Invisible Children anuncia un nuevo video contra las dudas de su campaña

(CNN) — Invisible Children, el grupo sin fines de lucro que produjo un popular documental de media hora sobre "el señor de la guerra" africano, Joseph Kony, anunció que este lunes difundiría un nuevo video para responder a las críticas y cuestionamientos sobre su enfoque de su campaña.

El video Kony 2012 contaba con más de 72 millones de reproducciones en YouTube hasta el domingo por la noche. Invisible Children, con sede en San Diego, sostiene que pretende hacer de Kony un nombre familiar y conseguir apoyo mundial para ponerle fin a los asesinatos, violaciones, abusos y secuestros cometidos por el Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés), en África central.

Pero la popularidad del video y las felicitaciones a los realizadores por crear conciencia de una tragedia africana produjeron una oleada de dudas sobre las intenciones de organización, su transparencia, y sobre si el frenesí de las redes sociales ha sido muy escaso y muy tardío.

“No hay nada que ocultar. Invisible Children ha sido transparente desde 2004, cuando empezamos”, dijo Ben Keesey, director ejecutivo del grupo, en una entrevista en CNN Newsroom el domingo por la noche. “Esa es nuestra intención y queremos mostrar que esta campaña forma parte de un modelo y una estrategia que es integral”. Keesey señaló que el grupo planea para este lunes dar a conocer un video de 10 minutos “que pone el dedo en algunos de los cuestionamientos”.

http://cnn.com/video/?/video/spanish/2012/03/09/todd-kony-uganda.cnn

La entrevista con Keesey y Jason Russell, el director del video y uno de los fundadores de Invisible Children, siguió a un intenso debate en internet y en los medios de comunicación acerca de los métodos y la estrategia de la organziación. Russell dijo que le habían provocado algo de sorpresa algunas de las críticas. “No sabía que existía tal tensión”, aseguró.

Evelyn Apoko, quien fue secuestrada por el LRA en 2001 y pasó tres espantosos años en cautiverio, dijo la semana pasada que Kony debe hacer frente a la justicia y que esperaba que el documental contribuyera a hacer que eso pasara.

Pero le preocupaba que una campaña militar en contra de Kony pudiera provocar más daños a los niños que ya han sufrido demasiado. Apoko fue gravemente desfigurada después de un ataque militar contra el LRA. “Esto lastimó a muchos jóvenes inocentes”, comentó. “Ellos no saben cómo protegerse”.

Keesey dijo el domingo que Invisible Children estaba plenamente consciente de esos riesgos. “Cualquier intento para detener al LRA necesita ser sensible a eso”, dijo. “Tiene que hacer todo lo posible para proteger a esas mujeres y niños inocentes. Es totalmente la misión y el objetivo de esta campaña”.

Ahora socia de Strongheart, un grupo con sede en Liberia que ofrece oportunidades a los jóvenes que han sobrevivido a los conflictos, Apoko dijo que encontró impactante la película, pero que la crisis va más allá de Kony.

“Deben abrir más los ojos y mirar a las personas afectadas por la guerra”, dijo. “Y los niños, deben encontrar una manera de protegerlos. Ellos no tienen esperanza, ni forma de escapar”.

Russell aseguró que Invisible Children había elegido a Kony como punto focal con el fin de dar a conocer su mensaje. “Debido al espíritu de la época de la cultura y el mundo, necesitamos un enemigo”, dijo. “Tenemos que saber quién es el peor”.

Kony ha operado durante dos décadas en África central y la Corte Penal Internacional lo busca por crímenes de lesa humanidad. En octubre, Estados Unidos envió 100 tropas de combate equipadas en una misión para matar o capturar a Kony.

Invisible Children reitera que quiere que el nombre de Kony se vuelva tan familiar para que aumente la presión sobre Estados Unidos y otros gobiernos, y estos mantengan la persecución. El grupo tiene previsto el 20 de abril una convocatoria internacional en la que llenarán las ciudades con carteles de Kony.

No obstante, la atención que han puesto los medios sobre Kony podría obstaculizar los esfuerzos para capturarlo, dijo Peter Pham, del Consejo Atlántico.

“Todo lo que puedo decir es que no podría haber sucedido en un momento más inoportuno si se mira desde el punto de vista estratégico y operativo”, dijo Pham, asesor civil para el mando militar que envió las tropas estadounidenses.

La película aparece después de que una operación militar regional encubierta, en curso desde hace varios meses. La atención podría propiciar que Kony siguiera haciendo de las suyas y provocar un fuerte retroceso en los intentos africanos y estadounidenses por capturar a Kony de una vez por todas.

