5 cosas para tener en cuenta con el voto latino
4 noviembre 2012
07:11 PM ET

5 cosas para tener en cuenta con el voto latino

Por Gustavo Valdés, CNN en Español

(CNNEspañol) – Este ya ha sido un año histórico en materia política para los latinos y el destino de las próximas elecciones presidenciales probablemente recaerá sobre los hombros de esta comunidad.

Ambos candidatos hicieron esfuerzos extraordinarios para atraer el voto latino en este ciclo electoral, que incluyó su participación en un foro organizado por una red de televisión de habla hispana que les permitió a Barack Obama y a Mitt Romney hablarle directamente al grupo votante de mayor crecimiento en el país.

A pesar de que las encuestas muestran que los latinos se interesan por los mismos temas que el resto de la nación y dicen que la economía, el empleo, la educación y la salud son sus principales preocupaciones, la inmigración es el tema que ha acaparado los titulares y uno en el que los candidatos se han enfocado al dirigirse a los hispanos.

El presidente Obama trató de redimirse por no cumplir su promesa de promulgar una reforma integral dentro del año de su elección mediante la concesión de alivio administrativo a cientos de miles de jóvenes inmigrantes traídos al país ilegalmente. Mitt Romney, por su parte, trató de parecer duro con la inmigración durante la temporada de primarias pero ya ha dicho que no suspendería la operación de socorro y que trabajaría en una reforma de inmigración tan pronto como sea electo.

Más allá de la inmigración, aquí hay cinco aspectos a tener en cuenta el día de las elecciones:

1.     La participación electoral

La Asociación Nacional de Funcionarios Electos y Designados Latinos estima que unos 12,2 millones de hispanos votarán este año. La mayoría se encuentran en estados como California, Texas o Nueva York, donde no es probable que hagan una gran diferencia en la contienda nacional, ya que los estados tienen fuerte ideología partidista que se considera "segura", ya sea para los demócratas o los republicanos.

Florida es el estado donde el voto latino será crucial no sólo porque creció 34,5% comparado con el 2008, pero porque parece estar cambiando de ser un enclave seguro para los republicanos en la parte sur del estado gracias a la comunidad cubano-americana, a un estado con inclinaciones demócratas en el centro del estado –de Orlando a Tampa-, un corredor influenciado por  puertorriqueños y otros grupos hispanos.

Los latinos también son cortejados en otros estados en disputa, incluyendo Virginia y Carolina del Norte, estados en los que ganó Obama en 2008 por un pequeño margen y que de acuerdo al censo de 2010 mostraron un gran aumento en la población latina.

En Nevada y Colorado, los hispanos ya tienen cierta influencia y su participación hará la diferencia. Incluso en Ohio, donde según el Centro Pew 166.000 de los 355.000 latinos que viven ahí están registrados para votar y en el que ambos candidatos tienen publicidad en español y cuentan con equipos en el lugar para animarles a votar.

2.     El enfrentamiento de dos cubanos en Florida

El monopolio republicano en la comunidad cubano-americana se podría acabar en el distrito electoral 26 del sur de Florida.

El actual representante David Rivera se enfrenta al demócrata Joe García, una repetición de la contienda de hace dos años, que favoreció al republicano.

Pero el Miami Herald informa que Rivera está detrás en las encuestas debido a una investigación del FBI sobre denuncias de que el congresista canalizó dineros hacia un rival de García en las elecciones primarias.

Una victoria de García sería más un reflejo de los cambios en el distrito (que ahora se extiende a los Cayos, políticamente más moderados, y excluye el extremo occidental del sur de Florida, que antes era parte del distrito tradicionalmente más conservador) y no un cambio de ideología en la comunidad cubano-americana. Una reciente encuesta del Herald muestra que más de 76% de los cubano-americanos de Miami Dade prefieren a Mitt Romney

3.     Las contiendas históricas en Texas y California

Después de una larga y amarga lucha partidista para tener cuatro nuevos distritos electorales para favorecer a los candidatos latinos y así reflejar el aumento de esa población, sólo el distrito 34 en Texas a lo largo de la frontera y el Golfo de México tienen dos candidatos hispanos, el demócrata Filemón Vela y la republicana Jessica Puente Bradshaw.

Sin embargo, no es probable que aumente la representación hispana en la Cámara ya que el veterano congresista de El Paso Silvestre Reyes perdió las primarias demócratas frente a Robert O'Rourke, quien convenientemente se dio el apodo latino “Beto”.

La republicana Barbara Carrasco es quien lo reta pero sus posibilidades de ganar, así como las de Puente, son tenues, debido a que ambos distritos favorecen a los demócratas. Pero si alguna de ellas da la sorpresa, se convertirá en la primera congresista latina de Texas.

En otra contienda de interés, Joaquin Castro es favorito para reemplazar a otro hispano en el distrito 20. Joaquin es el  hermano gemelo del alcalde de San Antonio, Julian, quien dio el discurso principal en la Convención Demócrata.

El punto brillante para los hispanos es el republicano Ted Cruz, quien está a punto de convertirse en el primer senador hispano de Texas.

En California, el doctor Raul Ruiz y el exastronauta Juan Hernandez, son dos hispanos demócratas que están dando serios problemas a los congresistas republicanos en ejercicio, mientras que Juan Vargas está en línea para reemplazar al congresista Bob Filner en un distrito de mayoría demócrata.

4.     Maryland y el Dream Act

El año pasado, la Legislatura de Maryland aprobó la ley Dream, que les permite a los estudiantes indocumentados pagar la colegiatura como si fueran residentes legales del estado. La ley fue firmada por el gobernador Martin O'Malley. Pero la ley fue impugnada por opositores que reunieron suficientes firmas para forzar el tema a un referéndum, que se decidirá el martes.

Algunos estados, como Texas y California, tienen leyes similares, pero esta es la primera vez que los votantes tienen la oportunidad de decidir sobre la cuestión. La ley fue suspendida hasta después de las elecciones.

5.     ¿Seguirá Arpaio en Arizona?

"El sheriff más duro de Estados Unidos" está buscando la reelección por sexta ocasión como sheriff del  condado de Maricopa. Joe Arpaio enfrenta a los votantes en medio de una serie de acusaciones de corrupción e investigaciones federales impulsadas por su postura contra la inmigración ilegal. Líderes latinos en Arizona están haciendo una feroz campaña por su derrota.