Feliz cumple número 20, SMS ;)
3 diciembre 2012
01:25 PM ET

Feliz cumple número 20, SMS ;)

Por Leonardo Peralta

(CNNMéxico) — Uno de los pilares de la vida social en la actualidad son los mensajes SMS (Short Message Service). Es difícil hallar a un usuario de telefonía móvil que no haya enviado por lo menos uno, incluso se ha creado su propia familia de verbos no oficiales: mensajear, textear e incluso esemesear.

Desde la década de 1990 existían mensajes de texto enviados a dispositivos llamados pagers (conocidos en México como bíper), que el emisario dictaba oralmente a un operador, quien a su vez los transcribía y enviaba. Pero la primera vez que se envió un SMS a un celular fue el 3 de diciembre de 1992, cuando un ingeniero inglés llamado Neil Papworth mandó, a un directivo de la empresa de telecomunicaciones Vodafone, la frase: "Happy Christmas".

Después de ese primer mensaje, este servicio de envío de textos de hasta 160 caracteres, ha crecido de manera explosiva. La empresa Informa Telecoms & Media calcula que en 2011 se emitieron 5.900 millones de SMS en todo el mundo.

En México el crecimiento ha sido acelerado: datos de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) indican que en 2006 (primer año del que se tiene información) en nuestro país se generaron 21.670 millones de mensajes SMS, mientras que en 2011 la cifra ascendió a 72.566 millones de mensajes (3,5 veces más).

Los SMS usan un ingeniería simple que los hace favoritos en el envío de información: gobernados por protocolos desarrollados por un organismo internacional llamado 3rd Generation Partnership Project (3GPP), sólo se necesita un servidor habilitado para manejar el tráfico de mensajes y teléfonos compatibles con el protocolo de comunicación llamado 3GPP TS 23.040. Así, virtualmente cualquier teléfono en el mundo, sin importar su sofisticación, tiene capacidad para enviar y recibir mensajes.

Esto ha permitido que los SMS puedan usarse para muchas cosas más que comunicar personas. “Los mensajes de texto se han usado para proveer información sanitaria en África y proporcionar alertas de tsunami en el sureste asiático”, dijo Hamadoun Touré, secretario general de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones, en entrevista con CNNMexico en diciembre de 2011.

Desde mediados de la década pasada, los mensajes SMS se usan para habilitar sistemas de pago remoto: en 2007 Kenia fue pionero con el servicio M-Pesa para envío de dinero vía SMS, cuya idea se ha extendido por el mundo y ahora comienza a llegar a México con proyectos como MiFon.

Los SMS también han cobrado relevancia política. El 13 de marzo de 2004, dos días después de los atentados terroristas en Madrid y a pocas horas de las elecciones presidenciales, cadenas de mensajes convocaron a manifestaciones para exigir que las investigaciones del atentado se apegaran a la realidad y no a la satisfacción de un partido político. Incluso activistas como la cubana Yoani Sánchez ha logrado evadir los controles del gobierno cubano al acceso a internet, actualizando su cuenta de Twitter por medio de mensajes SMS.

Los nuevos rivales del SMS

Desde mediados de la década del 2000, nuevos sistemas de comunicación llegaron para competir con el SMS. En 2006 Research In Motion (RIM), la empresa fabricante de BlackBerry, lanzó al mercado el servicio BlackBerry Messenger (BBM), que permitía a las personas enviar mensajes de texto entre los diversos modelos del dispositivo. Esto ha creado una comunidad que hasta 2011 tenía alrededor de 43 millones de usuarios activos, la mayoría en entornos empresariales.

El creciente número de personas que tienen internet en su celular – (el organismo 4G Américas estima que actualmente el 11% de los 98,8 millones de suscripciones de servicios móviles en México tiene algún plan de datos)- amenaza el reinado de los mensajes SMS.

La aparición de varios servicios de mensajería gratuitos, llamados OTT (Over The Top, es decir, que se montan sobre la conexión de internet móvil del usuario) reta al servicio de texto tradicional. Algunos ejemplos son WhatsApp, que surgió en 2009 y permite enviar mensajes de texto, audio, fotos, coordenadas geográficas y otros contenidos hacia móviles de todo el mundo; iMessage, presentado en 2011 para usuarios de gadgets de Apple, además de que servicios como BBM han evolucionado hasta ofrecer llamadas gratis entre sus usuarios.

En 2011 WhatsApp batión el récord de 1.000 millones de mensajes en un día.

Para Erasmo Rojas, presidente de 4G Américas, “aunque es difícil de medir, es claro que los servicios de mensaje tienen futuro, ya que su costo es menor al de los SMS, amén de que tienen una mayor flexibilidad para enviar otras cosas además de texto”.

Los efectos de los nuevos servicios de texto comienzan a sentirse en empresas de telecomunicaciones de países desarrollados. KPN, el operador más importante de Holanda, anunció en abril de 2011 que, “aplicaciones en smartphones ofrecen vías alternativas de comunicación más allá de la voz y los mensajes SMS. El incremento en el uso de estas apps está llevando a un decremento en el uso de servicios de voz y mensajes de texto, lo cual resulta en menores ingresos”.

Sin embargo, el fin de los SMS podría estar lejos o quizá nunca llegue. Estimaciones realizadas por Pamela Clark-Dickson, de la consultora de telecomunicaciones Informa Telecoms & Media, estiman que para 2016 el tráfico mundial de mensajes alcanzará 9,4 millones de millones, estimulado por la llegada de cientos de millones de nuevos usuarios de servicios móviles en el mundo, especialmente en países con baja penetración y cobertura de internet.

Aunque los humanos dejemos de utilizar los SMS para comunicarnos, los protocolos técnicos permiten el envío de mensajes SMS entre máquinas. Empresas como Telcel y Movistar están trabajando en México desde 2011 para habilitar y promover servicios de comunicación autónoma usando tecnologías como TDMA, que la gente está abandonando por redes más veloces 3G y 4G. Si los humanos dejamos de usar los SMS, robots y otras máquinas estarán listos para seguir el mensajeo.


Secciones: Internet • Móviles • Tecnología