El fabricante de los implantes PIP es acusado de lesiones involuntarias
27 enero 2012
10:14 AM ET

El fabricante de los implantes PIP es acusado de lesiones involuntarias

PARÍS (CNN) — El fundador de la compañía francesa que fabrica implantes de senos y que es ligada a problemas de salud, fue acusado formalmente este viernes del cargo de lesiones involuntarias, dijo su abogado a una televisora afiliada de CNN.

Jean-Claude Mas, fundador de Poly Implant Protheses (PIP), fue liberado pero se encuentra bajo control judicial, lo que significa que no puede abandonar el país, dijo su defensor Yves Haddad.

El hombre no ha sido acusado de cargos más serios como homicidio imprudencial.

Mas fue arrestado este jueves en Six-Fours-les-Plages, cerca de Toulon en el sur de Francia, informó la Policía Nacional del país.

Su abogado dijo este jueves que su cliente no se siente bien y que necesita ver a un doctor.

El director de PIP, Claude Cuty, fue arrestado casi al mismo tiempo que Mas en La Seyne-sur-Mer, investigadores catearon su casa, de acuerdo con France 2, televisora afiliada de CNN.

El hombre fue arrestado por su presunta conexión con una investigación de homicidio imprudencial y de daño involuntario luego de la muerte en 2010 de una mujer francesa que tenía implantes PIP, informó la policía en Marsella.

La policía de Marsella y funcionarios de salud pública están realizando la investigación, informó la policía.

Joelle Manighetti, de 55 años, originaria de París, quien recibió los implantes luego de sufrir cáncer de seno, dijo que está satisfecha de que finalmente las autoridades están actuando, aunque se mostró decepcionada por que dar una solución tomó demasiado tiempo.

“Que mal que no tengamos un sistema judicial como el de los Estados Unidos, donde las penas se acumulan, porque el pequeño castigo que él recibirá por lo que hizo a entre 300,000 y 400,000 mujeres no es mucho comparado con lo que hemos sufrido”, dijo.

Manighetti dijo que le gustaría decirle a Mas a la cara que ella no está presentando cargos solo por dinero, sino porque él debe de ser castigado por lo que hizo.

El fundador de PIP supuestamente dijo a la policía el año pasado que las mujeres que lo demandaron solo buscaban dinero.

“El dinero no me regresará mi salud, no eliminará las cicatrices físicas y mentales que él le ha hecho a nuestras vidas”, dijo Manighetti.

La mujer casada y con tres hijos, que ha sido una profesional de la salud por más de 30 años, publicó un blog para ofrecer información y apoyo a otras mujeres que recibieron los implantes PIP.

Los implantes causaron preocupación en Europa y América Latina.

Un abogado que representa a las mujeres afectadas dio la bienvenida al arresto, pero dijo que pudo haber sido antes.

“No espero mucho de esta audiencia, debido a que ya escuchamos su falta de respeto a las víctimas”, dijo el abogado Philippe Courtois.

“Él sin duda va a decir que no había un problema con el gel, pero que no eran decisiones que él tomaba”.

Unas 300,000 mujeres en 65 países recibieron los implantes de senos de la compañía, los cuales fueron prohibidos en 2010, cuando la compañía se declaró en quiebra.

Los implantes no están aprobados para su uso en Estados Unidos.

Las autoridades francesas anunciaron el mes pasado que el gobierno pagará por la remoción de los implantes, que según un grupo médico británico, fueron hechos de silicón no médico, que se cree es el utilizado para colchones.

Grupos médicos alemanes recomendaron a las mujeres que busquen que se les retiren los implantes, y aunque dijeron que no se deben apresurar, estos pueden causar eventualmente problemas de salud.

Las autoridades en Francia e Inglaterra han desestimado los temores de que los implantes causen cáncer, pero informaron que estos se pueden romper con facilidad y pueden causar inflamación, cicatrices y fibrosis.

Más de 500 mujeres francesas se han retirado los implantes desde el año pasado, de acuerdo con una agencia de salubridad del gobierno francés. Desde entonces, más de 1,000 implantes se han roto, según la agencia.

El gobierno británico afirmó que no hay datos duros que muestren que los implantes PIP sean más tóxicos o propensos a romperse que otros.


Secciones: Francia • Mundo • Salud