Las protestas llegan a la capital de Siria, que no encuentra una salida a la crisis

(CNN) — Las tensiones que se expanden por Siria envolvieron este sábado a la capital, Damasco, donde las fuerzas de seguridad dispararon contra manifestantes y un diplomático Chino urgió a los líderes negociar con la oposición.

Al menos dos personas murieron en medio de las protestas en contra del presidente Bachar al Asad y el luto por el asesinato de tres personas.

"¡Padre de los mártires, levanta tu cabeza alto!", gritaba una multitud en el vecindario central de Mazzeh. Según los Comités de Coordinación Local, una red de activistas opositores, fuerzas de seguridad confrontaron a los manifestantes con disparos y gas lacrimógeno, por lo que dos personas murieron; otras seis más fallecieron en el país.

El régimen inició una implacable represión contra manifestantes hace casi un año, una ofensiva que agudizó el sentimiento antigobierno en todo el país.

En meses recientes, más miembros de la oposición han tomado las armas contra soldados y la policía.

Las potencias mundiales han deplorado la violencia, pero no han sido capaces de detenerla. Los disturbios persistentes fueron el tema central de la reunión de este sábado entre Al Asad y el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Zhai Jun.

La Agencia Noticias Sirias Árabe (SANA) dijo que Zhai respalda el proceso de reformas del régimen, incluido el referéndum constitucional del 26 de febrero.

Pero el funcionario dijo que China urge a todas las partes a "sentarse en una mesa de diálogo para alcanzar un proyecto político completo".

"Informé al presidente Bachar al Asad sobre la posición de China en el asunto de Siria. Esta postura está representada con un llamado al gobierno sirio, a los hombres armados y a la oposición a detener inmediatamente actos de violencia contra civiles".

China y Rusia han vetado los intentos del Consejo de Seguridad de la ONU para aprobar una resolución de condena al régimen sirio por lo que muchos países consideran es una masacre contra la población.

Ambos países tienen lazos comerciales importantes con Siria. Los críticos de China dicen que en Beijing temen que una resolución genere un cambio de régimen que podría poner en peligro sus propias reglas.

El presidente de Iraq, Nuri al Maliki, dijo que el gobierno está fortaleciendo la seguridad en la frontera con Siria, ante el contrabando de armas. Sunís en la provincia de Anbar, en el límite, han denunciado al régimen de Al Asad y han proclamado su solidaridad a la oposición siria.

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, dijo que Al Asad y su familia están "condenados" a salir del poder ante los ataques del gobierno a sus ciudadanos.

El régimen sirio ha refutado los reportes de que las fuerzas de seguridad atacan a civiles, y ha dicho que grupos armados y extranjeros buscan desestabilizar al gobierno.

Pero la mayoría de los recuentos que provienen del país indican que las fuerzas sirias están matando a quienes piden la dimisión de Al Asad y se burlan de los intentos del gobierno por llevar a cabo reformas.

Naciones Unidas ha dicho que unas 5,000 personas han muerto durante 11 meses, auqnue no tiene un reporte actual, debido a las condiciones en el país. Los Comités de Coordinación Local estiman que 7,000 sirios han sido asesinados.

En otras regiones del país también se reportó violencia. Según los Comités, una persona murió en la provincia de Homs y otra más en Daraa.

SANA reportó la muerte de un miembro de las fuerzas de seguridad este sábado y que "muchos otros fueron heridos" en la provincia de Idlib.

CNN no puede confirmar de manera independiente los reportes del gobierno ni la oposición porque el país ha impuesto severas restricciones al acceso de periodistas internacionales.