Exmilitar de Estados Unidos es liberado de una prisión en México
El ex infante de marina Jon Hammar, de 27 años, regresó en la noche del viernes a Estados Unidos.
22 diciembre 2012
03:14 PM ET

Exmilitar de Estados Unidos es liberado de una prisión en México

Por Gary Tuchman, CNN

(CNN) – Un ex infante de marina de Estados Unidos que permaneció cuatro medes en una prisión mexicana por un cuestionable cargo de tenencia de armas está en camino a pasar la Navidad con su familia después de que políticos estadounidenses intervinieran para conseguir su liberación.

Jon Hammar, de 27 años, fue puesto en libertad de una instalación penal en la ciudad fronteriza de Matamoros, justo frente a Brownsville, Texas, dijo la representante republicana por Florida Ileana Ros-Lehtinen.

“Estos últimos meses han sido una completa pesadilla para Jon y su familia, y estoy muy aliviada de que todo este problema pronto habrá terminado”, dijo la congresista en un comunicado. Ella representa al distrito del Sur de la Florida, donde está la familia de Hammar.

Las autoridades consulares de Estados Unidos se reunieron con Hammar en la prisión y lo escoltaron a la frontera, endonde se reunió con sus familiares, dijo el vocero del Departamente de Estados Patrick Ventrell.

Fue en agosto cuando Hammar, quien cumplió servicio en Irak y Afganistán, cruzó la frontera en camino a Costa Rica. Iba a surfear con un amigo veterano y se detuvo en Matamoros para ponerle combustible a su coche, dijo su familia.

Junto a sus tablas de surf, Hammar llevaba una antigua escopeta que le regaló su bisabuelo. Sus padres dijeron que Hammar pretendía cazar con el arma, y que la Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos le dijeron que podría llevar el arma a México si estaba registrada y si la tarifa por tenencia estaba pagada.

Pero después de que condujo su coche Winnebago al lado mexicano, las autoridades lo arrestaron, diciendo que la escopeta no cumplía con sus leyes de armas.

Olivia Hammar dijo que su hijo fue acusado por posesión de un arma restringida para uso militar. Una parte del Ejército mexicano dijo que el arma no está en su “lista de prohibidas”, dijo la madre, pero su hijo siguió encarcelado.

Unas pocas noches después del arresto de Hammar, sus padres recibieron la primera de varias llamadas amenazantes desde la cárcel, contaron.

“ÉL dijo: ‘Tengo a tu hijo’”, recordó Olivia Hammar, llorando. “Voy a joderlo. Ya lo hice”.

Luego ella oyó la voz de su hijo.

“Él dijo: ‘Madre, tienes que hacer lo que ellos dicen; es en serio’”.

La voz al otro lado de la línea pedía 1.800 dólares.

Por la primera vez en meses, la familia de Hammar alejó su lucha del ojo público, temiendo que la atención mediática provocara que lo hirieran en prisión. Finalmente ellos avanzaron esperando a que las autoridades mexicanas actuaran.

El senador demócrata Bill Nelson, de Florida, intercedió a favor de Hammar, hablando con el embajador de Estados Unidos en México. Lograron ubicarlo alejado de la población general de la prisión para que no estuviera cerca a los reclusos peligrosos.

Hammar fue fue trasladado a lo que Nelson dijo era una locación administrativa. Pero debido a la baja seguridad de la nueva instalación, que Olivia Hammar describió como una bodega, las autoridades periódicamente encadenaban a Hammar a su cama.

Los Hammar recientemente acudieron a Ros-Lehtinen, quien lidera el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes. Ella catalogó la situación como “indignante” y llevó el caso al Departamento de Estado, al embajador de EE. UU. en México y al embajador mexicano en EE. UU.

“Estoy sobrecogida de alegría al saber que Jon va a estar en Navidad con sus padres, su familia y sus amigos”, dijo.

Un abogado de la defensa dijo que fue determinado que Hammar no tenía ninguna intención de cometer un crimen, aseguró Nelson.

“Ningún estadounidense debería estar en una cárcel mexicana por cinco meses sin poder llevar su caso frente a un juez”, dijo Nelson en un comunicado. “Estamos agradecidos: este es un buen regalo de Navidad”.

La familia dijo que pasará la festividad “agradecida” a todos aquellos que trabajaron para liberar a Hammar y que les dieron apoyo mientras estuvo encarcelado. Dijeron que no concederán entrevistas hasta después de las fiestas.

Temas:
Secciones: Estados Unidos • México