¿Cómo es la vida en la monarquía británica a 15 años de la muerte de Lady Di?
31 agosto 2012
09:59 AM ET

¿Cómo es la vida en la monarquía británica a 15 años de la muerte de Lady Di?

(CNNMéxico) — La familia real británica apenas se recuperaba de la polémica que provocó el divorcio de Diana Spencer con el príncipe Carlos de Gales en 1996, cuando se dio la noticia de la súbita muerte de la princesa en un accidente automovilístico en París, un año después.

El 31 de agosto de 1997, Lady Di murió junto a su pareja, el empresario egipcio Dodi al Fayed, mientras trataban de huir de unos paparazzis, ejemplo del acoso que la princesa de Gales vivió en sus últimos días.

En una misa celebrada en su honor en 2007, su hijo, el príncipe Enrique señaló que tanto su vida como la de su hermano, el príncipe Guillermo la dividen en dos partes:

"Los años en que fuimos bendecidos con la presencia física de nuestra madre y nuestro padre", y la otra parte, es la que no han tenido a la princesa de Gales.

¿Cómo ha sido ese giro en la vida de la familia real a 15 años de la muerte de Diana?

La reina Isabel abre su corazón

Tras la muerte de Lady Di, el 31 de agosto de 1997, la bandera de la familia real en el palacio de Buckingham no ondeaba a media asta. El duro carácter de la reina Isabel II, parecía no ceder para dar una expresión pública sobre el deceso.

Mientras los ciudadanos de Gran Bretaña lloraban a la llamada por Elton John la Rosa de Inglaterra, y dejaban centenares de flores en la puerta del palacio, la soberana se refugió en su palacio de Balmoral, en Escocia.

Casi una semana después, y aconsejada por el entonces primer ministro británico Tony Blair, la reina regresó a Londres para enviar un mensaje televisivo de tres minutos a sus súbditos para hablar de Diana, "un ser humano excepcional".

"Tanto en los momentos malos como en los buenos, jamás perdió su capacidad de sonreír y reír, así como de confortar a otros con su amabilidad", dijo la reina en el segundo discurso público que hacía por televisión desde que fue coronada en 1952.

A su arribo a Buckingham, Isabel II rompió el protocolo y bajó de su automóvil para caminar cerca de los arreglos florales y mensajes que la gente dejaba en la puerta del palacio. La monarca justificó su decisión de permanecer en Balmoral para poder acompañar a sus nietos, los príncipes Guillermo y Enrique.

Guillermo listo para ser rey

En una entrevista con la cadena de televisión estadounidense ABC, el príncipe Guillermo confesó que su madre hubiera amado estar presente el día de su boda con Kate Middleton.

"Estaría muy orgullosa de ambos por el día. Estoy muy triste porque nunca tendrá la oportunidad de conocer a Kate", dijo el segundo en la línea de sucesión a la corona británica, que contrajo nupcias en abril de 2011.

Guillermo conoció a su actual esposa mientras estudiaba en la Universidad de St. Andrews en Escocia y tras varios años de noviazgo, en 2010 el príncipe se comprometió con Kate, dándole el anillo que su madre recibió de la mano del príncipe Carlos de Gales décadas atrás.

Este hecho representó para Guillermo una forma de asegurarse que su madre, la princesa Diana, fuera testigo de ese momento de felicidad que viviría al lado de la ahora duquesa de Cambridge.

Lejos del escándalo, a diferencia de su hermano Enrique, el príncipe Guillermo ha seguido la tradición militar familiar, graduándose en la Academia Militar de Sandhurst para luego prepararse para ser piloto de la Real Fuerza Aérea británica y enrolarse al equipo de rescate.

Enrique, blanco de tabloides

En el aniversario 10 de la muerte de Lady Di en 2007, su hijo menor, el príncipe Enrique dio un emotivo discurso al recordarla como "la mejor madre del mundo".

"Su radiante sonrisa nos esperaba al salir de la escuela", relató Enrique en la misa celebrada en honor a la princesa de Gales.

Diana vivía agobiada por el protocolo de la realeza, y tal como lo dice en unas grabaciones reveladas en 2004 por la cadena de televisión NBC: "Querían una princesa de fantasía".

En el funeral de Lady Di, su hermano Earl Spencer dijo que ella siempre buscó que sus hijos "experimenten los más posibles aspectos de la vida", y Enrique, el tercero en la línea de sucesión al trono británico, quizá ha llevado esa "experimentación" al extremo, lo que lo convirtió en blanco de la prensa como lo fue su madre.

Recientemente el príncipe ha estado envuelto en una polémica, luego de que se publicaran en la prensa fotos de él desnudo en una fiesta en Las Vegas, Estados Unidos.

Años antes, Enrique había sido la comidilla de los periódicos sensacionalistas. Si no eran imágenes del príncipe en estado de ebriedad o tocándole un pecho a un amiga, lo sorprendían haciendo el saludo nazi.

Enrique se graduó en 2006 como oficial del Ejército británico y un año después fue enviado a Afganistán en una misión secreta. A principios de 2012 el príncipe pelirrojo se graduó en el manejo de helicópteros Apache.

Carlos se reencontró con el amor

En 2005, el príncipe Carlos de Gales se casó por segunda vez con la duquesa de Cornwall, Camilla Parker-Bawl, el amor de su vida desde su juventud.

Sin embargo, aquella relación pudo haber sido una de las causas de la crisis en el matrimonio del heredero a la corona británca con la princesa Diana, según ella se refirió en una entrevista con la frase: "había tres en este matrimonio".

El primogénito de la reina Isabel II conoció a Camilla en la década de 1970, durante un partido de polo, pero el idilio amoroso se vio súbitamente interrumpido por la boda de la joven con Andrew Parker en 1973, aunque no murió del todo.

Según el diario español ABC, supuestas grabaciones entre Camilla y Carlos se filtraron a los medios y en ellas confirmaban la infidelidad. Poco después se dio el divorcio entre los príncipes de Gales en 1996, así como el de la misma Camilla.

"Si pudiera escribir mi propia historia, mi esposo huiría con su mujer y nunca volvería", se escucha a Lady Di en grabaciones que fueron reveladas en 2004 por la cadena estadunidense NBC.

Tras la muerte de la princesa Diana y con el divorcio de Camilla, Carlos tuvo el camino libre para poder hacer público su amor y casi una década después se dieron el sí, con la aprobación de la reina Isabel II, aunque ella no ostentaría el título de princesa de Gales, y de llegar Carlos al trono, será solo princesa consorte.

Más noticias en CNNMéxico.com


Secciones: Gran Bretaña • Mundo