Asistente de Michael Jackson acusa a promotora de la muerte del cantante
La demanda del asistente culpa a AEG de actos y omisiones que provocaron la muerte de Jackson.
14 noviembre 2012
08:09 PM ET

Asistente de Michael Jackson acusa a promotora de la muerte del cantante

Por Alan Duke

(CNN) — El último asistente personal de Michael Jackson afirma que el promotor de conciertos AEG le debe dinero porque, dice, fue responsable de la muerte del icono del pop.

Michael Amir Williams, una de las personas más cercanas a Jackson en sus últimos dos años de vida, presentó una demanda en la que espera que otros exempleados de Jackson se unan para integrar demanda colectiva.

La demanda, presentada en la Corte Superior del Condado de Los Ángeles, Estados Unidos, acusa que los “actos y omisiones de AEG provocaron la muerte de Michael Jackson”.

La presentación de la corte incluye una copia del contrato de AEG con Jackson, revelando que el promotor acordó darle por adelantado al cantante 15 millones de dólares para ayudarlo a comprar una propiedad de 29 habitaciones en Las Vegas, Estados Unidos.

El abogado de AEG llamó a la demanda “claramente frívola” debido a que Williams no tiene legitimidad para demandar porque no fue parte del contrato de Jackson con AEG.

“Es verdaderamente desafortunado que muchos vean la muerte del señor Jackson como una oportunidad para tomar lo más que se pueda para ellos”, dijo el abogado de AEG, Marvin Putnam.

“Esta es la demanda por homicidio culposo más reciente con alguien que espera sacar provecho de la trágica muerte de Michael Jackson de la misma forma en la que sacaron provecho de su trágica vida”.

El médico Conrad Murray, quien atendió personalmente a Jackson mientras se preparaba para los espectáculos del cantante con This Is It, fue condenado hace un año por homicidio involuntario en la muerte de la estrella del pop.

El médico forense dictaminó que Jackson murió de una sobredosis por el anestésico quirúrgico propofol combinado con sedantes el 25 de junio de 2009, dos semanas antes de los conciertos que iban a comenzar en Londres.

La demanda alega que AEG nunca le pagó al personal de Jackson como fue requerido en el contrato de enero de 2009 con Jackson.

“Después de que el contrato fue firmado y la presentación comenzó, Michael Jackson tuvo problemas por mantener el ritmo con el programa riguroso del Tour y las demandas físicas”, se estableció en la demanda. “En respuesta, AEG, comenzó una serie de actos y omisiones irrazonables”.

Los “actos y omisiones” supuestamente involucraron la contratación y supervisión del médico Murray.

“AEG utilizó a Conrad Murray como una herramienta para promover sus propósitos de negocios y abusó la discreción dada a AEG bajo (el) contrato”, menciona la demanda.

La empresa no pudo ver “las calificaciones, experiencia y especialidad médica de Conrad Murray”, sino que en su lugar ponderó los beneficios que Murray podía traer, incluyendo “manejar a Michael Jackson para que pudiera cumplir con los plazos y horarios que AEG puso en marcha”, se afirma.

El testimonio en el juicio de Murray indicó que Jackson lo escogió para ser su médico de tiempo completo para el tour, pero que AEG le pagaría.

AEG, que también se defiende en una demanda por homicidio culposo presentada por la madre y los tres hijos de Jackson, niega que fue responsable de contratar o supervisar a Murray. Esa demanda se espera que sea escuchada por un jurado en abril próximo.

Un juez debe decidir si la demanda más reciente puede ser hecha como una demanda colectiva con la unión de otros exempleados.

Los correos electrónicos internos de AEG se filtraron a una reportera en septiembre incluyendo uno escrito por Randy Phillips (presidente de AEG Live) en marzo de 2009 diciendo que Jackson estaba “encerrado en su habitación borracho y abatido” el día en que la estrella de pop debía aparecer en la Arena O2 para anunciar públicamente las presentaciones.

“Le grité tan fuerte que las paredes tiemblan”, escribió Phillips. “Es un desastre emocionalmente paralizado lleno de odio a sí mismo y dudas ahora que es momento del show”.

Los correos electrónicos, publicados por el diario Los Angeles Times, indicaban que los ejecutivos de AEG tenían dudas importantes sobre la capacidad de presentarse de Jackson.

“No podemos ser forzados a detener esto, lo que Michael Jackson intentará hacer porque es flojo y constantemente cambia su opinión para ajustarse a sus deseos inmediatos”, escribió el ejecutivo de AEG Live, Paul Gongaware, en un correo electrónico a Phillips.

Los ensayos perdidos de Jackson en junio provocaron preocupaciones sobre que era lento para aprender sus rutinas de baile y tendría que hacer playback en el escenario, reportó el periódico.

“Michael Jackson no está lo suficientemente en forma para cantar esto en vivo y bailar al mismo tiempo” se leía en un correo electrónico del director musical del show, reportó el periódico.

Un administrador de producción escribió: “él era un caso perdido. La duda es omnipresente”.

Una fuerte advertencia del director del show, Kenny Ortega, quien trabajó cercano a Jackson en las giras previas, llegó a mediados de junio, aproximadamente una semana antes de la muerte de la estrella.

Ortega escribió a Phillips que Jackson tenía “señales fuertes de paranoia, ansiedad y comportamiento obsesivo” y sugirió que llevaran a “un psiquiatra bueno para evaluarlo lo más pronto posible”.

“Es como si hubieran dos personas ahí. Una (muy en el fondo) intentando aferrarse a lo que era y aún puede ser y que no quiere que se lo quitemos, la otra en este estado debilitado y problemático”, escribió Ortega. “Creo que necesitamos orientación profesional en este asunto”.

Ortega testificó en el juicio de Murray sobre sus preocupaciones sobre la condición frágil de Jackson y los ensayos perdidos. Estas preocupaciones resultaron en una reunión seis días antes de la muerte de Jackson en la que Murray aseguró a los promotores que tendría listo a Jackson para los ensayos de la semana próxima.

Un correo electrónico de parte de Phillips después de esa reunión afirmó que tenía confianza en Murray, “por quien gano un inmenso respeto mientras trato más con él”.

“Este médico es extremadamente exitoso (revisamos a todos) y no necesita este concierto, así que (es) totalmente imparcial y ético”, se leía en el correo electrónico.

Un correo electrónico de Phillips enviado semanas después de la muerte de Jackson lo llamó “una tragedia terrible”, pero añadió “la vida debe continuar”.

“AEG hará una fortuna de las ventas de mercancía, retención de boletos, exhibición del tour y el filme/dvd”, escribió Phillips. Se le permitió a AEG Live vender mercancía del tour de Jackson y una parte de las ganancias del documental This Is It, que fue producido de un video de ensayos.

Temas:
Secciones: Celebridades
soundoff (Ninguna respuesta)

Los comentarios están cerrados.