La isla desierta que inspiró la guarida de un villano de James Bond
Una antigua instalación en la isla minera se convirtió en el lugar de una de las escenas de la más reciente película de James Bond.
18 noviembre 2012
10:40 AM ET

La isla desierta que inspiró la guarida de un villano de James Bond

(CNNTravel) – La isla de Hashima, también conocida como Gunkanjima (que significa “la isla buque de guerra por su forma similar a un barco) es un conjunto de ruinas de concreto de 60.000 metros cuadrados en el mar de Nagasaki, Japón.

Fue el hogar bulloso de miles de mineros de carbón en los años cincuenta y fue cerrado en 1974. La isla ha estado abandonada desde entonces.

Hasta que la cultura popular y, más recientemente, una película de James Bond la redescubrieron.

El abandono dejó a la isla en ruinas: edificios de concreto vacíos e instalaciones mineras colapsadas crear una atmósfera atemorizante.

Se diría que no es el mejor sitio para establecer un negocio.

A menos de que seas el raro, convincente (y cariñoso) villano Raoul Silva –interpretado por Javier Bardem- en Skyfall que hizo de la isla su guarida.

Aparte de su uso como locación para la cinta, la cinta había aparecido en titulares de prensa cuando en 2008 una organización sin ánimo de lucro propuso que fuera designada como un patrimonio por la Unesco.

El gobierno surcoreano se opuso a la medida, diciendo que en las instalaciones mineras trabajaban de manera forzosa los empleados coreanos durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de la oposición, la propuesta llegó a estar en la lista de la Unesco.

Hashima permaneció completamente clausurada hasta 2009. Ahora los turistas pueden visitarla.

El problema es que no hay mucho más que hacer que admirar las ruinas y el aislamiento, que es de hecho la misteriosa atracción del lugar.

Los edificios en ruinas y los objetos abandonados de las personas que trabajaban en la mina hacen que este lugar se sienta como el más desolado en el planeta. Dudamos que haya una señal  de Wi-Fi decente, a pesar de los sofisticados equipos que tenía Silva en la película.

Los viajes en bote a la isla, que duran 50 minutos, parten desde Nagasaki. Eso sí, debes empacar almuerzo y asegurarte de que te den un boleto de regreso. El MI5 no estará pendiente para ayudarte.


Secciones: Cine • Japón • Viajes y Turismo