Rupert Murdoch: el espionaje telefónico es periodismo "perezoso"
Murdoch pasó la mañana del miércoles defendiéndose para demostrar que no tenía una influencia sobre los políticos británicos.

Por Richard Allen Greene, CNN

Londres (CNN) — El magante de medios Rupert Murdoch dijo que no cree en el uso de detectives privados en el periodismo, y llamó a esta una “forma perezosa de los reporteros de hacer su trabajo”, durante una comparecencia en la que se cuestiona su ética periodística y su influencia política en Gran Bretaña.

Murdoch negó usar el poder de la prensa para obtener ganancias personales al decir que sus periódicos no hacían lobby a favor de sus intereses comerciales y que nunca había pedido nada al primer ministro.

El primer ministro David Cameron dijo que políticos de todo el espectro político del país habían estado demasiado cerca del poderoso magnate durante los últimos años.

“Creo que todos, en ambos lados de esta cámara, coqueteábamos demasiado con Murdoch”, dijo en la Cámara de los Comunes luego de que su gobierno salió mal parado durante el testimonio que ofreció el martes el hijo de Murdoch.

James Murdoch dijo ante la Investigación Leveson el martes que había salido con Cameron a un bar antes de que el segundo se convirtiera en primer ministro y que había cenado con él una vez en su oficina.

El abogado de la investigación, Robert Jay, presionó a James Murdoch sobre qué tan cercan era su contacto con políticos mientras la empresa trataba de conseguir el control total de la proveedora de servicio de televisión por suscripción, BSkyB, un trato que se cayó tras darse a conocer el escándalo del espionaje telefónico.

Evidencia publicada el martes sugiere que News Corp estaba recibiendo información del ministro de gobierno con poder para aprobar o bloquear la adquisición, el secretario de Cultura, Jeremy Hunt.

Un asesor de Hunt renunció este miércoles tras reconocer que su contacto con representantes de Murdoch iba más allá de lo que había autorizado el secretario de Cultura.

Pero Hunt dijo a la Cámara de los Comunes que no renunciará.

Rupert Murdoch pasó la mañana del miércoles defendiéndose de los esfuerzos de Jay para demostrar que Murdoch tenía una influencia considerable sobre los políticos británicos.

"Yo, en 10 años de su poder, nunca pregunté a Tony Blair por ningún favor y nunca recibí ninguno”, dijo.

“Puedo decir con orgullo que nunca puse por encima los intereses comerciales de nuestros periódicos”, dijo Murdoch, quien es dueño de Sun, Times in London, New York Post y Wall Street Jornal, así como de periódicos en Australia, estaciones de televisión y de editoras de libros.

Añadió que no guarda rencor a Cameron por ordenar la Investigación Leveson

James Murdoch insistió ante la Investigación Leveson que sabía poco sobre el escándalo de espionaje telefónico de parte de trabajadores del News of the World, mientras continuaba luchando por limitar los daños que el escándalo ha provocado al imperio mediático de su padre.

La policía ha arrestado a docenas de sospechosos de actividad criminal y ha forzado a News Corp a pagar cientos de miles de libras en compensaciones a víctimas del espionaje.

James y Rupert Murdoch han sido cuestionados sobre cuánto sabían sobre el espionaje. Exempleados de James que han testificado antes dijeron que sí habían hablando con él sobre el espionaje.