La alegría de otros en Facebook ¿te inspira envidia?
3 agosto 2012
02:08 PM ET

La alegría de otros en Facebook ¿te inspira envidia?

Por Sari Zeidler

Nota del editor: En cualquier etapa de tu vida, una inoportuna publicación de Facebook o un tuit con demasiada información puede causar un golpe digital a tu autoestima, ya sea las noticias de un exnovio que se casa o las fotografías del adorable bebé de alguien. Sari Zeidler comparte sus reacciones sobre el fenómeno.

(CNN) — ¿Tu página principal de noticias en Facebook se volvió un desfile de vestidos blancos y velos transparentes? No estás solo.

Esas actualizaciones de estado que declaran amor eterno, con fotografías para probarlo, pueden hacer que te detengas por un momento.

De repente la vida que estaba manteniéndote completamente satisfecho, minutos después se ve como una serie de puertas cerrándose en tu cara.

Como una mujer profesional soltera de 27 años, la temporada de verano de bodas hizo que me diera cuenta de esto. No fue la cantidad interminable de vestidos de princesa y diamantes grandes y brillantes dominando mi muro de noticias en sí. Por supuesto, admitiré un poco la envidia que tenía por el vestido. Pero no es nada que una sesión de compras en línea no pueda solucionar. Ni siquiera es que esté sola. Durante mucho tiempo me he enorgullecido de mi valentía y voluntad de probar nuevas cosas.

En búsqueda de mi carrera soñada, me he mudado a nuevas ciudades por mí misma, conocido personas increíbles, tenido experiencias emocionantes e incluso he viajado un poco en el camino. Amo mi vida y las decisiones que he tomado.

Sin embargo, mientras los rostros sonrientes de chicas en vestidos blancos que no había visto desde la preparatoria me miraban desde la pantalla de mi computadora, no pude evitar sentir que de repente veía el camino que no había tomado. Amo las decisiones que he tomado, ¿pero me arrepiento de algunas?

“Yo, a diferencia de las actualizaciones de Facebook sobre bodas y bebés, he pasado mis años 20 asistiendo a escuelas de posgrado, enseñando tanto en el extranjero como fuera del estado y viajando”, me escribió recientemente un viejo amigo de la universidad. “A pesar de estar contento y amarlo (la mayoría del tiempo), es fácil cuestionar tu estilo de vida cuando ves que aquellos alrededor de ti (a través de Facebook) sientan cabeza y escogen caminos diferentes, lo que te lleva a cuestionar los tuyos”.

“El muro de noticias aplasta mi alma diariamente”, dijo otra amiga cuyas fotografías de boda recientemente miré en Facebook. “Entre los bebés y las personas viajando a lugares increíbles que no puedo pagar, me vuelvo loca. También la chica detestable de la universidad que actualmente tiene mi vida/trabajo soñado y frecuentemente publica cuán increíble es…”.

Tiene un punto. No sólo son las bodas, sino los trabajos increíbles y vidas sociales envidiables.

Ah, claro, y los bebés.

Tengo la fortuna de no sentir aún las punzadas de la envidia por los bebés. De hecho, aunque los rostros sonrientes, risueños, balbuceantes son lindos, verlos en mi muro de noticias ayuda a poner mis propias decisiones en perspectiva. Lo que es correcto para alguien probablemente no es lo correcto para mí.

Al menos no por ahora.

La conclusión a la que mi amiga me ayudó a llegar fue buena. Por cada perfil que veo que me hace contemplar las decisiones que tomé o no, alguien allá afuera puede estar pensando lo mismo sobre mis últimas fotografías de vacaciones o más recientes artículos.

Entonces, ¿qué pasa? ¿estamos condenados hasta que eliminemos nuestras cuentas?

Quizá, dice la médico Joy Browne, locutora de radio y psicóloga clínica con licencia.

“Cuando las personas como nosotros parecen obtener algo que nosotros queremos, ciertamente puede molestar ligeramente, pero (ellos) nos agradan por otras razones”. Si una amiga llama para decir que está comprometida, que la promovieron, que empaca para pasar un mes en India, es normal sentirse celoso, dijo Browne. Pero la intimidad de la verdadera amistad a menudo mitiga cualquier sentimiento desagradable que pueda surgir sigilosamente cuando escuchas que una buena noticia ocurre para alguien más.

