¿Cuánto más esperaremos antes de tener robots que laven nuestros platos?
5 diciembre 2012
09:19 AM ET

¿Cuánto más esperaremos antes de tener robots que laven nuestros platos?

Por John Horn, especial para CNN

Nota del editor: John Horn es presidente de RACO Wireless, proveedor de soluciones de datos inalámbricos para la industria M2M. Horn se unió a RACO Wireless en mayo de 2011 después de haber trabajado en las tecnologías  M2M para T-Mobile durante más de nueve años. Antes de trabajar para T-Mobile, John fue gerente, director y vicepresidente de otras empresas de telecomunicaciones durante más de 22 años.

CINCINATTI, OHIO (CNN) — El desarrollo lleva años en marcha. Gracias a las caricaturas que muchos de nosotros veíamos de niños, imaginamos un mundo en el que las máquinas y los robots incursionarían en cada aspecto de nuestras vidas, un mundo en el que cada familia tendría una Robotina que cocinaría, limpiaría y llevaría a los niños a la cama.

Pues bien, la mayoría de los que lavamos nuestros planos anoche, sabemos que aún no hemos llegado a ese punto. Las preguntas son: ¿Por qué no hemos llegado? y ¿cuánto falta para llegar?

El mundo de las máquinas es real y se avecina. Muchas personas se refieren a él como “máquina-con-máquina” (M2M), el “internet de las cosas”, o el “internet industrial”. Todos estos términos describen la misma cosa: la tecnología automatizada que permite que las máquinas intercambien información entre sí, obteniendo como resultado un beneficio tangible.

Este intercambio de información está cambiando rápidamente la forma en la que trabajamos y vivimos. Probablemente te beneficies de esta tecnología a diario sin saberlo. Las aplicaciones M2M te guían al Starbucks más cercano mientras vas a bordo de tu vehículo conectado, o te permiten vigilar tu casa a distancia desde tu smartphone.

Las aplicaciones permean aún más en el ámbito empresarial, en el que las compañías usan soluciones M2M para todo, desde rastrear la ubicación de un activo valioso que viaja a través de Europa hasta controlar el flujo de un oleoducto en Dakota del Norte desde una oficina en Nueva York.

Entonces, si esta tecnología ya está disponible, ¿por qué no ha llegado a nosotros? ¿Por qué las M2M aún no penetran en cada aspecto de nuestros negocios y vidas personales? Sin duda no se debe a la falta de demanda.

Los analistas y los expertos del sector calculan que el “internet de las cosas” pasará de cerca de 100 millones de dispositivos conectados actualmente a conectar a más de 2.000 millones de dispositivos para 2021, lo que representa una asombrosa tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) del 30%.

¿Que si creo que esta clase de crecimiento se volverá realidad? Sí, pero hay un par de complejidades que deben ser resueltas antes. De hecho, la complejidad es una de las dos principales amenazas que enfrenta el crecimiento de las M2M.

El desarrollo de muchas de las soluciones empresariales M2M tardan meses, si no es que años, y requieren de un enorme compromiso financiero. Cuando quienes toman las decisiones en el sector de la tecnología se encuentran con esos obstáculos, y a pesar de las ganancias del 40% en promedio, las compañías postergan sus estrategias M2M.

Obviamente esto tiene que cambiar para que las M2M cumplan con su enorme promesa. Necesitamos llegar al punto en el que la implementación de una estrategia M2M se lleve a cabo en cuestión de horas o días, no meses y años. Cuando eso suceda, entonces empezaremos a ver la realización del potencial de las M2M tanto para las empresas como para el uso del consumidor.

El segundo factor que amenaza el crecimiento de las M2M tiene que ver con el cambio del sector de la tecnología móvil hacia las redes 3G y 4G. A primera vista, parece extraño. ¿Cómo puede la optimización de la tecnología en la que se basan las M2M amenazar su futuro?

Cuando los prestadores de servicios móviles negocian con un margen limitado para apoyar el desarrollo de la 4G, a veces se sacrifican las redes 2G. El problema que surge es que las aplicaciones M2M evolucionarán hasta llegar a un punto en el que tendrá sentido usar una red 4G; no creo que ya estemos en ese punto, ni que lo estemos por lo menos hasta dentro de un par de años. Así, las 2G tendrán que seguir siendo parte integral del crecimiento de la industria por ahora, y afortunadamente hay proveedores que se han comprometido a seguir apoyando a las 2G.

Conforme el impulso para la proliferación del “internet de las cosas” alcancen los niveles previstos y las empresas y los individuos entren en este valiente mundo nuevo, surgirán algunos obstáculos en el camino.

Sin embargo, el viaje al futuro será más suave y rápido si los proveedores de aplicaciones logran encontrar soluciones fáciles de implementar con el apoyo de las redes que cumplen con sus objetivos tácticos y financieros.

Cuando lleguemos a ese punto, entonces podrás relajarte y dejar que Robotina se haga cargo.

(Este artículo expresa únicamente la opinión de John Horn?.


Secciones: Gadgets • Tecnología
soundoff (4 comentarios)
  1. Carlos Eduardo Peña

    Con este tipo de aparatos y la alta tecnología, lo único es que perdemos nuestra identidad como seres humanos y nos convertimos en esclavos de las maquinas...Ellas nos destruirán...

    5 diciembre, 2012 en 10:50 am | Report abuse |
  2. Roberto Brito

    Que bonita, ridícula. petulante y sofisticada forma de decirnos que somos consumistas y que esperan que lo seamos más para poder desarrollar sus inventos, los cuales, no serán gratuitos tampoco.

    5 diciembre, 2012 en 11:49 am | Report abuse |
  3. Clauddia

    Pues que haremos los humanos si queremos que todo lo hagan las maquinas, ademas yo pensaba que con el lavaplatos era suficiente!

    6 diciembre, 2012 en 6:59 am | Report abuse |
  4. Clauddia

    Yo pensaba que para eso estaba el lavaplatos!

    6 diciembre, 2012 en 7:02 am | Report abuse |