Enviado de Estados Unidos, optimista tras conversaciones con Corea del Norte

BEIJING (CNN) — Un enviado de Estados Unidos expresó su optimismo de que la ayuda alimentaria llegue a los necesitados en Corea del Norte, después de dos días de conversaciones con funcionarios de Pyongyang.

Sin embargo, no quedó claro cuándo serán entregados los embarques.

Robert King, enviado especial de EU para asuntos humanitarios en Corea del Norte, se reunió con representantes de ese país en Beijing para discutir a fondo los detalles de un plan para permitir la reanudación de la ayuda alimentaria hacia el país.

"Hemos resuelto los problemas administrativos necesarios", dijo King este jueves, antes de viajar a Washington para informar los resultados de las discusiones. El funcionario describió las reuniones como "muy productivas y positivas charlas".

Sin embargo, añadió que el calendario de las entregas de alimentos todavía no está claro. "Todavía estamos trabajando en los detalles", dijo. "No todas estas cuestiones se han resuelto".

Corea del Norte anunció la semana pasada un acuerdo para congelar sus pruebas nucleares y de misiles, junto con su programa de enriquecimiento de uranio, y para permitir el regreso de los inspectores nucleares de la ONU. Estados Unidos informó entonces que proveería 240,000 toneladas métricas de asistencia en comida para el empobrecido país.

El país norteamericano suspendió los envíos de ayuda alimentaria a Corea del Norte en 2009, en medio de tensiones sobre el programa nuclear de Pyongyang y tras preocupaciones de que los suministros no llegaran a los más necesitados.

El acuerdo inicial de la semana pasada para reanudar las entregas de ayuda se produjo luego de que ambos países reanudaron las negociaciones que se habían estancado después de la muerte del líder norcoreano Kim Jong Il, en diciembre pasado.

Las pláticas de esta semana se llevaron a cabo a fin de ultimar los puntos del acuerdo, como qué puertos se utilizarán para atracar los barcos, cómo se realizará la distribución de alimentos, quien monitoreará la entrega o qué organizaciones no gubernamentales participarán.

El acuerdo de la semana pasada fue recibido con cautela por parte de funcionarios estadounidenses, que esperan una nueva era en las relaciones con Corea del Norte, y la reanudación de las conversaciones multilaterales destinadas a la desnuclearización de la península coreana.

Sin embargo, Pyongyang ha intensificado su retórica contra el presidente de Corea del Sur Lee Myung-bak y su gobierno desde que Kim Jong Un se hizo cargo del país tras la muerte de su padre, Kim Jong Il.

A principios de esta semana, la televisión de Corea del Norte transmitió imágenes de una unidad militar mientras realizaba ejercicios con fuego real frente a una isla de Corea del Sur.

El video mostraba la preparación de los tanques de reposicionamiento y artillería, frente a aguas que han visto una serie de incidentes violentos en los últimos años. Corea del Norte bombardeó la isla de Yeonpyeong en noviembre de 2010, lo que causó la muerte de cuatro surcoreanos, tras afirmar que respondió a un ejercicio militar de Corea del Sur en la zona.

Li Gum-chol, un subcomandante de Corea del Norte, dijo: "Vamos a convertir a Seúl en un mar de llamas con nuestro fuerte y cruel poder de fuego de artillería, sin comparación con lo visto sobre la isla de Yeonpyeong. Estamos entrenando duro, concentrándonos en la venganza para dar en los grupos de choque del traidor Lee Myung-bak, y los belicistas militares en Corea del Sur".

Estados Unidos y Corea del Sur realizan ejercicios militares conjuntos todos los años, lo que Corea del Norte considera una provocación. Ahora, Pyongyang realiza los suyos.

Chi-Chi Zhang y Jethro Mullen contribuyeron con este reporte