(CNN) —El periodista Alfredo Villatoro, de la cadena radial "HRN", fue encontrado muerto en la capital hondureña, justo a la semana de haber sido secuestrado.

Es el periodista número 23 en ser asesinato en el país centroamericano desde 2010.

Villatoro fue secuestrado por seis hombres a bordo de dos vehículos cuando se dirigía en su auto rumbo al trabajo, según la policía. Su cuerpo fue encontrado el martes en la noche.

“Tenía dos tiros en la cabeza y su cara estaba cubierta con un pañuelo rojo”, de acuerdo con el vocero del Ministerio de Seguridad, Iván Mejía.

Docenas de familiares, compañeros de trabajo y funcionarios de gobierno se reunieron en la morgue, en Tegucigalpa, para mostrar su solidaridad. Videos tomados en lugar los mostraban llorando y abrazándose unos a otros.

Villatoro es la víctima más reciente de lo que el Comité para la Protección de los Periodistas ha llamado una “ola de violencia y de intimidación contra los periodistas”.

Una atmósfera de violencia e impunidad ha hecho de Honduras uno de los lugares más peligrosos para ser periodista, de acuerdo con la organización que promueve la libertad de prensa.

“Un clima de hostilidad implacable hacia los periodistas hondureños está restringiendo el flujo de noticias y erosionando el derecho a la información de los ciudadanos”, dijo Carlos Lauría, coordinador del Comité para la Protección de los Periodistas, la semana pasada.

“Esta situación perdura porque las autoridades hondureñas aún tienen que tomar medidas decisivas para tomar acciones para garantizar la seguridad de los periodistas”, añadió.

Honduras tiene la tasa más alta de homicidios per cápita en el mundo, de acuerdo con las Naciones Unidas.

Danilo Izaguirre, quien era presentador de HRN dijo que los periodistas seguirán haciendo su trabajo a pesar de los mensajes que están enviando.

“Si (el mensaje) es para silenciarnos, no nos callaremos. Si es sobre hablar de la verdad, diremos la verdad donde quiera que estamos, desde cualquier trinchera, desde cualquier lugar”, dijo.

El presidente Porfirio Lobo, quien asumió el cargo en 2010, llamó a los periodistas a no dejarse intimidar y dijo que el gobierno seguirá combatiendo al crimen.

Pero de acuerdo con el Comité para la Protección de los Periodistas, el gobierno de Lobo ha minimizado los crímenes contra periodistas y ha sido lento para llevar a los culpables ante la justicia.

Sólo cinco casos relacionados con asesinatos de periodistas han sido procesados, y nadie ha sido condenado, de acuerdo con información del Ministerio Público del país.

“Es serio, especialmente el grado de impunidad, estos caso de muertes y amenazas contra periodistas y medios de comunicación. Eso te dice que hemos fallado al realizar las investigaciones criminales”, aseguró Andrés Pavón, presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras.