James Murdoch niega responsabilidad por espionaje

LONDRES (CNN) — James Murdoch insistió este martes que sabía poco sobre el espionaje telefónico realizado por trabajadores del extinto tabloide News of the World, mientras intenta limitar los daños del escándalo al imperio mediático de su familia.

El empresario testificó ante un comité británico independiente que indaga la ética periodística aplicada en el tabloide News of the World, alguna vez el diario sensacionalista insignia de News Corp.

El escándalo ha llegado a la clase política británica y ha conducido a una docena de arrestos contra sospechosos de actividad criminal. También forzó a News Corp a pagar cientos de miles de libras en compensación de las víctimas.

James Murdoch y su padre, Rupert Murdoch, han sido cuestionados en el último año sobre lo que sabían del espionaje que practicaban sus trabajadores.

Está programado que Rupert Murdoch aparezca el miércoles y quizá el jueves por la mañana ante la comisión de investigación Leveson, donde su hijo testifica este martes.

Murdoch hijo ha sido llamado dos veces a testificar antes legisladores británicos y renunció a varios cargos en las empresas británicas de su padre.

Él y su padre han negado saber sobre el espionaje, que según la policía pudo haber afectado a miles de personas, desde celebridades hasta políticos, víctimas de crímenes y veteranos de guerra.

James Murdoch dijo este martes que no tenía razones para investigar escuchas ilegales por parte de sus empleados cuando se hizo cargo del tabloide, en diciembre del 2007.

Un reportero y un investigador privado fueron encarcelados a principios de año por espiar a empleados de los príncipes Guillermo y Enrique, pero Murdoch dijo que le habían asegurado que el problema no había sido mayor.

"No recibí suficiente información", dijo. "No creo que dada la información que no se me dio, hubiera podido saber lo que ocurría en ese momento".

El periodista que fue enviado a prisión, Clive Goodman, había dicho que el espionaje telefónico va más allá de lo que se investiga, de acuerdo con el consejero de la comisión Leveson, Robert Jay.

“No estaba al tanto de eso”, replicó Murdoch.

El empresario dijo a la comisión Leveson que él no decidía qué se publicaba en los tabloides británicos The Sun y News of the World, sino que dejaba en manos de los editores esas decisiones.

También fue cuestionado acerca de su relación con políticos británicos, incluido el ex primer ministro Tony Blair y el actual primer ministro David Cameron.

Reconoció haberse reunido con ellos pero negó haberlos presionado de forma inapropiada a favor de los intereses de los negocios de su familia.

Docenas de personas han sido arrestadas mientras se realizan las investigaciones criminales por espionaje telefónico y sobornos a la policía. La policía pidió la semana pasada levantar cargos contra otras ocho personas.

El gobierno británico estableció la comisión de investigación Leveson, mientras que otros dos comités del Parlamento también indagan la actuación del imperio mediático Murdoch en Gran Bretaña.

James Murdoch, de 39 años, renunció como jefe de British Sky Broadcasting a principios de mes diciendo: “Estoy convencido de que los intereses de BSkyB no deben ser socavado por cuestiones externas a la empresa”.

Rupert Murdoch testificó ante legisladores junto con su hijo en julio pasado.

Claudia Rebaza y Bharati Naik contribuyeron a este reporte