El "infierno" de Connecticut

(CNN) - Esta mañana, un grupo de personas se había reunido en torno a una mesa en una sala de juntas en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown, en el estado de Connecticut.

El tema era un niño problemático de segundo. Entre los asistentes, la madre del niño, la directora, la subdirectora y la psicóloga del colegio.

Eran alrededor de las 9.30.

"Pop. Pop. Pop".

La mamá del niño de segundo dice que sonó así.

El ruido venía del vestíbulo.

La directora, la subdirectora y la psicóloga salieron de la sala y acudieron al vestículo.

La madre se parapetó debajo de la mesa y llamó a la policía.

"Me acurruqué de miedo", dijo.

"Debió disparar como 100 veces", contó.

"Disparo tras disparo tras disparo", agregó.

La subdirectora regresó a la sala con una herida en el pie, dijo la madre.

Nunca vio al atacante.

Vio cadáveres. Dos adultos muertos en el pasillo, en un charco de sangre.

"Nos hicieron salir, pasando al lado de ellos", agregó.

"Tuvieron que sacar a esos niños junto al charco de sangre".

¿Cómo pudo ocurrir? se preguntó en voz alta. "Es una escuela cerrada, te tienen que dejar entrar".

"Fue un infierno", concluyó.

[cnn-package id=64896]