Siria y la Liga Árabe llegan a un acuerdo para acabar con los disturbios
Manifestantes a favor del presidente sirio Bashar al-Assad salieron a celebrar en las calles de la región tribal de Deir al-Zor.

Siria y la Liga Árabe alcanzaron un acuerdo para implementar un plan que ponga fin a los largos meses de disturbios en el país, de acuerdo con un comunicado oficial emitido este martes.

El anuncio tendrá lugar el miércoles en las oficinas de la Liga Árabe en El Cairo, según reportó la televisión estatal de Siria, la Agencia de Noticias Árabes de Siria (SANA, por sus siglas en inglés).

La Liga Árabe ha solicitado al gobierno sirio acabar con la violencia en contra de los ciudadanos, remover los tanques lo vehículos militares de las calles y liberar a los presos políticos, un oficial árabe informó el lunes.

Los países árabes han hecho la propuesta al ministro de Exteriores de Siria, Walid al-Moallem, en una reunión celebrada el domingo pasado en Doha, Qatar. La Liga Árabe propuso un diálogo entre las autoridades sirias y los miembros de la oposición que se realizaría en El Cairo.

La propuesta incluye un plazo de cumplimiento, según contó un oficial de la Liga Árabe.

La delegación siria abandonó Qatar sin responder la propuesta de la Liga, informó la agencia nacional de noticias de ese país.

Más de 3.000 personas han muerto en Siria desde que comenzaron los disturbios a mediados de marzo, según las Naciones Unidas. CNN no ha podido confirmar esa información de manera independiente debido a que la violencia en el país: el gobierno ha restringido las actividades periodísticas.

A principios de octubre, China y Rusia vetaron la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que condenaba la respuesta de Siria ante las protestas y llamó por finalizar de inmediato con la represión hacia la oposición.

El presidente Bashar al-Assad anunció el mes pasado la creación de un comité para escribir una nueva Constitución en los próximos cuatro meses. El 15 de octubre se dio a conocer que esta era una de las medidas del gobierno para terminar con las protestas, pero éstas no han calmado la situación de violencia en el país.