(CNN) - Los talibanes afganos dijeron este lunes que van a vengar lo que llamaron la "barbarie" del soldado de EE.UU. que se fue de casa en casa, matando a 16 civiles en dos aldeas, incluidos 9 niños y tres mujeres.

Describiendo las fuerzas estadounidenses como "americanos salvajes con mentes enfermas", el Taliban dijo a través de un comunicado en una página web que el grupo castigará los "actos de barbarie".

El soldado estadounidense sospechoso de matar a 16 civiles afganos el domingo está en la mitad de sus 30 años y sirvió en varias ocasiones en Irak, pero este es su primer despliegue a Afganistán, dijo el lunes un funcionario militar de Estados Unidos.

El funcionario pidió no ser identificado argumentando que hay una investigación en curso.

El soldado, un sargento del Estado Mayor del Ejército, actuó solo y se entregó solo después de abrir fuego contra los civiles, según informes de los oficiales de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés) de la OTAN. Él se encuentra bajo custodia estadounidense, mientras los investigadores tratan de establecer el motivo de su ataque.

El sospechoso pertenece a la base Lewis-McChord en Washington, dijo el oficial, quien agregó que el soldado está asignado a la Unidad de Fuerzas Especiales.

La estabilidad mental del agresor y su historia médica se encuentran entre "las cosas que los investigadores están estudiando", dijo el capitán John Kirby, un portavoz de la ISAF.

Funcionarios estadounidenses han expresado su conmoción y tristeza por el ataque.

El presidente de Afganistán Hamid Karzai calificó de "imperdonable" el crimen, y confirmó que nueve de los muertos eran niños.

Los asesinatos han alimentado los temores de la intensificación de la ira dirigida a las fuerzas internacionales en el país después de los disturbios mortales el mes pasado por la quema de coranes por las tropas estadounidenses.