30 diciembre 2012
12:31 PM ET

Obama presiona al Congreso para decidir sobre el precipicio fiscal

(CNN) — Si no se alcanza un acuerdo sobre el abismo fiscal pronto, el Senado debería votar una ley que garantice que los impuestos para la clase media no aumenten y para que dos millones de personas no pierdan los beneficios por desempleo, dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama en el programa de la cadena NBC Meet the Press, en una entrevista emitida este domingo.

“En las próximas 48 horas, mi esperanza es que la gente reconozca, sin importar las diferencias partidistas, que nuestra prioridad principal debe ser asegurarnos de que los impuestos para las familias de clase media no aumenten y puedan dañar seriamente a nuestra economía”, dijo Obama.

La aparición del presidente en un programa de entrevistas políticas es la primera en tres años y pretende presionar a los legisladores para llegar a un acuerdo o votar. La entrevista fue grabada el sábado pasado.

Con las tasas de impuestos programadas para aumentar en todos los ámbitos el martes, los senadores demócratas y republicanos están negociando para llegar hoy a un acuerdo que evite que la economía de Estados Unidos llegue al abismo fiscal, que no sólo dispararía un aumento en los impuestos, sino que disminuiría el presupuesto para gasto.

Los asistentes del líder de la mayoría en el Senado y demócrata de Nevada, Harry Reid, y el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConell, republicano de Kentucky, dijeron que no se esperan detalles sobre las negociaciones, al menos hasta las primeras horas de la tarde, cuando el Senado convoque a sesión a la 1 p.m. hora del este.

Lo que está en juego en las negociaciones, según varios economistas, es el destino de la todavía frágil economía estadounidense que podría entrar en recesión debido a las alzas en los impuestos y cortes automáticos de 110,000 millones de dólares en el gasto militar y doméstico.

Obama culpó nuevamente a los republicanos por la falla en alcanzar un acuerdo, asegurando que “han tenido problemas para decir sí a un número de repetidas ofertas”.

Dijo que si pudieran llegar a un acuerdo que mantuviera los impuestos como están “eso quitaría un gran bocado del precipicio fiscal, evitaría los peores escenarios”.

En el Capitolio, “Hemos estado intercambiando papeles todo el día, y las conversaciones continuarán en la noche”, dijo McConell a los reporteros la noche del sábado.

A pesar de ello, no se sabe si Reid y McConnell podrán llegar a un acuerdo aceptable para los republicanos, quienes justo antes de Navidad, se negaron a aceptar la propuesta porque establecía un aumento de impuestos y no tenía oportunidad de pasar al Senado.

La principal disputa sigue siendo sobre los impuestos, específicamente sobre la demanda de los demócratas a extender las reducciones de impuestos aprobadas durante el gobierno del presidente George W. Bush. Estas reducciones aplican a familias que ganan menos de 250.000 dólares al año e incrementa los impuestos para quienes ganan más que ese monto. Los republicamos querían establecer la horquilla en 1 millón de dolares. Aunque se espera que los republicanos se convenzan con 400.000 dólares y presionen para mantener abajo los impuestos en los estados, los demócratas dijeron que están abiertos a uno de esos escenarios, pero no a los dos.

Obama y los demócratas tienen ventaja, gracias a la reelección del presidente el mes pasado y la mayoría demócrata en la Cámara de Senadores del nuevo Congreso. Además, las encuestas muestran apoyo consistente en la posición de Obama sobre los impuestos. Los demócratas insisten que el Congreso aprobaría el plan del presidente (con el apoyo de demócratas y algunos republicanos) si el presidente de la Cámara John Boehner, permitiera votarla.

El Congreso se reunirá el domingo y los republicanos lo harán la noche del mismo día, según una nota enviada el sábado a los legisladores y staff.

Jessica Yellin, Tom Cohen, Dana Bash, Deirdre Walsh, Lisa Desjardins, Josh Levs y Kevin Liptak contribuyeron a este reporte.