Con Facebook, esa verdadera intimidad no está allí, dijo Brown. “Si te comprometes, ciertamente llamarás a un número limitado de personas y estarán felices por ti”. En su lugar, Facebook crea lo que Browne llama la pseudointimidad. Un tablero de publicaciones global para aquellos que más o menos conoces o alguna vez conociste para enlistar sus logros cuidadosamente que te hacen reflexionar y comparar los tuyos.

“Es un foro público para lo que básicamente es información privada”, dijo Browne.

Otra amiga me dijo que Facebook la hizo comparar la vida que tiene con la que dejó atrás. “Simplemente ver a varios de mi universidad pasar por grandes cambios en la vida te hace cuestionar lo que haces”, dijo. “Veo a personas comprar casas y yo sigo tirando mi dinero pagando la renta. Pero creo que eso es normal cuando vives en una ciudad y vienes de un pequeño pueblo”.

Otro amigo dijo, “la parte buena es que Facebook, me deja sentir como si siguiera comunicándome con todos. Sé a dónde fueron en el cumpleaños de alguien o quién obtuvo qué trabajo o fue a qué lugar en vacaciones sin tener que estar ahí. La parte mala es que Facebook te da ese temor de perder. O el temor de que tomé la decisión equivocada en mudarme. Este sentimiento normalmente viene en torno a las festividades o acontecimientos como un cumpleaños o las millones de bodas que ocurren”.

Para combatir estos sentimientos, dijo Browne, mi primera sugerencia es que no utilices Facebook como tu principal barómetro de cómo va tu vida. Simplemente no tienes suficientes sustento para evaluar los hechos”.

En cuanto a lidiar con los celos que pueden surgir mientras navegas por Facebook, mis amigos me recomiendan alejarme de la computadora y tomar el sol o pasar tiempo con personas no virtuales, para mantener las cosas en perspectiva.

Así que ahora cuando Facebook me hace anhelar el cuento de hadas de alguien más, simplemente recuerdo que la vida está llena de dar y recibir, suerte y circunstancias, decisiones cuidadosamente meditadas, éxitos y luchas. Una actualización de estado no es tu historia de vida.

Temas:
Secciones: Redes sociales • Tecnología
soundoff (6 comentarios)
  1. TereIngiCR

    Excalente conclusión.

    3 agosto, 2012 en 2:28 pm | Report abuse |
  2. 117

    GAY

    3 agosto, 2012 en 2:29 pm | Report abuse |
  3. maria esther leal

    Pues en mi caso tengo un grupo ilustre de gente y el espacio esta enriquecido no solo x hermosas imagenes sino tambien por mensajes profundos y comprometidos co9n la realidad.Somos un grupo maravilloso de gente enriquecido x 3 idiomas ingles portugues y español y tambien algunos periodistas famosos

    3 agosto, 2012 en 2:34 pm | Report abuse |
  4. Ivone

    Eso es comun en cualquir parte.

    3 agosto, 2012 en 2:38 pm | Report abuse |
  5. Guillermo

    ya no escribo mis logros ni pongo fotos ni de paseos en mi Facebook para evitar que me envidien si no te conocen a nadie le importa tus logros y triunfos pero si te conocen como a alguien de su nivel y publicas tus triunfos estas metiéndote en un problema así es la naturaleza humana.

    3 agosto, 2012 en 5:50 pm | Report abuse |
  6. Lindura

    Pues yo pienso que la vida es un arcoiris de colores y que no todo es color de rosa, lo que pasa es que a la hora de hacer una publicación en facebook o en cualquier otro medio social accequible a mucha gente, lo obvio es poner las cosas maravillosas que nos pasan y no las desgracias. Pero cada vida es un mundo y es más que seguro que todas esas personas que supuestamente llevan una vida de cuento de hadas, no la tienen para nada. Lo que pasa es que el ser humano vive de aparentar mucho y las redes sociales son un medio ideal para fomentar esta filosofía y mostrar al mundo lo estupendos que somos y lo bien que nos va la vida, mientras que de puertas para adentro los problemas cotidianos los tenemos todos, aunque sin ventilar claro.

    4 agosto, 2012 en 6:34 am | Report abuse |