El LRA aterrorizó durante años a Uganda en un fallido intento por derrocar al gobierno. Pero desde 2006, cuando fue expulsado del norte de Uganda, el LRA ha operado en gran parte de la República Democrática del Congo y de la República Centroafricana.

La agencia de refugiados de Naciones Unidas dijo la semana pasada que 3,000 personas fueron hace poco desplazadas después de los recientes ataques del LRA en la provincia Oriental del Congo. La agencia informó de 20 nuevos ataques desde que comenzó el año, con un saldo de un muerto y 17 secuestrados.

El grupo rebelde está acusado de emplear tácticas sanguinarias para reclutar y obligar a miles de niños a tomar las armas. Existen informes de niños soldados sometidos a lavados de cerebro para asesinar a sus propios padres.

La película de Invisible Children sigue a un presunto niño exsoldado de Uganda, y hace un llamado para tomar acciones contra Kony. Varios observadores instan a la prudencia, al decir que Invisible Children ha manipulado en el pasado los hechos y aconseja a los espectadores ver el documental con eso en mente.

Un blog estudiantil llamado Visible Children vinculó una fotografía de los fundadores de Invisible Children, Bobby Bailey, Laren Poole, y Russell, posando con armamento de alto calibre con integrantes del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, que han luchado contra el LRA.

“El grupo está a favor de la intervención militar directa y su dinero apoya el Ejército del gobierno de Uganda y a diversas fuerzas militares”, según Visible Children. “Tanto el Ejército de Uganda como el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán están plagados de acusaciones por violaciones y saqueos, sin embargo, Invisible Children los defiende”.

Los blogueros debatieron el mérito de armar a un grupo para luchar contra otro, y cuestionaron por qué sólo se utilizó el 30% del presupuesto de Invisible Children para ayudar a los niños en Uganda.

“Somos una organización no ortodoxa”, dijo Russell en una entrevista hecha con anterioridad, la semana pasada. “Trabajamos fuera de los esquemas tradicionales de los que se piensa sobre la caridad y las organizaciones sin fines de lucro”.

Comentó que un tercio de la recaudación de dólares fue gastado en la película, otra tercera parte en apoyos relacionados con la película y el resto en una misión para finalizar la guerra y rehabilitar niños afectados por la guerra.

“Así que ese es nuestro modelo”, dijo. “Eso es lo que somos. No somos la organización World Vision. No somos estas otras organizaciones que realizan un increíble trabajo de campo. Si se quiere financiar una vaca o ayudar a alguien en un pueblo en ese esquema, se puede hacer. Eso es un tercio de lo que hacemos”.

En su página de internet, Invisible Children señaló que gastó 80.46% en programas en el 2011; 16.24% en costos de administración y gestión; y 3.22% en recaudación de fondos.

La portavoz de Invisible Children, Noelle Jouglet , dijo que cualquier suma de dinero derivada de la película irá a Invisible Children, la cual construye escuelas en Uganda. El dinero también se destinará para apoyar una estación de radio de alta frecuencia que opera Invisible Children, misma que transmite a combatientes mensajes en contra del LRA, instándolos a desertar. CNN no puede verificar en lo inmediato esta información o cualquiera de las actividades de Invisible Children en los países africanos.

La actriz Mia Farrow, quien ha visitado las zonas atacadas por el LRA y embajadora de buena voluntad de la UNICEF, felicitó a Invisible Children por traer a la luz una “atención sin precedentes” sobre una situación terrible, pero instó a la gente a donar dinero a agencias como la Cruz Roja y UNICEF, las cuales trabajan para ayudar a las víctimas del LRA.

El vocero del gobierno de Uganda, Fred Opolot, dijo que la campaña de Invisible Children refleja a África como un continente oscuro de problemáticas incesantes.

“Invisible Children, si ésta emplea tales imágenes para engañar a la comunidad internacional, para asegurar que contribuyan económicamente en su trabajo, temo decir que es un enfoque equivocado”, dijo, “y efectivamente, sus actividades en el norte de Uganda serán cuestionadas en el futuro, por lo que respecta a la cantidad de dinero que reciben con relación a las verdaderas intervenciones que realizan en el norte de Uganda, lugar del que cree que se preocupa".

KONY 2012 se hizo rápidamente popular en YouTube, impulsada por miles de publicaciones en Twitter y Facebook, sobre todo por artistas. Invisible Children envió mensajes de Twitter sobre el documental a 20 artistas, entre ellos Bono, Angelina Jolie, Jay Z, Ryan Seacrest y Rihanna. Muchos de los tuits sobre película parecen ser de fans que son seguidores de esos artistas.

Jethro Mullen y Moni Basu, de CNN, contribuyeron a este reporte.