El desnudo de una actriz iraní genera revuelo en todo el mundo
La foto de la actriz iraní Golshifteh Farahani ha provocado miles de reacciones en Facebook.

(CNN) – Una foto y un video de una famosa actriz iraní mostrando sus senos se volvieron virales esta semana, generando un exaltado debate entre los iraníes.

Golshifteh Farahani aparece topless, mostrando su pecho desnudo, en una foto de la revista francesa Madame Le Figaro. También, un video aparentemente hecho por la academia de cine francesa, presenta a la actriz mirando directamente a la cámara mientras se desviste. Ella se queda parada con sus senos descubiertos. Poco después de que las imágenes llegaron a internet hubo una rápida reacción dentro de Irán, en donde Farahani se hizo famosa en películas patrocinadas por el Estado que prohibían el más ligero toque entre dos manos.

“El destino de una actriz, que se fue de su propio país y se unió a Hollywood, no ha sido otro sino la inmoralidad”, escribió la agencia semioficialista Fars esta semana. “La actriz, que alguna vez interpretó el papel a las madres cariñosas y decentes de Irán, ahora ha subastado su modestia y su honor frente a las cámaras occidentales”.

Farahani, según se ha informado, se mudó a Francia poco después de hacer historia en la industria fílmica iraní por ser la primera actriz de ese país en protagonizar una película occidental. En 2008, interpretó a una enfermera en Body of Lies con Leonardo DiCaprio.

No está claro si la actriz vive actualmente en Francia. Su agencia en París se negó a concederle una entrevista a CNN en tanto las páginas de Facebook, Twitter y blogs se llenaron con comentarios incendiarios sobre ella. Algunos dicen que Farahani ha traicionado al Islam y a Irán por mostrar su cuerpo. Otros comentaristas la apoyan. Celebran su audacia y defienden su derecho a expresarse.

Varias páginas de Facebook han aparecido en días recientes con notas que incitan a los visitantes a volver publicar la foto y el video. Un comentario publicado el jueves en una página de Facebook parece ser de la actriz. El mensaje, con el nombre de Farahani, dice: “¡Tenemos que abrir nuestra mente!”.

Entre otros comentarios en Facebook estaban los siguientes:

“Ella es verdaderamente valiente, estoy orgulloso de ella. Ella muestra lo que cree y eso no tiene nada que ver con otros”.

“Mis amigos y yo estamos muy orgullosos de ti”.

“Me avergüenza decir que eres iraní”.

“¡Bien por ti querida Golshifteh! Por primera vez un iraní con agallas salió a mostrar que somos como cualquier otra persona en el mundo. Puedes modelar y hacer lo que quieras, así como cualquier mujer desde Los Ángeles a Tokio”.

CNN contactó a iraníes dentro de su país en la noche del jueves.

Ninguno quiso que su apellido fuera publicado, diciendo que temen represión del gobierno por hablar con un medio occidental. Yasmin, una estudiante de 22 años de Teherán, dijo que Farahani fue “irresponsable” por posar desnuda.

“¿En qué pensaba? ¿Que puede posar topless en París, y luego volver a Teherán, cubrirse de nuevo, y que todo esté perfecto?”, dijo Yasmin. “Debió haber pensado eso antes de hacerlo. Entiendo que ella es una actriz y una artista, pero también tiene pasaporte iraní”.

Daroush, un profesor de inglés de 22 años, dijo que él sospecha que la foto y el video son solo maniobras publicitarias para la carrera cinematográfica de Farahani. “Como iraní dentro de Irán, yo sabía quién es Golshifteh Farahani, ¿pero lo sabían los estadounidenses o los británicos?”, preguntó. “Probablemente no, pero ahora lo saben. Es una mujer astuta”.

Fereshteh, un profesor retirado de 56 años de Teherán, está complacido de ver a la actriz rompiendo un tabú, incluso “si sus acciones van en contra de la cultura iraní”. Amin, diseñador web de 34 años en Shiraz, dijo que no entiende por qué tanto alboroto.

“Las mujeres en Hollywood posan de esa forma todos los días”, dijo. “¿Por qué una iraní debe ser tratada de manera diferente? ¿Porque somos musulmanes? Hay musulmanas en todo el mundo que son modelos, actrices y artistas y que posan así”.

Mohammed, un ingeniero de 40 años que vive en la ciudad de Isfahan, dijo que la actriz “debería estar avergonzada de sí misma”.

También dijo que sentía que los actores y actrices pasan dificultades trabajando en Irán, y que Faharani posara desnuda solo les va a dificultar más su trabajo.

Mary Apick está de acuerdo. Hace tres décadas, Apick, era una gran estrella de cine en Irán y ganó el premio a mejor actriz por su papel en una película iraní en el Festival de Cine de Moscú. Ella dijo que los actores en Irán probablemente van a sentir más presión para cumplir el estricto código islámico del régimen tanto en sus interpretaciones en la pantalla como en su vida personal.

“Van a ser más vigilados, sin duda”, dijo.

El jueves, Apick vio el video de Farahani mientras que CNN.com la entrevistaba. “No puedo creer lo que estoy viendo”, dijo. “No puede volver nunca a Irán. De ninguna manera. Nunca. Oh, simpatizo con esta bella joven actriz. Nunca nadie había hecho algo así. Esto es verdaderamente la cosa más atrevida y valiente que yo he visto”.

Apick vive en Estados Unidos y ha consolidado una exitosa carrera como dramaturga, actriz, y activista en Occidente. Ella ha sido aclamada por escribir y protagonizar la obra Beneath the Veil, que entreteje las historias de mujeres que luchan por sus derechos.

“Era imposible ser actriz en Irán cuando yo estaba allá, y no se está volviendo más fácil. Se ha vuelto más difícil. No hay arte honesto, así que no hay arte. El régimen no tiene interés en las mujeres, y especialmente no tiene interés en personajes fuertes de mujeres en las películas”, dijo.

Para lograr hacer y divulgar una película en Irán, dijo, un cineasta debe primero filmar y producir la pieza. La financiación depende de ellos. Deben presentar el producto terminado a las autoridades iraníes para que la vean y la censuran si sienten que se sale del código islámico. Las autoridades gubernamentales deciden entonces si emiten un permiso para la distribución del filme. Sin permiso, no hay película.

Mehdi Semati, un profesor de medios en la Universidad de Northern Illinois que ha escrito mucho sobre las películas iraníes, ha estado monitoreando las conversaciones en internet y escuchando las animadas discusiones de sus estudiantes iraníes sobre la foto y el video. Están divididos, así como los comentarios online, dijo el profesor.

Él quedó particularmente sorprendido por la reacción de un estudiante que suele tener un punto de vista acorde con la línea dura del régimen. El estudiante no fue tan duro como Semati lo esperaba. “Pude darme cuenta que esto lo hizo pensar en serio”, dijo.

“Casi que no importa el objetivo de Farahani”, dijo el profesor. “Que Farahani haya posado de esta forma muestra que incluso la tan proscrita y controlada industria cinematográfica iraní no tiene control total, incluso sobre un ícono que ellos mismos crearon”.

Aún más significativamente, agregó, este hecho demuestra que el régimen iraní no puede prevenir a nadie con acceso a la web de juzgarse a sí mismos.