Tropas sirias atacan un campo de refugiados

(CNN) — Tres personas, incluidas una jovencita, murieron este miércoles cuando fuerzas del gobierno sirio realizaron disparos con morteros contra un campamento de residentes desplazados, dijeron activistas opositores.

El campo en Daraa es para sirios desplazados de los Altos del Golán, quienes no huían de la violencia que ocurre en Siria, de acuerdo con el grupo opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

En total, seis personas murieron en Siria este miércoles, según activistas opositores.

El último reporte de violencia ocurre un día después de que un convoy de las ONU compuesto por cuatro vehículos fue blanco de una bomba en el noroeste de Siria.

El personal ONU no resultó herido, pero tres vehículos resultaron dañados, dijo Ahmad Fawzi, portavoz del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan.

El ataque contra el convoy ocurrió casi al mismo tiempo que las fuerzas del gobierno abrieron fuego contra una procesión funeraria, según activistas de la oposición.

Al menos 23 personas murieron y 100 resultaron heridas en ese ataque, dijo el grupo opositor Avaaz.

Los Comités Locales de Coordinación de Siria, otro grupo de la oposición, dijo que decenas de personas cayeron al suelo después de que fuerzas del gobierno dispararon contra ellos con ametralladoras pesadas.

Videos publicados en YouTube presuntamente mostraban lo sucedido. CNN no pudo confirmar su autenticidad.

En total, por lo menos 63 personas murieron el martes a través de Siria, incluyendo 33 en Idlib y ocho en Homs, dijeron responsables de los comités.

Mientras tanto, la agencia estatal de Siria, Arab News dijo que terroristas estaban preparando una bomba en Banias cuando explotó, dejando "decenas" de muertos o heridos. Un niño de 3 años de edad murió en el derrumbe del edificio, dijo SANA.

Dos agentes del orden fueron asesinados, uno en Daraa y uno en Homs, añadió SANA.

A lo largo de la insurrección contra el régimen del presidente Bashar al-Assad, Siria ha culpado de la violencia a "grupos terroristas armados".

Algunos ataques recientes han tenido lugar cerca de edificios del gobierno, pero los disidentes acusan al régimen sirio de organizar los ataques para desprestigiar a la oposición y tratar de vincular los rebeldes a grupos terroristas como Al-Qaeda.

Las Naciones Unidas estiman que al menos 9.000 personas han muerto en la crisis que ha durado 14 meses, mientras que grupos de la oposición calculan más de 11.000.

CNN no puede verificar independientemente los informes de muertes y la violencia debido a que el gobierno sirio tiene restringido el acceso a los medios de comunicación internacionales.

Samira Said y Amir Ahmed contribuyeron con este reporte