Un anestesista, testigo clave en el juicio contra el doctor de Michael Jackson
Paul White

(CNN) — El anestesista que contrataron los abogados del médico de Michael Jackson testificó el lunes que "ninguna cantidad de dinero" lo haría aceptar el trabajo de suministrarle a Jackson el anestésico propofol en su habitación para ayudarlo a dormir todas las noches. "Absolutamente no", declaró el doctor Paul White. "Ese sería un trabajo que nunca pensaría en aceptar".

La matriarca de la familia Jackson, Katherine Jackson, canceló sus planes para viajar a Londres esta semana para el estreno del documental sobre su hijo fallecido para no perderse el veredicto, le dijo su asistente a CNN. Ella regresará el martes a los tribunales, dijo.

Los argumentos de cierre se podrían dar el viernes o el próximo lunes, dependiendo de cuánto tiempo requieran los fiscales para refutación del caso y cuánto tiempo tengan los abogados para prepararse, de acuerdo con las fuentes cercanas a la defensa.

Este lunes, Katy Hilton —amiga de mucho tiempo de Michael Jackson y madre de Paris Hilton— se unió a Joe Jackson, el padre de Michael, y a la hermana del cantante, La Toya Jackson, en los asientos asignados para la familia Jackson.

El doctor White, que testificó la semana pasada que el cantante probablemente murió por los medicamentos que le entregó, enfrentó un duro interrogatorio este lunes por parte del fiscal adjunto del condado de Los Ángeles, David Walgren, en el juicio por homicidio involuntario de Murray.

La fiscalía sostiene que el uso imprudente de propofol por parte de Murray para ayudar a Jackson a dormir causó su muerte, pero la defensa culpa al cantante de auto-administrarse la sobredosis fatal mientras el médico no se encontraba vigilando.

Los intercambios entre el fiscal y el experto de la defensa se volvieron tan acalorados en un momento que el juez sacó a los miembros del jurado de la sala mientras mediaba en la disputa.

El juez del Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles, Michael Pastor, le advirtió a White que evitara las referencias de sus conversaciones personales con Murray, ya que podrían ser una forma en que la defensa presentara los argumentos del acusado sin que tuviera que testificar.

"Buen intento”, dijo el juez Pastor al abogado defensor, Michael Flanagan. “Esto es tan evidente”.

El forense del condado de Los Ángeles dictaminó que la muerte de Jackson el 25 de junio de 2009 fue a causa de una “intoxicación aguda de propofol”, en combinación con otros dos sedantes.

Los miembros del jurado deben elegir entre loas dos teorías que ofrecieron White y el doctor Steven Shafer, el anestesiólogo de la fiscalía, de cómo y cuándo entró la sobredosis fatal al cuerpo del cantante.

Los dos médicos, viejos amigos y colegas, están entre los principales expertos en propofol en el mundo.

En su testimonio para la defensa el viernes, White dijo que el nivel de sustancias encontrado en el estómago, la sangre y la orina del cantante, lo convenció de que el ídolo del pop murió después de que se inyectó rápidamente propofol además de una gran dosis de lorazepam que tomó cuando Murray no se encontraba en la habitación.

Shafer, quien declaró durante un espacio de 11 días para la fiscalía, concluyó que el "único escenario" que se ajusta con la evidencia científica es que Jackson recibió una dosis constante de goteo intravenoso de propofol durante tres horas antes de su muerte.

Shafer declaró que Murray también le debió inyectar a Jackson una enorme serie de dosis del sedante lorazepam horas antes de su muerte.

La teoría de los fiscales requiere de "una increíble coincidencia de circunstancias", usar una "desconcertante" configuración de goteo intravenoso y asumir la "irracional" hipótesis de la forma en que cómo Murray inyectó los sedantes, declaró White.

White testificó el viernes que su opinión es que Jackson murió después de que se inyectó una dosis de 25 miligramos de propofol entre las 11:30 de la mañana y el mediodía. El testimonio y los registros de las llamadas telefónicas indicaron que alrededor de mediodía, Murray se dio cuenta de que Jackson no respiraba.

White tiene la teoría de que Jackson pudo "empujar" el medicamento en un catéter en su pierna usando una jeringa durante un periodo entre 15 y 30 segundos, mucho más rápido de cómo lo haría un médico.

"Creo que podría tener consecuencias fatales", declaró White.

Bajo el interrogatorio de este lunes, White señaló su teoría de que Michael Jackson utilizó una jeringa usada por Murray cuando le dio a Jackson una inyección de 25 miligramos una hora antes. Murray la llenó inicialmente con 50 miligramos, por lo que dejó la otra mitad en la habitación de Jackson, de acuerdo con White.

Dijo que descartó la posibilidad de que Murray hubiera inyectado la dosis fatal a menos que “quisiera dañar de forma intencional al señor Jackson”.

Walgren le preguntó a White si pensaba que Jackson tenía la intención de hacerse daño.

"No creo que se diera cuenta del peligro potencial", respondió White.

