La dieta "de moda" antes de las pasarelas
6 septiembre 2012
09:26 PM ET

La dieta "de moda" antes de las pasarelas

Por Emanuella Grinberg

(CNN) — La Semana de la Moda de Nueva York es uno de los acontecimientos más grandes del año de la industria en la moda, la culminación de meses de planeación, organización, charlas y... ¿dietas?

En lo que se refiere a los shows bianuales de la moda, que empiezan este jueves, las modelos no son las únicas que buscan perder algunos kilogramos antes de llegar a las carpas. Algunos publicistas, blogueros y editores de moda han contado las calorías durante semanas para el evento, donde para algunos, crear contactos y ser vistos es igual de importante que las colecciones que debutan en las pasarelas.

Cualquiera que haya intentado ponerse en forma para una boda o reunión puede comprender la presión de querer verse lo mejor posible y alcanzar ese objetivo con mayor o menor éxito.

Los nutricionistas dicen que limitar la ingesta de calorías en un periodo comprimido puede llevar a deficiencias nutricionales y causar una disminución de la función inmune, piel seca y una pérdida de densidad muscular u ósea, para empezar. Pero en una industria donde todo gira en torno a la imagen, es un precio que muchos están dispuestos a pagar.

“La percepción es la realidad en esta industria, y desafortunadamente, tienes que tener cierto look para conseguir clientes”, dijo la especialista en Relaciones Públicas, Keisha McCotry, quien comenzó en julio su dieta para la Semana de la Moda, donde planea reclutar diseñadores para su empresa, Prominence Marketing Group.

Durante todo el verano, los modistas de todos los rincones de la industria han tuiteado con una mezcla de sarcasmo y sinceridad sus planes para comenzar, aplazar o desafiar la dieta #NYFW (NYFW son las siglas en inglés del evento).

“Pienso que debemos comenzar nuestra dieta #NYFW mañana. ¿Qué piensan?”, tuiteó DKNY PR GIRL, la identidad web de la extraordinaria publicista de moda, Aliza Licht, vicepresidenta de Comunicaciones Globales en Donna Karan International, el 12 de agosto.

Siguió con regulaciones “#PRGirlDiet”: “Ningún pan sin propósito (por ejemplo canastas de pan, pretzels, crutones) o dulces/azúcar. Básicamente cualquier cosa divertida. EXCEPTO: el helado de yogurt está bien”.

El tuit generó conversaciones sobre las cubiertas del helado de yogurt (“sólo chispitas. Una capa. Sin la de en medio o la de abajo”) y cómo eliminar el pan hace una gran diferencia (“Pronto te darás cuenta de que tu cuerpo lo odia”).

Los tuits sobre la dieta #NYFW continuaron esta semana, aunque algunos estaban acompañados de imágenes de panquecitos y quesadillas que claramente tenían una intención irónica. Pero otros dejaron en claro que seguirían contando las calorías como si fuera su trabajo.

“La Semana de la Moda es la temporada principal de reclutamiento, y todos somos anuncios andantes. Tienes que estar en tu mejor presentación y verte lo mejor posible”, dijo McCotry. “Quieres ir a eventos vistiendo la ropa de diseñadores, y no puedes hacer eso con un vientre flácido”.

McCotry publicó una fotografía de su cena de la dieta #NYFW el 16 de agosto: un tazón de brócoli.

Mientras que abundan cuentos sobre las modelos que hacen dietas extremas y desintoxicaciones y publicistas que sobreviven con café, cigarros y besos de aire, para muchos como McCotry, es un acto de equilibrio de ingesta de calorías limitada mientras satisface sus necesidades nutricionales básicas.

McCotty comenzó su dieta de la Semana de la Moda el 4 de julio. Un día normal comienza con una malteada de proteínas y agua de limón para el desayuno, seguido de una ensalada para el almuerzo. Para la cena, prepara un pedazo de proteína, como pollo horneado sin sazonar y sin aceite, acompañado de una porción de vegetales al vapor como brócoli, calabacín o espárragos. Si le da hambre, come aperitivos de rebanadas de fruta o toma agua y toma un multivitamínico diario con hierro extra.

No ha eliminado el alcohol completamente, pero cambió los vinos de mesa blancos, su bebida favorita, por vinos rojos, estableciendo un límite de una copa por salida.

No, no ha sido fácil, dijo. Pero es parte del trabajo, y ama lo que hace. “Es difícil, pero sé cuál será el resultado”, dijo. “No hay beneficios sin dolor”.

La especialista en nutrición, la médico Melina Jampolis, dijo que el régimen de McCotry no es tan malo como las historias de terror de personas fumando para evitar el hambre o sobreviviendo precariamente con aguas de sabor. Pero aún así es un poco baja en calorías y grasa para una salud óptima, dijo, y puede llevar a una pérdida de masa muscular, que es difícil de reconstruir.

El proceso crea un círculo vicioso en el que cada vez que una persona hace una dieta como la de McCotry, tiene que ir a un nivel todavía más bajo de ingesta calórica para perder peso. Mientras tanto, la pérdida de nutrientes podría llevar a deficiencias a largo plazo y causar estragos en la capacidad del cuerpo para metabolizar, dijo Jampolis.

“Con dietas bajas en grasa, vemos a personas delgadas con grasa, con las que adelgazan, pero su nivel de grasa corporal aumenta porque pierden músculo”, dijo Jampolis.

“No llamaría a esto una dieta extrema. Es muy baja en calorías, y ciertamente pierde grasa, pero si añadió proteínas en el almuerzo y aperitivos saludables como nueces, semillas y aguacate; creo que se verá y se sentirá grandiosa”.

A medida que la Semana de la Moda comienza, dijo McCotry, otras prioridades consumen su atención, como armar atuendos que la ayudarán a entrar a los shows a los que no ha sido invitada. Cree que está un paso más cerca de las pasarelas, gracias a su dieta #NYFW. Después de todo, pasó de pesar 69 kilogramos a 64 kilogramos en sólo dos meses.

“Este proceso es muy agotador, pero poder estar en la Semana de la Moda es el sueño de toda mujer”, dijo. “Cada mujer debe experimentarlo al menos una vez, aunque no pases lo que nosotras tenemos que pasar”.


Secciones: Entretenimiento • Moda