Los políticos no solo mantienen la sangre fría en sus comparecencias públicas o en el parlamento, también en su tiempo libre. Y si no, miren este video que demuestra el temple de la canciller alemana Angela Merkel.

El incidente ocurrió la semana pasada, en Demmin. Merkel estaba ya sentada en un local donde se realizaba una reunión política. Detrás le esperaba el camarero con cinco cerveza que nadie pudo tomarse porque... terminaron regando la espalda de la canciller, que apenas se inmutó.

Se limitó a resoplar un poco, atusarse el cabello y acabó brindando con cerveza. No sabemos si el camarero logró mantener su empleo, pero seguro que pasó un mal trago.