La visita del papa empañada por el legado Juan Pablo II en México
Benedicto tiene 85 años y la altitud de la ciudad plantea un riesgo para la salud del pontífice, dicen funcionarios del Vaticano.
21 marzo 2012
05:01 PM ET

La visita del papa empañada por el legado Juan Pablo II en México

Por Rafael Romo, CNN

(CNN) – Era un día feliz para Laura Domínguez y su hija de once años Paulina.

Ellas estaban en la iglesia Parroquia de los santos Cosme y Damián en la Ciudad de México para obtener el equivalente de un premio mayor de lotería para los católicos mexicanos: los boletos para asistir a una misa realizada por el papa en Guanajuato, aproximadamente a cuatro horas de la Ciudad de México.

Domínguez una paramédico de la Cruz Roja mexicana de 40 años sintió regocijo. “Fue una emoción, fue algo increíble yo no me imaginaba que me dieran esa oportunidad de asistir”, dijo Domínguez.

El papa Benedicto XVI visitará México por primera vez este viernes. Ésta será también la primera visita a un país de habla hispana en Latinoamérica en sus siete años en el Vaticano. México alberga la segunda población más grande de católicos en el mundo, luego de Brasil, país que el papa visitó en 2007 (el idioma ofical de Brasil es el portugués). También, el papa visitó Estados Unidos en 2008.

El viaje de Benedicto, probablemente será empañado por su precursor, el difunto papa Juan Pablo II. A menos de una semana de su llegada, una exposición para honrar a Juan Pablo II ha abierto sus puertas en la Ciudad de México. La exhibición, titulada "Juan Pablo II en privado", se llevará a cabo en el Palacio de los Deportes de la capital. La misma incluye 200 objetos personales usados por Juan Pablo durante su vida y su papado.

La organizadora de la muestra, Karla Betanzo de la Rosa, dice que están esperando hasta 300.000 visitas en los tres meses de vida del evento, el cual finaliza el 15 de junio. Betanzo también es devota del difunto pontífice, el cual visitó por primera vez México en 1979.

“Tenia una energía magnética que uno podía sentir cuando estaba cerca. Transformaba a la gente cuando nos visitaba”.

Ponerse en los zapatos de Juan Pablo II (los cuales estarán en la exhibición) no será fácil. México fue el primer país que él visitó en 1979, poco después de haberse convertido en papa. Luego visitaría el país en otras cuatro oportunidades, en 1990, 1993, 1999 y 2002, y recorrió 12 de los 31 estados mexicanos. Los católicos de este país llaman al pontífice polaco “el papa de México”. Juan Pablo tenía 58 años en su primera visita.

El sacerdote José de Jesús Aguilar, vocero de la Arquidiócesis de la Ciudad de México, dice que es solo cuestión de tiempo antes de que los católicos mexicanos aprendan a querer a Benedicto. “Cuando vino Juan Pablo a México nadie lo conocía mas bien fue a través del encuentro como se empezó a tenerle amor por lo tanto no prejuzguemos abramos el corazón y dejemos que Benedicto venga a esta tierra donde los mexicanos somos buenos anfitriones”, cuenta Aguilar.

Una encuesta conducida por Demotecnia, una encuestadora nacional, encontró que más de tres cuartos de católicos mexicanos no están emocionados con la visita del papa o menos emocionados de lo que estaban con la visita del papa anterior.

Uno de los lugares que el papa no visitará es Ciudad de México. Benedicto tiene 85 años y la altitud de la ciudad plantea un riesgo para la salud del pontífice, dicen funcionarios del Vaticano.

Domínguez todavía recuerda las visitas del papa anterior, incluso la que realizó a su Ciudad de México natal, pero añade, “No hay una comparación entre uno y otro son diferentes”.

“Al papa Juan Pablo le gustaba estar a la gente estar cerca”.

Sobre su decisión de no visitar la Ciudad de México, Domínguez expresa, “ahorita por tanto conflicto pues lo vemos mal de que no haya llegado aquí a México, pero también es igual; debe ser generoso”.

Hay esperanza para una renovación de afecto en una nueva generación. La hija de Domínguez, Paulina dice que espera con ansias la misa del papa. “Es como ver a mi persona favorita, un súper-héroe y ver casi a cristo en persona”.

Temas:
Secciones: Mundo