La NRA pide no culpar a dueños de armas por actos de criminales
30 enero 2013
01:29 PM ET

La NRA pide no culpar a dueños de armas por actos de criminales

WASHINGTON (CNN) — La Asociación Nacional del Rifle afirmó este miércoles que los dueños de las armas que pertenecen a la organización no son la causa de la violencia en Estados Unidos, ni tampoco deben de ser vistos como responsables por los actos que comete gente violenta o transtornada.

Durante una audiencia del Comité Judicial del Senado, el vicepresidente ejecutivo de la asociación, Wayne LaPierre, se declaró en contra de expandir la verificación de antecedentes para incluir las compras privadas en ferias de armas, argumentando que la ley actual no funciona, por lo que ampliarla tampoco funcionará.

“Los propietarios de armas respetuosos de la ley no aceptan la responsabilidad por actos de criminales violentos o trastornados, ni creemos que el gobierno debe dictar lo que legalmente la gente puede poseer o utilizar para proteger a sus familias”, dijo a los legisladores.

Previamente, la exlegisladora Gabrielle Giffords – quien fue baleada en un centro comercial en Tucson en 2011 – instó este miércoles al Congreso de Estados Unidos a "ser audaz, ser valiente", porque "los estadounidenses están contando con usted" para adoptar medidas para reducir la violencia por las armas.

“La violencia es un gran problema. Muchos niños están muriendo. Demasiados niños. Debemos hacer algo”, dijo Giffords ante un comité del Senado. “Será dificil pero ahora es tiempo”.

El senador Patrick Leahy utilizó sus comentarios de apertura para pedir verificaciones más duras de los antecedentes de los compradores de armas, así como trabajar en evitar que compradores adquieran armas para otras personas.

Sin embargo, Leahy no apoyó el llamado de otros demócratas e inclusive del presidente a prohibir la venta de armas de asalto.

“Los derechos de la segunda enmienda son el fundamento en el que descansa nuestra discusión. No están en riesgo”, dijo el senador. “Pero vidas están en riesgo cuando gente responsable no obedece a las leyes que mantienen alejadas las armas de manos de los que las usarán para cometer asesinatos masivos. Pido que nos enfoquemos sobre medidas adicionales para proteger a nuestros niños y a todos los estadounidenses”.

Este miércoles, también testificó ante el Comité Judicial del Senado el esposo de Giffords, el astronauta retirado Mark Kelly.

La audiencia ocurre unas semanas después de que el presidente Barack Obama presentó una propuesta legislativa que intenta detener la violencia luego del ataque armado de diciembre pasado en el que murieron 20 niños y seis adultos en Connecticut. El atacante, Adam Lanza, también mató a su madre antes de suicidarse.

La propuesta de Obama incluye una prohibición en la venta de rifles semiautomáticos, limitar los cargadores a 10 balas, y verificación universal para cualquiera que compre un arma, así sea en una tienda o de forma privada. Las armas compradas de manera privada no son sujetas a verificaciones.

La Asociación Nacional del Rifle se opone a muchas de las limitaciones propuestas por el gobierno, pues afirma son violaciones a los derechos constitucionales de portar armas.

Los que abogan por mayor control de las armas dicen en cambio que el derecho constitucional puede ser limitado, por ejemplo por la actual prohibición de que los ciudadanos puedan tener lanzadores de granadas y otras armas militares.

Otro de los puntos que se discutirán durante la audiencia que se realiza este miércoles será si los cazadores y fanáticos de las armas necesitan rifles semiautomáticos con cargadores de alta capacidad, como el utilizado en el tiroteo en Connecticut.

LaPierre dijo a legisladores que más legislación no es la solución. “Necesitamos reforzar las miles de leyes sobre las armas que están actualmente en los libros”, dijo. “Perseguir a criminales que usan mal las armas funciona. Desafortunadamente hemos visto un colapso dramático en la persecución judicial federal en años recientes”.

Los enjuiciamientos por la violencia armada se han reducido en 35% durante el 2011, según LaPierre. “Eso significa que criminales violentos, miembros de bandas y gente mentalmente enferma que tienen armas no están siendo perseguidos”, afirmó. “Eso es inaceptable”.

LaPierre también dijo a legisladores que se deben enfocar en arreglar el sistema de salud mental de la nación.

“Necesitamos revisar todo el rango de problemas de salud mental, desde una detección temprana y tratamiento, al compromiso con las leyes civiles, a las leyes de privacidad que previeren que los registros de salud mental sean incluidos en el sistema nacional de verificación de antecedentes criminales”, dijo LaPierre.

Unas 500,000 personas se han unido a la asociación desde el ataque en Newtown, lo que aumentó su número total de miembros a 4,5 millones, afirmó la asociación este miércoles.

Temas:
Secciones: Crimen • Estados Unidos