(CNN) – ¿Qué hace el presidente de Estados Unidos Barack Obama cuando se encuentra con otra persona nacida en Hawái? Le pide su certificado de nacimiento.

Mientras hacía campaña en Florida el sábado, el presidente se detuvo en Gator Dockside, un bar deportivo en Florida con televisores de pantalla grande y alitas de pollo. Después de tomarse una cerveza, saludar a la gente y liderar un coro cantando “Feliz cumpleaños”, Obama se encontró con alguien nacido en su estado natal.

“Mi hijo menor”, le dijo una mujer al presidente, señalando al otro lado de la mesa.

“¡Es hawaiano!”, exclamó Obama, viendo a Andre Wupperman, quien ahora vive en Orlando y que cumplirá 7 años la próxima semana, según dijeron los periodistas.

“¿Sabes cómo hacer un shaka?”, preguntó, haciendo el gesto hawaiano con el pulgar y el dedo meñique.

“¿Naciste en Hawái?”, le preguntó luego al niño, y luego lo señaló. “¿Tienes un certificado de nacimiento?”.

Detrás de la sonrisa de Obama y de las risas de quienes estaban en el lugar están las teorías conspirativas de los republicanos, quienes aseguran que Obama no nació en Estados Unidos, y que por ende no puede ser elegido presidente.

Obama difundió un registro de nacimiento durante la campaña de 2008, y en la primavera de 2011, publicó el certificado de nacimiento. Ambos documentos muestran que nació en un hospital de Hawái el 4 de agosto de 1961. Anuncios de un periódico publicado en esa fecha también registraron el nacimiento en ese estado. Sólo los ciudadanos nacidos en estados Unidos pueden ser presidentes.

Entre los famosos que han dudado del lugar de nacimiento de Obama están Donald Trump y Joe Arpaio. Arpaio, el policía de mayor rango en el condado de Maricopa, Arizona, dio una conferencia de prensa este año para anunciar los hallazgos de una investigación que le hizo a los documentos de Obama.

Trump, quien ha apoyado y patrocinado al candidato presidencial republicano Mitt Romney, ha escrito en Twitter  y comentado en varios medios, incluyendo en CNN, que es escéptico sobre el lugar de nacimiento de Obama.

Y Romney mismo habló del tema hace dos semanas. En un evento en Michigan, su estado natal, Romney hizo lo que luego diría que fue un chiste sobre su certificado de nacimiento.

“Ann nació en el hospital Henry Ford, yo nací en el hospital Harper”, dijo. “Nadie nunca me ha pedido mi certificado de nacimiento. Saben que éste es el lugar en donde nací y crecí”.

En una entrevista ese mismo día, Romney dijo: “Era algo divertido para nosotros y el humor… tenemos que tener algo de humor en la campaña también”.

Para que haya humor se necesita una frase chistosa.

Y el sábado en Florida, Obama se estaba riendo.