Los testimonios de los sobrevivientes del crucero Costa Concordia asombran al mundo. María Inés Lona, una jueza argentina de 72 años le ganó la carrera a la muerte, cuando en medio de la angustia y la tragedia por el hundimiento del barco decidió lanzarse al agua y emprender la lucha a nado hasta encontrar un puerto seguro.  Ella dice que "no fue un gesto heroico, sino lo único que me quedaba por hacer".