Latinoamérica aguarda la elección en EE.UU. entre el desencanto y la esperanza
Los líderes de la región, incluido el presidente Obama se reunieron por última vez en la Cumbre de las Américas de abril.
5 noviembre 2012
11:27 AM ET

Latinoamérica aguarda la elección en EE.UU. entre el desencanto y la esperanza

Por Eloísa Capurro

MONTEVIDEO, Uruguay (CNNMéxico) — Latinoamérica aguarda las elecciones de Estados Unidos con la desilusión marcada por la promesa incumplida de Barack Obama de recuperar la influencia de su país en la región.

El equipo de campaña del presidente ha recordado estos últimos días de campaña sus visitas a la zona. La última gira fue en 2011 e incluyó Chile, Brasil y El Salvador. Los demócratas han destacado el desarrollo de mayores lazos económicos con México, Colombia o Perú. El candidato republicano, Mitt Romney, ha hablado de “oportunidades por aprovechar” en un continente que crece en medio de la crisis económica internacional.

El intercambio económico entre Estados Unidos y América Latina se ha reducido, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). De las importaciones de productos latinoamericanos en el mundo, la cuota de EE.UU. bajó de un 51% en 2000 a un 33% en 2009. Su índice como mercado de destino para las exportaciones latinoamericanas pasó de un 60% a un 39%.

“Quien en realidad ha ganado peso en la región es China”, dijo Sergio Jellinek, portavoz del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, en entrevista con CNNMéxico. “En varios países, ha llegado a sobrepasar la penetración comercial de EE.UU. o Europa, y esto parece ser una tendencia no coyuntural. De todas formas, para los países con más vínculos comerciales con EU, como México, América Central y el Caribe, la recuperación de la economía estadounidense es esencial”.

CNNMéxico recopila las expectativas de los países de la región con más peso internacional ante las elecciones estadounidenses.

Argentina

Tras ser un aliado clave, Argentina se ha vuelto un foco de problemas para EE.UU. La relación se ha enfriado durante los últimos dos años de la presidencia de Cristina Fernández. “Es cierto que la retórica kirchnerista cada tanto critica a EU, pero el gobierno argentino se destacaba por ser uno de los que más cooperaba con Washington en seguridad internacional”, dijo a CNNMéxico el politólogo Julio Burdman, director de Ciencias Políticas de la Universidad de Belgrano, en Buenos Aires. “Eso cambió cuando Argentina adopta la nueva doctrina de seguridad sudamericana”.

EU evitó pronunciarse sobre polémicas como la nacionalización de la petrolera YPF, hasta entonces en manos de la española Repsol. En febrero, Argentina incautó material de un avión militar estadounidense, lo que derivó en un conflicto de cuatro meses, hasta la devolución del material.

“Eso es una cosa gravísima. Y va generando la imagen de que Argentina no es confiable”, dijo a CNNMéxico el académico Norberto Consani, director del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de La Plata. “No estamos generando solidaridad internacional. A la Fragata Libertad nadie le admitió el ingreso, incluido el gobierno norteamericano”, ejemplificó Consani, refiriéndose a una embarcación argentina que lleva un mes retenida en el puerto de Ghana por un embargo judicial.

Fernández emprendió en septiembre una gira por EU, donde centró sus discursos en YPF e Irán. La victoria de los republicanos podría agudizar el conflicto por el pago a los ahorristas que compraron bonos del Estado antes de de la crisis de 2002 y que no aceptaron el canje propuesto por el gobierno para salir de la crisis económica. El problema ha llegado a tribunales internacionales, incluido Nueva York.

Brasil

La mayoría de los brasileños votarían, si pudieran, por Obama. De acuerdo con una encuesta del instituto GlobeScan/PIPA, realizada en octubre a pedido de la BBC, el 66% de los brasileños prefieren una reelección del presidente. La simpatía se extiende a los gobiernos. Brasil fue uno de los países escogidos por Obama en su última gira latinoamericana y la presidenta, Dilma Rousseff, visitó al mandatario estadounidense en abril de este año.

Tras un crecimiento sostenido de alrededor del 4% del PBI, la economía brasileña se ha ralentizado y son bien recibidas las señales de recuperación del mercado estadounidense, destino final de buena parte de la manufactura brasileña. “Pero el interés ya no es solo de las empresas estadounidenses instaladas en Brasil, también de las brasileñas con sede en EU”, explica a CNNMéxico el analista Paulo Sotero, director para Brasil del Woodrow Wilson International Center for Scholars. “Se está creando una nueva dinámica entre los países”.

