Un tribunal bloquea otras dos secciones de la ley antiinmigrante de Alabama

Por Gustavo Valdés

MONTGOMERY, Alabama (CNN) — Un tribunal federal de apelaciones en Atlanta bloqueó dos secciones más de la ley de Alabama contra la inmigración ilegal.

La 11 Corte de Circuito de Apelaciones ordenó la anulación temporal de dos ordenamientos: la que invalida contratos firmados por indocumentados en Estados Unidos y la que prohíbe también a las personas sin papeles tener operaciones con el Estado para solicitar ciertos servicios, como las licencias de conducir.

La sección de la ley que permite a la policía detener a personas que no pueden comprobar su estatus legal en Estados Unidos se mantendrá vigente.

Jennifer Ardis, vocera del gobernador de Alabama, Robert Bentley, dijo a CNN que el gobernador va a continuar modificando partes de la ley relativas a los contratos y negocios, pero no está de acuerdo con la derogación total de la ley.

André Segura, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles, dijo que la suspensión parcial "es un gran alivio para la gente de Alabama. Se trata de dos disposiciones que realmente se habían clavado en el corazón que impacta cada aspecto de la vida de un inmigrante", dijo Segura.

En un comunicado, el Fiscal General de Alabama, Lutero Strange, dijo que el fallo del tribunal de apelaciones que puso las dos disposiciones en espera "no representa una decisión definitiva por el tribunal."

"Estoy totalmente en desacuerdo con la decisión del 11° Circuito de hoy de prohibir temporalmente dos secciones de la ley de inmigración que el Tribunal de Distrito sostuvo —dijo Strange—. Voy a seguir defendiendo con vigor la ley de inmigración de Alabama en los tribunales. Tengo la esperanza de que la decisión que venga de la Corte Suprema en el caso de Arizona pondrá en claro que nuestra ley es constitucional."

La semana pasada, la corte de apelaciones dijo que no emitiría una opinión sobre las impugnaciones a las leyes contra la inmigración ilegal en Georgia y Alabama. La corte de apelaciones dijo que dejaría que la Corte Suprema tomara primero una decisión en un caso relativo a una ley similar en Arizona.

La ley de Arizona, orientada a tomar medidas enérgicas contra la inmigración ilegal, catapultó el tema en el escenario nacional en el año 2010, luego del surgimiento de una demanda del Departamento de Justicia de Estados Unidos que argumenta que la ley es inconstitucional. Desde entonces, varios otros estados han aprobado medidas similares.

La ley de Alabama, conocida como HB-56 permite que la policía de tránsito o arrestos investigue el estatus migratorio de cualquier persona sospechosa de estar en el país ilegalmente.

Pero recientemente, un tribunal federal de apelaciones, ha bloqueado algunas de sus disposiciones de forma temporal, incluyendo un requerimiento a funcionarios de Alabama para que comprueben el estatus migratorio de los niños en las escuelas públicas.