíblicos trabajan de formas misteriosas

La ignorancia no es la única causa de los versículos fantasmas. La confusión es otra.

Algunos de los versículos falsos más populares son paráfrasis concisas con pedazos de sabiduría popular.

Consideren estos dos:

"Dios trabaja de formas misteriosas".

"La limpieza es cercana a la santidad".

Ambas parecen ser tomadas de la Biblia, pero no es así. La primer paráfrasis es de un himno del siglo 19 del poeta inglés, William Cowper ("Dios se mueve de una forma misteriosa, Sus milagros realizará").

El pasaje de la "limpieza" fue acuñado por John Wesley, un evangelista del siglo 18, quien fundó el Metodismo, dice Thomas Kidd, un profesor de historia en la Universidad de Baylor en Texas.

"No importa si fue John Wesley o alguien más a quien se le ocurrió el dicho sabio, si suena como un proverbio, la gente se imagina que es de la Biblia", dice Kidd.

Nuestra afición por lo breve y tuiteable también puede explicar nuestro afecto por frases bíblicas fantasmas. Los pseudo versículos funcionan como tuits teológicos: son resúmenes concisos de conceptos bíblicos.

"Ahórrate la vara, malcrías al niño" cae en ésta categoría. Es un versículo popular, y para muchos niños doloroso. ¿Algún niño emprendedor podría evitar la vara al señalarle a su mamá que lo que dice no está en la Biblia?

Es poco probable. La respuesta de la mamá sería: el dicho popular es una paráfrasis de Proverbios 13:24: "Aquel que retiene [o ahorra] la vara es aquel que odia a su hijo".

Otro dicho que suena digno de la Biblia: "El orgullo antecede la caída". Pero su aproximación, Proverbios 16:18 en realidad dice: "Antes del quebrantamiento es la soberbia; y antes de la caída la altivez del espíritu".

También existen versículos bíblicos fantasmas para los cuales no hay excusa. El orador se equivocó.

Bruce Wells, un profesor de teología, cree que eso fue lo que le pasó a Ditka, ex entrenador en la NFL, cuando pasó del emparrillado a los comentarios bíblicos durante su conferencia de prensa en 1993 en Chicago.

Wells vio el error bíblico de Ditka en la televisión local, cuando todavía vivía en Chicago. Después de que Ditka citó el pasaje misterioso, los reporteros buscaron sin éxito la fuente bíblica.

Ellos debieron consultar a Wells, quien ahora es director del programa de estudios antiguos en la Universidad de Saint Joseph en Pennsylvania. Wells dice que el error de Ditka surgió de la versión de la Biblia del Rey James.

"Mi corazonada en la cita de Ditka es que se trata de una rareza de la traducción del Rey James", dice Wells. "En hebreo antiguo había un modo particular de decir las cosas, 'y lo siguiente que pasó fue…' Los traductores del Rey James del Viejo Testamento tradujeron esto como 'y aconteció así'".

Cuando los pasajes bíblicos son peligrosos

Puede que la gente diga mal los versículos, pero también modifican varias de las historias bien conocidas de la biblia.

Dos ejemplos: la escritura nunca dice que una ballena se tragó a Jonás, el viejo profeta del testamento, ni tampoco el Nuevo Testamento habla de tres reyes que visitaron al bebé Jesus, dicen académicos.

Esos detalles parecen pequeños, pero los académicos dicen que una historia bíblica fantasma está por encima de todas: la historia del Génesis de la caída de la humanidad.

La mayoría de la gente conoce la versión popular (Satanás, convertido en serpiente, tienta a Eva a tomar la manzana prohibida del Árbol de la Vida).

Pero esa historia en el libro del Génesis nunca ubica a Satanás en el Jardín del Eden.

"El Génesis sólo menciona una serpiente", dice Kevin Dunn, director del departamento de religión en la Universidad de Tufts en Massachusetts.

"No sólo no existe la mención a Satanás, la misma idea de que Satanás como una tentación diabólica es al menos 500 años después de la historia de la creación del Jardín del Edén", dice Dunn.

El que te equivoques con las escrituras puede parecer poco significante, pero puede ser peligroso, dice un académico.

La mayoría de la gente ha escuchado este: "Dios les ayuda a los que se ayudan a sí mismos". Es otra escritura fantasma que no tiene lugar en la Biblia, pero mucha gente cree que sí. De hecho está atribuida a Benjamín Franklin, uno de los padres fundadores de Estados Unidos.

Este pasaje es popular en parte porque es un reflejo de los valores apreciados por los estadounidense: la libertad individual, seguridad de sí mismos, dice Sidnie White Crawford, un académico de estudios religiosos en la Universidad de Nebraska.

Sin embargo ese pasaje contradice la definición bíblica de bondad: definir el valor de uno por lo que hace por los otros, como los pobres y marginados, dice Crawford.

Crawford cita la escritura de Levítico y le dice a la gente que cuando cultiven la tierra, deberían de dar algo para "los pobres y alienados" (Levítico 19:9-10), y otro pasaje de Deuteronomio que declara que la gente no debería de ser "tacaño con tu vecino necesitado".

"Muchas veces infectamos a la Biblia con nuestros propios valores y moral, sin preguntar cuáles son los valores y moral de la Biblia", dice Crawford.

¿De dónde vienen estos pasajes fantasmas?

Es fácil culpar al analfabetismo bíblico penetrante por la popularización de los pasajes fantasmas. Pero las causas son variadas y datan de varios siglos atrás.

Algunos de los culpables son anónimos, perdidos en la historia. Ellos son artistas y cuenta cuentos, quienes a través de los años embellecieron historias y pasajes bíblicos con sus propios giros.

Si, por ejemplo, fueras un artista anónimo pintando el Jardín del Edén durante el renacimiento, por qué no representarías a la serpiente como el diablo para realzar tu creación. Y si eres un predicador contando la historia de Jonás ¿No suena mejor que Jonás fue tragado por una ballena y no un "gran pez"?

Otros culpan al Rey James por la dispersión de pasajes bíblicos fantasmas, o más específicamente fue la caída de popularidad de la traducción del Rey James.

La traducción, que cumple 400 años de existencia este año, tenía un monopolio del mercado de la Biblia hasta hace unos 50 años, dice Douglas Jacobsen, un profesor de historia de la iglesia y teólogo en la Universidad Messiah en Pennsylvania.

"Si citabas la Biblia y te equivocabas, la gente lo notaba porque sólo había un texto", dice. "Hoy en día hay tantas traducciones, que nadie puede decirte con seguridad, si algo supuestamente está bien o mal citado de la Biblia".

Otros culpan a Martín Lutero, el monje alemán que inició la reforma protestante, la "protesta" masiva en contra de los excesos de la Iglesia Católica Romana, que llevaría a la creación de la Iglesia Protestante.

"Es de gran tradición protestante para cualquiera -la lechera, el zapatero, el posadero- que sean capaces de tomar la Biblia y leerla por si mismos. No hace falta un entrenamiento escolar o un clérigo que lleve a un laico a través del texto", dice Craig Hazen, director del programa Apologética Cristiana de la Universidad de Biola en el Sur de California.

Pero muchas veces la lechera, el zapatero y el entrenador de la NFL empiezan a crear pasajes bíblicos sin la guía de expertos bíblicos, señala.

"Puedes ver cómo se manifiesta en grupos de estudios de la Biblia en todo Norteamérica en donde buenos cristianos, sin ningún entrenamiento, tomando café descafeinado, comen brownies y se preguntan uno al otro '¿Qué significa este texto para ti?'", dice Hazen.

"No sólo lo malinterpretan, muchas veces terminan citando versos que no existen".