Brasil ha cobrado un papel clave en América Latina que no ha escapado a EE.UU. “Cada vez más Washington recurre a Brasil para que muestre liderazgo en los problemas clave de América del Sur, por ejemplo la crisis desatada en Paraguay tras la destitución del presidente Fernando Lugo”, dijo a CNNMéxico Peter Hakim, director del "think tank" Inter-American Dialogue, con sede en Washington.

Este liderazgo ha despertado tensiones. El ministro de Economía brasileño, Guido Mantega, criticó en septiembre la política económica de la Reserva Federal y advirtió del peligro para los países emergentes. Brasil y Estados Unidos mantienen posiciones discordantes sobre Cuba y el rol de organismos clave como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Ambos tuvieron posiciones enfrentadas durante la crisis de Honduras tras la deposición del presidente Manuel Zelaya en 2009. Todavía con Lula da Silva como jefe del gobierno brasileño, hubo desacuerdo en las negociaciones por un pacto militar entre Colombia y Estados Unidos.

Con Rousseff, los analistas hablan de un “relanzamiento” de las relaciones bilaterales. “A pesar de sus persistentes divergencias, Estados Unidos y Brasil no son antagonistas”, dijo Hakim. “Dilma ha reducido el perfil internacional de Brasil y se ha notado una flexibilización de las relaciones bilaterales. Los grandes enfrentamientos se han evitado”.

Chile

La prensa chilena ha marcado reiteradamente las similitudes entre el perfil del presidente Sebastián Piñera y Romney. Ambos son empresarios que se lanzaron a la arena política con aspiraciones de conducir un país en tiempos de crisis. Pero Piñera no ha manifestado preferencias por ninguno de los dos candidatos estadounidenses y ha sostenido una buena relación con Obama. El mandatario estadounidense visitó Chile y envió un mensaje de solidaridad al cumplirse un año del terremoto que devastó al país sudamericano. Piñera celebró el operativo estadounidense a Osama bin Laden.

“Chile es el país con lazos más fuertes con Estados Unidos en la región. México y Colombia tienen lazos más significativos, pero por lo mismo muchos más roces. La distancia favorece a Chile”, dijo a CNNMéxico Andreas Feldmann, del Instituto de Ciencia Política de la Universidad Católica de Chile.

Chile negocia su incorporación al programa Global Entry, que flexibiliza los sistemas migratorios con EU y del que forman parte México, Canadá, Corea del Sur y Holanda. EU negocia desde 2008 su incorporación al Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, que Chile ha suscrito con Nueva Zelanda y Singapur, y que podría incluir a México y Perú.

“Independientemente de quien triunfe, la relación se mantendrá en el proceso de fortalecimiento”, dijo a CNNMéxico el analista Guillermo Holzmann, de la Universidad de Valparaíso. Para Chile es importante el apoyo estadounidense ante los reclamos limítrofes de Perú y Bolivia, y para EU lo es el apoyo que Chile pueda darle en el proceso de estabilización de Haití, recordó Feldmann.

Venezuela

Las apariciones públicas del presidente Hugo Chávez suelen incluir ataques a Estados Unidos y al mandatario de turno. En enero de 2009, cuando Obama ocupó la presidencia, Chávez advertía que todo sería “el mismo fiasco” que durante la administración George W. Bush. “Ojalá yo me equivoqué, pero yo creo que (con) Obama viene la misma miasma, por no decir otra palabra, es lo que yo creo”, dijo durante un acto público.

Estados Unidos se abstuvo de felicitar a Chávez tras su reelección en octubre. Le pidió que no olvidara “a quienes no votaron por él”. El equipo de Romney había manifestado antes de las elecciones venezolanas que los días de Chávez estaban "contados”. El republicano dijo que Venezuela “ha fallado en honrar el espíritu de libertad” y que Chávez promueve en América Latina “ideas opuestas a la libertad, impiden la prosperidad y expanden la tiranía".

Chávez se ha manifestado a favor de la reelección de Obama. “Yo creo que Barack Obama, quítale lo de presidente, es un buen tipo. Si tú lo aíslas de su contexto hoy, en lo personal”, dijo en julio en una entrevista con una emisora estatal.

“Chávez se ha tomado como algo positivo que EU no considere una amenaza a Venezuela”, explicó a CNNMéxico la analista María Tarre de Lara, de la Universidad Simón Bolívar. “Yo más bien pienso que considera a ‘la amenaza’ chavista como algo insignificante. Si gana Romney, es probable que, en apariencia, las relaciones se deterioren un poco más. Pero mientras sigan las ventas de petróleo, todo permanecerá igual”.

