whitney-houston-funeral-costner

Newark, Nueva Jersey (CNN) – Canciones de alabanza y palabras de aliento llenaron el santuario de Nueva Jersey, donde las personas más cercanas se despidieron el sábado de la legendaria cantante de pop Whitney Houston.

El féretro de la artista, cubierto con una gran cantidad de flores, descansaba frente al altar de la iglesia Nueva Esperanza cuando su servicio fúnebre de "regreso a casa" comenzó.

Celebridades y feligreses llenaron la iglesia bautista New Hope en Newark, donde Houston comenzó su carrera en el coro a los 11 años.

Coros de palmas entonaban canciones de música gospel el sábado mientras los invitados llenaban el santuario de Nueva Jersey, donde la cantante es recordada a través de canciones, lágrimas y alabanzas al Señor.

Los oradores, entre ellos el obispo T.D. Jakes y el director y productor Tyler Perry, hablaron de la fe de Houston y la promesa del mañana.

Jakes dio, entre aplausos, un mensaje de victoria sobre la muerte.

"La muerte no ha ganado. Sus lágrimas pueden fluir. Las flores se pueden marchitar", dijo. "Las personas que amamos nos pueden dejar físicamente, pero siempre permanecerán en nuestro interior".

Dionne Warwick, prima de Houston, presentó a los artistas y oradores, entre ellos Perry.

"Estoy completamente agradecido con Dios por todo lo que él hizo en su vida", dijo Perry. " Whitney Houston amaba al Señor".

Kevin Costner dio uno de los más emotivos discursos en el funeral.

“Whitney regresa a casa hoy, al lugar donde todo comenzó... Sequemos nuestras lágrimas, suspendamos nuestro dolor y tal vez nuestra ira lo suficiente como para recordar el dulce milagro de Whitney", dijo Kevin Costner.

El actor contó diversas experiencias sobre su infancia similares a las que vivió la cantante y habló sobre sus vivencias en la iglesia baptista.

Además, relató cómo fue convivir con ella durante la grabación de la película, donde el sencillo I will always love you fue otro protagonista.

“Yo era tu guardaespaldas hace poco tiempo y hoy ya no estás aquí”, dijo.

Kostner, Oprah Winfrey, Mary J. Blige, Mariah Carey, Forest Whitaker, Spike Lee y el ex marido de Houston, Bobby Brown, se encontraban entre los que fueron llegando poco antes del mediodía el servicio en la iglesia New Hope.

Los invitados tenían en sus manos una invitación con una foto de una sonriente Houston en la tapa. El programa del funeral, de seis páginas, contenía fotografías en color de la familia y una carta de Cissy Houston, la madre de la cantante.

La carta incluía el mensaje "Dios dijo: 'Ha llegado el momento Nippy (apodo de la infancia de Whitney). Tu trabajo está hecho'". La firma dice: "Gracias por ser una hija maravillosa. Con amor, Mami".

El exesposo de Whitney Houston, Bobby Brown, ingresó a la iglesia, caminó cerca del ataúd de la cantante y salió, de acuerdo con agentes de la policía en el lugar.

La "Reina del soul" Aretha Franklin, quien estaba programada para cantar "The Greatest Love of All" en el funeral de Whitney Houston este sábado, está enferma y no podrá cumplir, dijo su representante. Franklin realizó un homenaje a Houston la noche del viernes en el Radio City Music Hall en Nueva York.

El hecho de que el funeral de Houston concentrara un grupo de "personajes top" juntos no es sorprendente. Después de todo, ella trabajó durante casi 30 años con los mejores en el negocio.

Pero no es su fama lo que más fue celebrado en el funeral -sólo por invitación- que comenzó al mediodía. En cambio, el mensaje a los 1,500 dolientes que llenaron la iglesia Nueva Esperanza y a los millones que la pudieron verlo por televisión o en internet fue una reminiscencia de las palabras del apóstol Pablo.

"Y ahora permanecen estas tres virtudes:. Fe, esperanza y amor, pero la mayor de ellas es el amor".

Por unas pocos horas este sábado, la historia no fue acerca de los reportes de Houston ingiriendo licor días antes de su muerte o de las píldoras de prescripción que los investigadores están probando para tratar de encontrar la causa de su todavía inexplicable muerte hace una semana en el hotel Beverly Hilton en Beverly Hills, California.

En Newark, a 2,700 millas de distancia de Los Ángeles, se acordaron de la niña de 11 años, apodada "Nippy", quien siguió los pasos de su madre, Cissy, cantando en el coro de gospel juvenil. Se recordará a la superestrella Whitney Houston volviendo a los servicios del domingo de Pascua, sin perder nunca sus raíces después de hacerse grande.

Se recordó, con lágrimas y alegría, esa voz increíble. La voz inmortal de Whitney Houston.