5 formas de comer con mayor compasión en el 2012

(CNN) — Ya sea que trates de eliminar tu hábito de tomar refrescos o simplemente tengas el propósito de abrir una botella de vino que guardabas sin ninguna razón, el inicio de un nuevo año significa reflexionar sobre lo que nos gustaría cambiar.

Gene Baur es el cofundador y presidente de Farm Sanctuary, una organización para la defensa de los animales de granja que pretende “poner fin a la crueldad hacia los animales y promover una vida compasiva”. Baur tiene su propia idea de un propósito alimenticio, y espera que lo sigas durante todo el año.

1. Come menos pollo (y menos huevos)

Cuando reduces o eliminas el consumo de pollo o huevo, ayudas a uno de los animales más maltratados en el planeta. Los pollos que se crían para producir carne a menudo son abarrotados por miles en almacenes sucios y no tienen acceso a los exteriores, al aire fresco y a la luz del Sol durante toda sus vidas.

Están específicamente excluídos de la Federal Humane Slaughter Act de Estados Unidos, (La Ley Federal de Sacrificio Humanitario) y pasan por el proceso de sacrificio tan rápido que muchos resultan heridos pero no muertos, y los hierven vivos cuando llega el momento de quitarles las plumas.

Los pollos que se crían para obtener huevos no reciben mejor trato. Pueden encerrarlos tan apretadamente en jaulas pestilentes que nunca adquieren comportamientos básicos naturales o ni siquiera estiran sus alas. Millones de ellos padecen hambre durante un par de semanas al año para modificar su metabolismo y causar otro ciclo para poner huevos.

Piensa en esto: ¿El placer momentáneo de un omelet o tortilla francesa realmente vale la pena como para hacer que un animal deprimido y miserable tenga hambre durante semanas? Si no crees que sea correcto, puedes elegir comer tofu de alta proteína.

2. Sustituye la leche de vaca

Puedes usar otro tipo de leche saludable, que no incluya lácteos, fortificada con calcio hecha con almendra, arroz, avena, coco, soya o cáñamo.

No es completamente cierto que la gente necesita la leche de vaca por el calcio. La leche de vaca es para los terneros recién nacidos, y hay muchas alternativas deliciosas, más saludables, ricas en calcio, procedentes de las plantas que podemos consumir.

La única manera posible para producir leche de vaca es retirar a los terneros recién nacidos de sus madres que, como vacas lecheras, están atrapadas en un interminable ciclo de embarazo y lactancia. Las presionan más allá de sus límites biológicos, las agotan y envían al matadero después de unos cuantos años de producción. ¿Ya probaste un mocha latte de leche de soya o de leche de almendra?

3. Evita el foie gras como si fuera una plaga

El Foie gras, o paté de hígado de pato, sólo se produce por la práctica sistemática y abusiva de alimentar en exceso a los patos a través de un tubo metálico que se introduce en sus gargantas. El foie gras está en la misma clase de la ternera en términos de la crueldad que se inflige en los animales y deberíamos rechazarlo completamente”.

4. Decide tener un día vegetariano cada semana

Si al principio esto parece un reto demasiado grande, consume alimentos vegetarianos en una sola comida a la semana. En poco tiempo te darás cuenta de lo fácil que es de preparar y lo deliciosa que es, y no sentirás ningún esfuerzo para aumentar la frecuencia de las comidas vegetarianas.

Por medio de este enfoque gradual, puedes decidir eliminar todos los productos de origen animal de tu dieta. Simplemente si disminuyes el consumo de carne de granjas industriales evitarás que innumerables animales vivan una vida de miseria pura.

5. ¡Come más vegetales!

Desde ensaladas y platillos de pasta hasta carne y quesos vegetarianos, hay un nuevo mundo de alternativas sabrosas que puedes disfrutar como parte de un plan de alimentación más gentil y saludable. Si quieres queso, prueba las variedades no lácteas; para salchichas busca las de chile chipotle o manzana y salvia; en lugar de una hamburguesa regular prueba una vegetariana con pepinillos, tomates, cebolla y otros ingredientes frescos.

Es 2012, ¿no es momento de dejar de consumir alimentos que producen las industrias que tratan a los animales como mercancías sin sentimientos y empezar a comer de una manera que refleje la saludable, evolucionada, y compasiva sociedad que aspiramos a ser? Permite que este año optes por no comer con crueldad. Te sorprenderás de lo bien que se siente (y sabe) comer con compasión