Por José Levy, CNN

La familia de Guilad Shalit abandonó la carpa de protesta en la que estuvo durante los últimos dos años, junto a la residencia oficial del primer ministro en Jerusalén, y regresó a su casa en Mitspe Hila, en el norte de Israel, y así prepararla para recibir al soldado cuya liberación se espera en unos días si no surgen problemas de última hora.

Tras reunirse con el presidente de Israel, Shimón Peres, los padres de Guilad Shalit, Aviva y Noam, expresaron su esperanza de que el soldado capturado por Hamas hace más de cinco años pueda recuperarse física y mentalmente del trauma de haber estado cerca de 2000 "días y noches" incomunicado, sin visitas ni siquiera de miembros de la Cruz Roja Internacional.

Peres aseguró que la actitud de Aviva y Noam Shalit durante su lucha para conseguir la liberación de su hijo fue "un orgullo para toda la generación de padres israelíes y un orgullo para toda la generación de hijos". De una forma sosegada, ambos consiguieron transformar el drama de su familia en un tema de importancia nacional suprema para su país.

Aunque aún hay detalles técnicos que deben ultimar las partes, se cree que la semana próxima será cuando comience a hacerse realidad el acuerdo firmado este martes por Israel y el movimiento palestino Hamas. Será entonces cuando el soldado israelí Guilad Shalit, será trasladado de Gaza a Egipto y después en avión a Tel Aviv para recibir una bienvenida multitudinaria.

Paralelamente, Israel liberará a un primer grupo de 450 palestinos de sus cárceles. Solo 110 de ellos podrán regresar a sus casas en la Ribera Occidental. Los otros, o serán trasladados a Gaza o, como será el caso de 40 de ellos, serán exiliados a terceros países. En el plazo de dos meses esta prevista una segunda ronda de liberaciones de otros 550 palestinos.

En Hamas destacan haber conseguido que en el acuerdo se incluyan 315 prisioneros que estaban condenados a cadena perpetua, acusados por los israelíes de “tener las manos manchadas de sangre inocente” por haber cometido atentados terroristas en el pasado reciente.

También recuperarán su libertad las 27 mujeres palestinas que se encuentran en cárceles israelíes, acusadas de distintos delitos. Quienes no están incluidos en este intercambio son líderes políticos palestinos destacados, como Marwan Barguti, acusados de terrorismo

La implementación del acuerdo hará que, tras haberse comenzado a hablar de ellos como "políticamente irrelevantes", Hamas reciba un importante respaldo popular, al ser este movimiento islamista el que habría logrado que los considerados por su pueblo como “héroes” puedan recuperar su libertad.

Algo así podría llevar a un descenso simultáneo en la popularidad del presidente palestino y líder del movimiento Fatah, Mahmoud Abbas, quien había conseguido hasta ahora centrar la atención popular en sus intentos de conseguir el reconocimiento en la ONU a un Estado independiente para su pueblo, aun antes de llegar a un acuerdo al respecto con los israelíes. Es de esperar que las liberaciones dirijan las miradas populares en otra dirección.

Sigue a José Levy en Twitter: