El príncipe Enrique se siente decepcionado por sus fotos desnudo en Las Vegas
22 enero 2013
10:50 AM ET

El príncipe Enrique se siente decepcionado por sus fotos desnudo en Las Vegas

CAMPO BASTIÓN, Afganistán (CNN) — El príncipe Enrique habló por primera vez de su fiesta en un hotel de Las Vegas donde fue fotografiado desnudo, semanas antes de que comenzara una nueva temporada sirviendo en Afganistán.

“Probablemente me decepcioné a mí mismo, decepcioné a mi familia, decepcioné a otras personas, dijo Enrique.

El príncipe fue fotografiado durante un juego en su habitación del hotel en Las Vegas donde se encontraba con amigos y un grupo de mujeres que había conocido.

“Pero al final estaba en un área privada y debió de existir cierta privacidad que uno espera.

“De regreso en casa mis amigos cercanos se volcaron alrededor de mí y fue grandioso”.

Agregó que fue “probablemente un ejemplo clásico de mí siendo demasiado del Ejército y no suficiente príncipe. Es un caso simple de eso”.

Su despliegue con el escuadrón 662 del tercer regimiento del Ejército británico le permitió retirarse del ojo público, pero desde Campo Bastión en Afganistán habló de su frustración con los medios.

Enrique recibió la noticia de que la Duquesa de Cambridge espera un hijo mientras se encontraba en Afganistán, desde donde expresó simpatía por el trato a Catalina por parte de la prensa.

“No puedo esperar para ser tío. Creo que es muy injusto que ambos fueran forzados a publicarlo cuando lo hicieron, pero esos son solo los medios. Solo espero que ella y él, pero principalmente Catalina, tenga la protección necesaria para que como futura madre disfrute de la privacidad con la que todo esto viene”.

La propia privacidad del príncipe es claramente una preocupación para él mismo.

“Nunca quise que ustedes vinieran aquí, pero hubo un acuerdo para invitarlos con la condición de que los medios no especularan antes de mi despliegue. Esa es la única razón por la que están aquí”, dijo en referencia al productor de televisión y el equipo quel o entrevistaba.

De regreso en casa la mirada de los medios será más intensa de lo que ha sido en los últimos cuatro meses. Y la presión regresará al joven de 28 años.

Según Enrique, ahora está primero su rol militar que sus deberes reales. “Una vez que vistes el uniforme, eres parte del grupo y ya sabes, soy el nieto de la Reina y todo eso”.

“Amo representarla, pero para ser honesto contigo, hasta donde he visto, hasta donde Guillermo ha visto también, el servicio a nuestro país en el Ejército en cualquier forma siempre será primero”.

La vida en el Ejército es “tan normal” que Enrique disfruta pasar el rato y ser tratado como uno más.

Al preguntársele si está más cómodo con ser el capitán Wales que el príncipe Enrique, contestó: “Definitivamente. Siempre he sido de esa forma. Mi padre siempre está intentando recordarme sobre quién soy y esos asuntos”.

“Pero es muy sencillo olvidarme de quien soy cuando estoy en el Ejército. Todos visten el mismo uniforme y hacen el mismo tipo de cosas”.

Enrique admitió que ha pasado más tiempo en una cabina de piloto que en un salón de clases. “No lo sé, soy una de esas personas que en mis cursos de vuelo, estaría bien volando, probablemente debería de haber leído más. Pero era bueno volando. Luego vendría algún examen escrito en el cual sería totalmente inservible. Los exámenes siempre fueron una pesadilla. Lo que sea como golpear un balón o jugar Playstation o volar, lo hago. Lo encuentro más sencillo que caminar a veces”.