Walgreen presionó por la opinión de White acerca de la decisión de Murray de dejar solo a Jackson con una jeringa con propofol, que debería haber sabido que estaba desesperado por dormir y que “pushed” una jeringa de propofol y anteriormente.

"No, no saldría de la habitación", dijo.

Sin embargo, White defendió la decisión e Murray de dejar a Jackson solo 30 minutos después de que le inyectó propofol, porque el peligro de una reacción secundaria ya había pasado.

"Si observaste al paciente durante 15 o 30 minutos, sin duda te puedes alejar de su cama", dijo White.

El doctor Shafer concedió la semana pasada que era posible, bajo su teoría, de que Jackson y no Murray, podría haber sido el que abrió el goteo intravenoso a un ritmo fatal bajo su teoría de la muerte.

Los fiscales sostienen que Murray es responsable de la muerte del cantante, incluso si no le administró la última y fatal dosis, porque fue penalmente imprudente por usar un anestésico quirúrgico sin las precauciones adecuadas para ayudar a Jackson a dormir.

La defensa sostiene que mientras Jackson estaba conectado al gotero intravenoso, sólo se le suministraba una solución salina para mantenerlo hidratado.

Shafer demostró en la corte la forma en que cree que Murray armó el sistema IV, pero los investigadores nunca encontraron una pieza crítica de tubería que podría necesitarse para suministrar un goteo de propofol en el catéter en la pierna izquierda de Jackson.

El fiscal Walgren logró que White estuviera de acuerdo este lunes de que el tubo perdido era lo suficientemente pequeño como para que alguien lo colocara en su bolsillo, con lo que se sugiere que Murray lo pudo haber tomado de la escena mientras los paramédicos subían a Jackson en la ambulancia.

La botella de 100 mililitros de propofol que los fiscales creen que Murray usó, estaba vacia cuando la encontraron los investigadores, lo que llevó a Shafer a concluir que las últimas gotas entraron en el cuerpo de Jackson al mismo tiempo en que su corazón dejó de latir.

White lo llamó “una increíble coincidencia de circunstancias”, que la botella se vaciara exactamente cuando Jackson murió.

También dijo que tal flujo de propofol habría hecho que Jackson estuviera “adormilado pero despierto y respirando de forma espontánea”, pero no lo habría matado.

Sin embargo, las propias palabras de Murray, cuando habló con la policía dos días después de la muerte de Jackson, llevaron a los miembros del jurado hacia la teoría de las gotas de Shafer y los alejó de la teoría de White de la inyección por propia mano.

Murray le dijo a los detectives que el monitor del oxímetro de pulso en el dedo de Jackson mostró un ritmo de 122 pulsaciones por minuto después de que Murray  se dio cuenta de que no respiraba. Esto indicaría que Jackson sufrió primero de un paro respiratorio y le siguió un paro cardiaco diez minutos después, declararon un cardiólogo y Shafer.

La diferencia es fundamental para interpretar lo que el alto nivel de propofol en el cuerpo de Jackson significaría, con un corazón que late, la sustancia circularía hasta el hígado, con lo que se convertiría en un metabolito.

La teoría de White de que Jackson murió rápidamente por una inyección rápida requiere de creer que su corazón dejó de latir casi inmediatamente, antes de que Murray pudiera ver el monitor en su dedo.

El experto de la defensa también cuestionó la afirmación de los fiscales de que Murray colocó una botella de propofol en una bolsa de solución salina vacía con un corte de apertura para suspenderlo desde el gotero intravenoso al lado de la cama del cantante.

Hubiera sido más lógico que Murray utilizara una tapa de plástico que viene con la botella para colgarla, una práctica de rutina.

“Es desconcertante para mí, porque cualquiera que levantara la botella la voltearía de forma natural y arrancaría el pequeño gancho”, dijo White. “¿Por qué pasar por todos esos problemas?

Colgar la botella dentro de una bolsa tampoco funcionaría porque si Jackson “se volteara y moviera su pierna, fácilmente se saldría de la bolsa”, dijo White.

La tapa de suspensión en la botella de propofol no se había activado, acordaron las dos partes.

Los investigadores que recuperaron la botella y la bolsa abierta declararon que las encontraron juntas, pero no las fotografiaron.

White también cuestionó la conclusión de modelo de computadora de Shafer de que Murray le dio por lo menos nueve inyecciones de cuatro miligramos de lorazepam en intervalos regulares de 1:30 a 5 am el día de su muerte.

Esas “enormes” dosis de sedante habrían puesto a dormir a cualquiera y probablemente lo habrían matado, dijo White.

Dijo que sería “irracional” para un medico sentarse al lado de la cama de Jackson para inyectarle de forma reiterada los sedantes a un paciente profundamente sedado, como implica la teoría de Shafer.

White concluyó que Jackson tomó una enorme dosis de lorazepam varias horas antes, lo que lo habría dejado con una “concentración muy alta” del sedante en su cuerpo.

“Así que tienes los medicamentos que tienen efectos aditivos o incluso sinérgicos y creo que el efecto de la combinación sería muy profundo”, dijo White.