El líder de Al-Qaeda llama a los saudíes a levantarse contra su gobierno

(CNN) — El líder de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, urgió a los saudíes a seguir el ejemplo de las revoluciones populares en Egipto, Libia y Túnez, y levantarse contra su gobierno.

"¿Por qué no se sublevan, ustedes los hijos de las orgullosas y fuertes tribus que desprecian la muerte, para terminar con la humillación y la opresión? ¿Temen a las fuerzas del régimen saudí y a su seguridad y el Ejército?", cuestionó Al-Zawahiri en un video publicado este martes en foros yihadistas, de acuerdo con el grupo de inteligencia SITE.

Es el último mensaje en video de Al-Zawahiri, quien se convirtió en líder de la red terrorista luego de que Osama bin Laden murió a manos de fuerzas estadounidenses. En días recientes, el líder hizo un llamado similar a los yemeníes, al afirmar que su gobierno era títere de Estados Unidos.

En el video de seis minutos y 19 segundos, Al-Zawahiri llamó a los saudíes a derrocar a su gobierno y dijo que ellos han cometido actividades criminales y antiislámicas, según SITE, una organización que sigue la actividad en línea de grupos terroristas.

Al-Zawahiri cuestionó por qué las personas pueden ver las revoluciones árabes y no hacer nada.

En el video, el líder terrorista dice que los gobernantes de Arabia Saudita deben ser sacados del poder por, entre otras cosas, abrir el país a las fuerzas de Estados Unidos y por encarcelar a militantes.

"(La familia saudí) podría matar a decenas, cientos o miles entre ustedes, pero si cientos o miles salen, entonces se sorprenderán y terminarán, si lo permite Alá, en el estado en el que terminaron sus hermanos, entre los tiranos sacados del poder", dijo, de acuerdo con la traducción hecha por SITE.

Al-Zawahiri, uno de los más buscados por el FBI, tomó el liderazgo de Al Qaeda en junio de 2011, tras la muerte de Osama bin Laden, de acuerdo con sitios de internet yihadistas.

Ha jugado un rol definitorio en Al-Qaeda; fue acusado por su papel en los ataques con bomba el 7 de agosto de 1998 contra las embajadas estadounidenses en Dar es Salaam, Tanzania, y Nairobi, Kenia, donde murieron 224 civiles y quedaron heridas más de 5.000 personas, de acuerdo con el gobierno estadounidense.

El FBI ofrece una recompensa de 25 millones de dólares por información que lleve a su captura, el mismo monto que ofrecía por Osama bin Laden.

La esposa de Al-Zawahiri y tres de sus hijos murieron en un ataque estadounidense a la residencia de la familia en diciembre de 2001 en Afganistán.

Se cree que Al-Zawahiri se esconde en algún lugar de la región tribal de Pakistán que hace frontera con Afganistán.

Chelsea J. Carter contribuyó con este reporte