4 septiembre 2012
01:53 PM ET

El diálogo de paz entre Colombia y las FARC comenzará en octubre en Oslo

(CNNMéxico) — El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, informó este martes que se ha acordado con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) una hoja de ruta para alcanzar la paz en Colombia, a través de un diálogo con la guerrilla que comenzará en octubre próximo en Oslo, la capital de Noruega.

“Estamos ante una oportunidad real de terminar de manera definitiva el conflicto armado interno”, aseguró Santos durante un pronunciamiento en Bogotá.

El Acuerdo General para la Terminación del Conflicto tiene posibilidades de ser exitoso porque Colombia y el mundo “ha cambiado y este acuerdo es diferente”, según Santos.

“El continente entero quiere vivir en paz y nos respalda en ese propósito”, dijo Santos, quien rindió un homenaje a soldados y policías que combaten en el conflicto interno.

En Colombia, se han creado condiciones “de la mano del Congreso” para la reconciliación nacional, según el presidente.

El acuerdo no pide ceder territorio ni detener operaciones militares, según Santos. En el último intento de paz en 2002, el entonces presidente Andrés Pastrana terminó las negociaciones después de que los rebeldes lanzaran una serie de ataques en todo el país, y fortalecieran su posición desde territorio cedido por el gobierno.

Pastrana ha apoyado las negociaciones realizadas por el gobierno de Santos. En declaraciones a Radio Caracol, el expresidente pidió a los grupos guerrilleros que “sean consecuentes y mantengan la palabra”, ya que la paz “es una necesidad sentida del país”.

Las conversaciones con las FARC comenzaran en Oslo la primera quincena de octubre y comprende varias fases: la primera es exploratoria, la segunda incluye discusiones directas y la tercera es la implementación de lo acordado. Según el presidente, todo parte de una agenda de cinco puntos.

El primer punto es el desarrollo rural de Colombia, el segundo son las garantías para el ejercicio de la oposición política, el tercer punto es que las FARC dejen las armas y se adhieran a la vida civil de Colombia, el cuarto punto es un combate más eficaz del narcotráfico, y el quinto son los derechos de las víctimas.

“Todos los colombianos tenemos derecho a saber qué paso y quiénes fueron los responsables”, dijo Santos sobre las víctimas.

El mandatario aseguró que hasta el momento, todo lo acordado con la guerrilla se ha respetado. “Si las FARC aborda la siguiente fase con la misma seriedad, tenemos buenas perspectivas”, afirmó Santos. El máximo líder de las FARC, Timoshenko, ha dicho que la guerrilla dialogará "sin rencores".

Santos también dijo que su gobierno no se dejará amedrentar “por los extremistas y saboteadores de cualquier sector”. El antecesor de Santos, Álvaro Uribe, consideró que un diálogo de paz con las FARC servirá al proyecto de reelección del jefe del Estado venezolano, Hugo Chávez. “Qué dolor que negocien los temas del país con el terrorismo”, afirmó Uribe la semana pasada.

Tras agradecer a Cuba y Noruega por su papel en las conversaciones exploratorias, el presidente informó que Chile y Venezuela serán países acompañantes en las conversaciones de paz con las FARC.

“Si no somos exitosos, tendremos la tranquilidad de que hicimos lo correcto”, afirmó, y pidió a los colombianos mirar el proceso de paz con las FARC “con prudencia pero también con optimismo”.

Las FARC han estado en guerra con el gobierno colombiano desde la década de 1960, por lo que es uno de los grupos de insurgencia más longevo de América Latina.

Aunque las FARC han sufrido golpes que las han debilitado en años recientes, el grupo ha seguido realizando secuestros y ataques contra las fuerzas de seguridad.

La reacción estadounidense

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio la bienvenida al acuerdo y señaló a través de un comunicado que "la Administración Santos ha demostrado un compromiso férreo para la búsqueda de una paz duradera y para asegurar una mejor vida para todos los colombianos a través de sus políticas de seguridad e inclusión social".

Para Obama, el anuncio "crea el acuerdo marco para unas negociaciones que ofrecen la promesa de poner fin a un conflicto de 50 años con las FARC, para así permitir que todos los colombianos vivan en mayor paz, seguridad, y prosperidad".

"Estados Unidos reafirma su alianza de defensa y seguridad, de larga data, con Colombia y su compromiso para trabajar con Colombia para promover la seguridad ciudadana, el respeto por los derechos humanos, y la prosperidad económica para todo su pueblo", culmina el texto de la Casa Blanca.

Más noticias de Mundo en CNNMéxico.com

Temas:
Secciones: Colombia • Latinoamérica