Obama discute con sindicatos los alcances del plan de reforma migratoria
6 febrero 2013
08:21 AM ET

Obama discute con sindicatos los alcances del plan de reforma migratoria

(CNN) — No debería ser ninguna sorpresa que importantes dirigentes sindicales se encuentran entre el primer grupo de apoyo del presidente Barack Obama para cambiar la política de inmigración en Estados Unidos.

Fueron justamente las organizaciones de trabajadores las que ayudaron a asegurar la derrota de un esfuerzo bipartidista para reformar las leyes de inmigración del país hace cinco años.

En ese momento, la AFL-CIO (Federación Estadounidense del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales) y otros prominentes grupos sindicales se opusieron a la iniciativa, por temor a una propuesta de un programa de trabajadores temporales que debilitaría la afiliación sindical y su poder de negociación.

Eso llevó a un puñado de tendencia liberal demócrata a votar en contra del proyecto, incluyendo los senadores Sherrod Brown, Tom Harkin y Debbie Stabenow.

Consciente en esta ocasión de una posible división en la coalición demócrata podría ser fatal para la aprobación de una ley de inmigración, Obama se reunió este martes con más de una docena de dirigentes sindicales.

Entre ellos estaban los presidentes de AFL-CIO, Richard Trumka; del SEIU (Sindicato Internacional de Empleados de Servicio), Eliseo Medina; y de la Unión de Trabajadores Agrícolas, Arturo Rodríguez.

El propósito de la larga reunión a puerta cerrada era entablar un "diálogo" sobre "la reforma inmigratoria y cómo se ajusta a su agenda económica más amplia", explicó la Casa Blanca.

En declaraciones a los periodistas tras la reunión, hubo evidencia de que el presidente había tratado de garantizar que los dirigentes sindicales estuvieran al tanto de las implicaciones antes de que anuncie el contenido de la propuesta.

"Fue una conversación excelente", dijo Trumka a las afueras de la Casa Blanca. "Creo que todos estamos en la misma página". La Casa Blanca ha tenido durante mucho tiempo la esperanza de que el movimiento obrero sea incluido.

A pesar de la a veces conflictiva relación con los trabajadores, la agenda del presidente ha tenido buen apoyo de los dirigentes sindicales más importantes. Trumka también fue uno de los líderes presentes en el discurso de Obama sobre la inmigración la semana pasada en Las Vegas.

Sin embargo, aún permanecen los puntos de fricción que resultaron del trabajo contra la reforma de inmigración hace cinco años.

Los conservadores, entre ellos el senador de Florida, Marco Rubio, de nuevo están impulsando un programa de trabajadores temporales que se ve favorecido por la comunidad empresarial y los intereses agrícolas que dependen del empleo estacional.

Sin embargo, los principales sindicatos siguen oponiéndose a tal medida. En 2009, el AFL-CIO y el SEIU publicaron conjuntamente directrices sobre un paquete de reforma inmigratoria que apoyarían.

Esas pautas fueron llamadas medidas para "mejorar, no ampliar" los programas de trabajadores temporales. Obama hasta ahora no ha mencionado un programa de trabajadores temporales en sus líneas generales de un plan de reforma inmigratoria.

Tanto el AFL-CIO como el SEIU están presionando por facilitar el acceso a la ciudadanía estadounidense para los trabajadores indocumentados que fue propuesto en 2007.

Esto es en parte debido a que la afiliación sindical ha disminuido considerablemente en las últimas dos décadas, junto con la contracción de manufactura de Estados Unidos. Una oleada de nuevos ciudadanos, muchos de los cuales buscan empleos sindicalizados, podría aumentar su número.

"Estamos hablando de tratar de arreglar un sistema roto", dijo Trumka después de la reunión de la Casa Blanca. "Estábamos hablando sobre una reforma de sentido común que tiene un camino incluyente y amplía para la ciudadanía que nos permita apoyar a la gente y tomar ventaja de eso".

Otro líder dijo que pensaba que existía un acuerdo entre los grupos de trabajo y Obama. "Hubo un acuerdo conjunto sobre un camino a la ciudadanía que debe ser significativo y real", dijo Janet Murguía, del Consejo Nacional de La Raza, que también participó en la reunión.