Una niña de Nueva Zelanda tuvo un acercamiento "cara a cara" con un león y se llevó un susto enorme, cuando de repente el animal empezó a manotear el vidrio que la separaba de la menor en el zoológico, en una aparente señal de querer jugar. ¡Tremendo susto!