(CNN) — Si Joseph Kony no era el hombre más buscado del mundo, ahora lo es.

En las últimas semanas, un documental que detalla las acusaciones de los brutales actos realizados por este caudillo ugandés ha revolucionado las redes sociales (al momento de escribir esta nota, el documental cuenta con más de 50 millones de visitas); el mismo ha ocasionado una furia internacional y un contundente apoyo para su captura.

En el documental Kony 2012, que la organización estadounidense Invisible Children (Niños Invisibles en español) publicó en internet, se muestran espantosas atrocidades: hombres armados secuestran a niños para que maten a sus propios padres, mutilaciones brutales como cortar los labios de un niño así como sus miembros, y la esclavitud sexual de niñas, robadas de sus familias. El grupo dice que busca concienciar al mundo para llevar a Kony a instancias judiciales.

Aunque algunos críticos cuestionan que la cinta no presenta una perspectiva global del conflicto, hay algo que no se discute: en estos momentos, Kony es uno de los hombres más buscados por la Corte Penal Internacional, el caudillo encara un posible arresto por cargos de lesa humanidad luego de una campaña brutal de 26 años con la que ha intentado derrocar, fallidamente, el gobierno de Uganda.

¿Cómo llegó Kony al poder?

Kony, un exmonaguillo, fue capturado cuando tenía 20 años en medio de una ola de violencia que marcó los años finales del mandato de Milton Obote. Éste fue destituido por un golpe militar en 1985, y poco después el Ejército de Resistencia Nacional (NRA, por sus siglas en inglés) de Yoweri Museveni tomó el poder. El Ejército de Resistencia de Kony fue uno de los muchos que se rebeló contra del ejército de Museveni.

Kony fue un líder espiritual, era un conocido curador en el grupo étnico acholi. Heredó un grupo grande de seguidores de Alice Lakwena, una médium espiritual.

Los partidarios de Alice Lakwena se "untaban cruces con manteca de karité (en el cuerpo) porque creían que las mismas les protegerían de balas y creían que las piedras explotarían como granadas", explica Matthew Green, autor del libro sobre Kony The Wizard of the Nile – The Hunt for Africa’s Most Wanted (sin traducción al español).

"Fue una rebelión mística", explica Green, añadiendo que Kony "era como un heredero de su manto". Lakwena escapó a Kenia luego de que las fuerzas leales a Museveni lanzaran un brutal ataque en su contra y sus seguidores.

Kony, quién permaneció en al norte de Uganda, buscó al resto de los seguidores de Lakwena y reclutó a más simpatizantes con una poderosa mezcla de míticas declaraciones, carisma y una violencia desmesurada.

¿Cómo es Kony?

Green dice que es uno de los pocos periodistas que han podido conocer a Kony cuando el líder rebelde salió brevemente de su escondite en la selva en 2006.

"Aunque estuvo rodeado por falanges de niños soldados con rifles Kalashnikov y bayonetas, él parecía estar aterrorizado de conocer a extraños", cuenta Green.

A pesar del aparente miedo y paranoia de Kony, Green dice que el líder rebelde fue carismático y era evidente su "poder de oratoria" cuando se dirigía a sus seguidores.

"Tenía casi una voz musical cuando se dirigía a su gente en la lengua acholi y podías ver que los que los escuchaban estaban completamente cautivados".

¿Cuáles son las tácticas de Kony?

Kony atrajo a sus seguidores con sus "poderes místicos" y carisma, y los mantuvo a pesar del miedo.

"Ciertamente, la violencia es lo que hizo tenebroso a este movimiento", explica Green. "Los actos fueron perpetrados con machetes o con palos, los mismos fueron diseñados con un evidente propósito político. Fueron diseñados para demostrar a los pobladores del norte de Uganda que el gobierno del presidente Museveni no podía protegerlos".

Las fuerzas leales a Kony piensan que secuestraron a miles de niños para unirse a su causa, sin embargo, el número exacto no está confirmado. En la cúspide de la violencia a mediados de la década de 2000, padres trataron de proteger a sus hijos de los abusos enviándolos a dormir a pueblos alejados de los despiadados secuestradores de Kony.

Castigos brutales eran impuestos a aquellos que hayan sido acusados de deslealtad por el líder paranoico, dice Green. "Una vez Kony dio una orden de que, a cualquier persona que fuese vista montando en una bicicleta, se le debía cortar las piernas. Las bicicletas eran un medio de transporte común en áreas rurales y estaba preocupado que informantes, si veían a los rebeldes, podían regresarse rápidamente para alertar al puesto militar más cercano".

"También cortaba las manos de personas para de alguna manera advertirles que no podían rebelarse contra del ejército", añade Green.

¿Es organizado el Ejército de Resistencia del Señor?

Kony creó el Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés) con la intención de liderar según su versión de los 10 mandamientos. Desde ese entonces, el ejército ha crecido a una "fuerza de combate disciplinada", dice Green, explicando que sus miembros ocupan rangos y son premiados por su lealtad.

Kony ha logrado controlarlos con una mezcla de poderes espirituales autoproclamados y una estrategia militar, cuenta Ned Dalby un investigador de África Central para el Grupo de Crisis Internacional, a CNN durante una entrevista en 2011.

"Cultiva su propia imagen como un médium de poderes espirituales y otras veces, se presenta a sí mismo como un cruel líder militar. De esta manera, logra mantener una cohesión como grupo y conservar la lealtad de sus seguidores", explica Dalby.

El investigador acota que algunos exrebeldes del Ejército de Resistencia del Señor al norte de Uganda han dado pistas en cuanto a por qué algún foráneo al grupo ha sido leal a Kony. "Ellos expresaron ese sentimiento porque les dieron un rango, un propósito específico, respeto y autoridad", cuenta Dalby.

"Entonces, una vez que ellos están fueran del LRA, se encuentran que se han convertido tan solo en pobres personas, tratando de sobrevivir".

¿El paradero de Kony?

"Kony escapó a Sudán probablemente al final de 2005, principios de 2006 y no ha regresado a Uganda desde ese entonces, hasta donde sabemos", dijo Green.

Se cree que el caudillo está acompañado de un pequeño grupo de partidarios, aunque se dice que sus seguidores continúan aterrorizando a personas en distintas partes del continente.

"Los secuestros masivos de los niños de Uganda y las espantosas atrocidades, las masacres que Kony llevó a cabo no han ocurrido en años", añadió Green. "Sin embargo, sus fuerzas leales todavía se encuentran dispersas en lugares como la República de África Central y el este del Congo, y todavía tienen la capacidad de matar a un gran número de civiles. Así que aunque no son un peligro, en estos momentos, para Uganda, sí lo son para la región".

Estados Unidos catalogó el Ejército de Resistencia del Señor como un grupo terrorista y en octubre de 2011, Washington autorizó el envío de 100 entrenadores de Operaciones Especiales Estadounidenses y consejeros militares para asistir a fuerzas africanas que buscan a Kony y a otros líderes del LRA.

Las actividades de estos grupos están siendo rastreadas en una página Web que usa la información de las advertencias emitidas por la red de emisoras del Invisible Children, las agencias de las Naciones Unidas y de ONG locales que se encargan de indagar y documentar crímenes recientes.