Pakistán ordena la detención del primer ministro por corrupción
15 enero 2013
09:27 AM ET

Pakistán ordena la detención del primer ministro por corrupción

ISLAMABAD (CNN) — Mientras una ruidosa manifestación anticorrupción tuvo lugar fuera del parlamento nacional, el Tribunal Supremo de Pakistán ordenó este martes el arresto del primer ministro del país en relación con las acusaciones por haber recibido sobornos mientras se desempeñaba en un trabajo anterior.

Este es el último giro en la política turbulenta del país antes de las elecciones nacionales a fines de este año.

El Tribunal Supremo, que se ha enfrentado en varias ocasiones con los líderes políticos de Pakistán en los últimos años, emitió la demanda contra el primer ministro Raja Pervez Ashraf, por las acusaciones de recibir pagos ilegales por equipos de generación eléctrica durante su etapa como ministro de agua y energía.

Fawad Chaudhry, uno de los asesores de Ashraf, calificó la decisión de la corte como "un golpe suave" contra la democracia, en declaraciones a la emisora local de Dunya News. El primer ministro ha negado las acusaciones, dijo.

El año pasado, la Corte Suprema derrocó al predecesor de Ashraf, Yousuf Raza Gilani, por un caso relacionado por viejas acusaciones de corrupción contra el presidente Asif Ali Zardari.

La orden de arresto contra Ashraf probablemente será bien recibida por los partidarios de Tahir ul Qadri, un clérigo musulmán que quiere que los líderes de Pakistán estén a favor de un gobierno provisional para llevar a cabo la reforma electoral y eliminar la corrupción.

Justo antes del anuncio Corte Suprema, Qadri, ubicado en un contenedor a prueba de balas, se dirigió a miles de personas que se reunieron cerca del parlamento en el centro de Islamabad, señalando que el poder judicial y las fuerzas armadas como las únicas dos instituciones que, dijo, estaban funcionando en Pakistán.

Antes hizo un llamado para disolver el gobierno por la mañana de este martes para permitir la formación del gobierno provisional. Con el plazo vencido, instó a sus partidarios a continuar su manifestación en el centro de Islamabad y duplicar su número cada día.

El reclamo de una "conspiración"

Mientras que el anuncio de la orden de arresto en contra de Ashraf parecía jugar una ventaja para Qadri, un alto funcionario del gobernante Partido Popular, liderado por Zardari, calificó la decisión del tribunal como "una conspiración".

En declaraciones a Dunya News, Sharjeel Memon sugirió la orden tenía "una relación directa" con el movimiento de Qadri.

La corrupción es considerada como un problema crónico en el sistema político pakistaní.


Secciones: Mundo • Pakistán