El ataque en Argelia causó la muerte de 37 rehenes, según el primer ministro