Fiscales británicos no presentarán cargos por "broma real" a enfermera
1 febrero 2013
12:18 PM ET

Fiscales británicos no presentarán cargos por "broma real" a enfermera

(CNN) — Fiscales británicos declinaron este viernes presentar cargos contra cualquier persona involucrada en una llamada de broma realizada por una estación de radio de Australia dirigida a la esposa del príncipe Guillermo, y derivó en el suicidio de una enfermera.

La decisión de los fiscales ocurre solo días después de que se anunció que el programa de radio The Hot30 Countdown salió del aire definitivamente luego de que la cadena de radio expresó su profundo pesar por el suicidio de una enfermera que recibió la llamada de los locutores.

“Luego de revisar cuidadosamente la información actualmente disponible, hemos concluido que no hay evidencia que apoye un cargo por homicidio involuntario”, afirmó Malcolm McHaffie, subjefe de la unidad de delito especial del Servicio de la Fiscalía de la Corona.

También afirmó que aunque hay algo de evidencia que implica mayor investigación sobre potenciales violaciones a las comunicaciones, no es del interés público buscar presentar cargos.

“Aunque equivocada, la llamada telefónica fue concebida como una broma inofensiva”, dijo McHaffie. “Las consecuencias en este caso son muy tristes. Enviamos nuestras sinceras condolencias a la familia de Jacintha Saldanha".

A principios de diciembre, los dos locutores se hicieron pasar por la reina Isabel y el príncipe Carlos, y llamaron al hospital para obtener información sobre la condición de Catalina, la Duquesa de Cambridge.

Ambos luego presentaron la broma al aire.

La enfermera que transfirió la llamada al equipo de Catalina luego fue encontrada muerta en un aparente suicidio, lo que causó gran conmoción en Gran Bretaña.

Los dos locutores, Mel Greig y Michael Christian, fueron sacados del aire. Luego la red de radio, Southern Cross Austereo, suspendió las llamadas de broma, quitó la publicidad y ordenó una revisión comprensiva de políticas relevantes y procesos.

Greig y Christian se disculparon durante entrevistas con televisoras australianas.

Un vocero del palacio de St. James dijo que la duquesa y el duque de Cambridge se entristecieron al enterarse de la muerte de Saldanha.

Otro vocero del palacio dijo a CNN entonces que “en ningún punto el palacio se quejó ante el hospital sobre el incidente. Al contrario, se ofreció nuestro apoyo completo y sentido a las enfermeras involucradas y al equipo del hospital en todo momento”.

Temas:
Secciones: Australia • Gran Bretaña • Mundo