El caso de la desaparición de una bebé de tan solo 10 meses tiene en vilo a Estados Unidos. Las primeras investigaciones señalan que la pequeña fue robada de su casa cuando dormía en Kansas City.

Los investigadores han buscado en unas 300 casas y apartamentos en la zona cercana a la residencia de la pequeña.

La policía ha dicho que no tienen sospechosos o pistas sólidas.

Michael Lerette, un vocero de la familia, dijo que la policía recopiló lo que podría ser evidencia forense en este caso, pero las autoridades declinaron comentar al respecto.