Se estima que Venezuela produce tres millones de barriles diarios de petróleo, de los cuales 2.5 millones son exportados. Estados Unidos ha sido uno de sus principales destinos de exportación, pero en los últimos años ha comenzado a perder peso. De enero a agosto de 2012, hubo una caída en la venta de petróleo de un 43% en comparación con el mismo período del año anterior.

“Las relaciones institucionales entre los dos países está casi en cero”, dijo el académico y profesor de la Universidad Central de Venezuela, Carlos Romero, en entrevista con CNNMéxico. “Esto promueve lo mediático y las descalificaciones mutuas. Las relaciones bilaterales continuarán desarrollándose en un plano muy reducido. Hoy la suspensión del suministro de crudo a Estados Unidos es considerada una medida extrema y no está contemplada”.

“Lo más difícil es la política de alianzas a nivel mundial que son distintas: Irán, Siria, acercamiento a Rusia y China”, agregó Romero. “La Casa Blanca está convencida que las alianzas conservadoras que se han formado en el Medio Oriente se pueden crear también en América Latina para así reducir la influencia de Venezuela”.

Colombia

Para Colombia, Estados Unidos es un socio económico clave. Es el destino del 40% de las exportaciones colombianas y en octubre de 2011 ambos firmaron un Tratado de Libre Comercio que comienza a implementarse ahora.

También son socios clave en el ámbito militar. En 2009 firmaron un acuerdo de cooperación en este rubro que le valió a Colombia críticas en la región y a nivel interno: en 2010 fue declarado inconstitucional por la Justicia colombiana. En abril de este año, tras la Cumbre de las Américas, el presidente Juan Manuel Santos mantuvo una reunión bilateral con Obama para analizar cómo trabajar juntos en la lucha contra el narcotráfico en Centroamérica.

“Desde hace décadas, el tema del narcotráfico, un problema central en Colombia, ocupa un lugar muy importante en la agenda con Estados Unidos”, dijo a CNNMéxico el catedrático de la Universidad Nacional de Colombia, Rodrigo Uprimny. “En el gobierno Obama, y tras la asunción de Santos, se ha podido debatir la política de guerra contra las drogas y la prohibición planteada por el gobierno colombiano”.

Las elecciones estadounidenses llegan en medio de la negociación con las FARC que el gobierno de Santos acaba de impulsar. “Mi esperanza es que se pueda crear una Colombia en paz y que las FARC depongan las armas y reconozcan que, aunque tengan desacuerdo con el gobierno, deben participar en un proceso político en vez de usar la violencia”, dijo Obama en declaraciones a medios colombianos.

Las negociaciones iniciadas en octubre podrían implicar a EU en extradiciones de importantes líderes de la guerrilla colombiana. “Simon Trinidad, un alto líder de la guerrilla colombiana, se encuentra detenido en Estados Unidos. Y para las FARC puede ser un asunto de honor su retorno”, dijo Uprimny. “Aquí la agenda bilateral ha estado marcada por ciertas extradiciones en casos sensibles en derechos humanos, como la de los jefes paramilitares durante el gobierno (Álvaro) Uribe, o la reciente extradición de un general acusado de vínculos con organizaciones paramilitares”.

Un gobierno de Romney, dijo el académico, podría dificultar este proceso de negociaciones puesto que iniciaría un gobierno menos flexible para apoyar a Colombia en este proceso.

Centroamérica

La atención también parte de otros países de la región, sobre todo por el interés en la relación comercial o en su población inmigrante que reside en EU.

En Guatemala preocupa la situación de sus más de dos millones de compatriotas en tierras estadounidenses. “Me temo que con otro mandato de Obama las cosas se mantendrían como en los últimos cuatro años”, dijo a CNNMéxico el académico Roberto Wagner.

“La cooperación será poco significativa en materia de seguridad, el comercio poco fluido, y continuarán las deportaciones y el mal trato para los migrantes sin papeles. Un gobierno de Romney podría mejorar las condiciones comerciales”.

Uruguay ha mantenido una estrecha relación comercial con Estados Unidos, a pesar del bloqueo al Tratado de Libre Comercio que en 2006 intentó firmar con aquel país. Una discusión que hoy aparece zanjada.

“Hoy se busca cultivar una relación pragmática y correcta con Estados Unidos, tratando de postularse como un socio independiente y prudente”, según el académico Gerardo Caetano, director académico del Centro de Formación para la Integración Regional, Cefir.