(CNNEspañol.com) – Un Barack Obama a la defensiva y un firme Mitt Romney fueron las características principales en el debate que se llevó a cabo este martes por la presidencia de Estados Unidos.

El mandatario defendió su historial y desafió a Romney durante el encuentro de 90 minutos, argumentando que las políticas de su rival republicano estarían a favor de los ricos, si es elegido.

Romney atacó en repetidas oportunidades al gobierno de Obama, diciendo que los millones de personas sin empleo y la lenta recuperación económica muestran que las políticas del presidente han fracasado.

El encuentro, celebrado en la Universidad de Hofstra en Nueva York, estuvo dirigido a votantes indecisos, con miembros de la audiencia haciendo las preguntas y la corresponsal en jefe en materia política de CNN, Candy Crowley, como moderadora.

Obama estuvo más animado que en su discreta y criticada actuación durante el primer debate hace casi dos semanas.

“El gobernador Romney dice que tiene un plan de cinco puntos, pero no es así. Ese plan tiene un solo punto y es asegurar que los más pudientes jueguen con diferente reglas diferentes”, dijo Obama sobre la estrategia de su oponente para tratar de revitalizar la economía.

La primera pregunta vino de parte de un estudiante universitario de 20 años, preocupado por si sería capaz de ganarse la vida después de graduarse.

"Más deuda y menos trabajo. Voy a cambiar eso. Se lo que hace falta para disminuir el desempleo” respondió Romney. "Cuando te gradues en 2014 – creo que estaré en la presidencia – me aseguraré que tengas un empleo".

En materia energética Obama aseguró que "desde el principio de mi mandato, he dicho que no podemos sólo producir fuentes tradicionales de energía, tenemos que mirar al futuro", y añadió que "la producción de gas natural nacional ha batido récords".

Ante esta postura, Romney respondió que “no creo que nadie en este país crea que usted está luchando por el petróleo, el carbón y el gas natural. Yo lucharé por eso".

Reforma inmigratoria

Al hablar del tema de la inmigración ilegal Obama, aseguró que su rival considera un "modelo" la polémica ley "antiinmigrante" de Arizona.

Ese estado aprobó la polémica ley SB1070 a finales de julio de 2010, y desde entonces esta regulación ha servido de referencia para que otros estados sigan sus pasos aprobando medidas legislativas en contra de los inmigrantes ilegales.