Esclavitud en la puerta de al lado
9 febrero 2013
12:47 PM ET

Esclavitud en la puerta de al lado

Ima Matul fue esclava en una casa en EEUU durante más de tres años. Logró la libertad gracias a una vecina a la que contactó por carta. Hoy dedica su vida a liberar a otros esclavos, como ella, con a la Coalición para Abolir la Esclavitud y el Tráfico de Personas (CAST). Asegura que ha llegado el momento de luchar por los demás y salvar las vidas que estén a su alcance. Esta es su historia y aquí explica cómo los ciudadanos como tú pueden ayudar a combatir la esclavitud.


Puede que usted no sepa que enero es el Mes Nacional de la Prevención de la Trata y la Esclavitud en EEUU. Puede que ni siquiera sepa por qué necesitamos este tipo de campaña de concienciación, o que desconozca que aquí, en Estados Unidos, mujeres, niños y hombres son víctimas de trata, sufren trabajos forzados o prostitución.

Sin embargo, seguramente usted sepa que la esclavitud moderna existe, pero lo que no sabe es lo que usted puede hacer al respecto. Tanto como sobreviviente de la trata de personas y como defensora que trabaja para liberar a otros te lo puedo explicar.

Algunas de las víctimas son ciudadanos estadounidenses, otros tienen visas válidas, y algunos son inmigrantes indocumentados. Son educados o analfabetos, jóvenes o viejos, nativos de habla inglesa o hablan el idioma a duras penas. Se encuentran en las fábricas, granjas, hogares de ancianos, en las calles, o en la casa de su vecino. En otras palabras, la esclavitud moderna no encaja en ningún estereotipo.

Por ejemplo, en la región de Immokalee, Florida, miles de trabajadores agrícolas han sido retenidos contra su voluntad, golpeados, encadenados, encañonados e incluso fusilados por tratar de dejar su empleo en el que recogían tomates. La trata también se ha documentado en las plantas de procesamiento de alimentos de nuestra nación, donde las mujeres inmigrantes han sido encerrados y obligados a trabajar 18 horas al día, siete días a la semana.

Sé de jóvenes americanas que fueron forzados en la industria del sexo por conocidos. He conocido a un hombre y una mujer que llegaron a Estados Unidos desde Filipinas con la promesa de trabajar como docentes de Tae Kwan Do, y acabaron por ser forzados a la servidumbre en un hogar de ancianos.

En cuanto a mí, me vine a América en 1997 a los 17 años con mi primo, creyendo que iba a trabajar como niñera en Los Angeles.

Mi traficante se hizo cargo de mi billete, de mi pasaporte, visa y me prometió 150 dólares por mes con un día de descanso a la semana.

Pero cuando llegué, me separaron de mi primo y nos llevaron a una casa donde me vi obligada a trabajar 18 horas o más cada día, sufrí maltrato físico y verbal, y mi traficante me recordaba cada día que me detendrían si trataba de salir. Sin conocimientos de idiomas o dinero, estaba aterrorizada y sin opciones.

Después de tres años, reuní el coraje de enviar una nota a una mujer que trabajaba al lado. Ella finalmente arregló mi fuga, y me llevó a la Coalición para Abolir la Esclavitud y la Trata, una organización que lucha contra la trata que ayude a las víctimas a reconstruir sus vidas y trabaja para poner fin a todas estas violaciónes de derechos humanos.

No sé dónde estaría hoy sin mi familia CAST, que me refugió cuando escapé, me enseñó inglés, me proporcionó un tutor para que yo pudiera tener mi diploma GED, y con el tiempo me dio un trabajo para ayudar a otros supervivientes.

También me enteré de que mi primo había escapado de los traficantes, sólo unos meses antes que yo.

En septiembre, viajé con CAST a la Iniciativa Global Clinton, donde el presidente Barack Obama se reunió conmigo y otros sobrevivientes, y anunció varias iniciativas para fortalecer la lucha de los Estados Unidos en contra de la esclavitud.

Creo que lo más importante que puede hacer en este momento – y le pregunté esto en septiembre – es trabajar con el Congreso para reautorizar la Ley de Protección de Víctimas de Trata (TVPA), la legislación que ha proporcionado los recursos críticos y herramientas para aquellos al frente en la lucha contra la trata de personas y la esclavitud moderna. La TVPA expiró en 2011, y su reautorización debe ser una prioridad de este mes.

Sé de primera mano la importancia de los servicios prestados a través de TVPA, y he visto el daño causado cuando las víctimas no tienen acceso a ellos.

Durante mi estancia en Washington, conocí a mujeres que aún están traumatizados por las experiencias que vivieron hace 30 años debido a que no recibieron el tipo de apoyo que a mí me permitió volver a ponerme en pie.

En su discurso, el presidente dijo que la esclavitud moderna: "Debería preocupar a todos los negocios, porque distorsiona los mercados. Debería ser una preocupación para todas las naciones, porque pone en peligro la salud pública y fomenta la violencia y el crimen organizado ".

Ahora que usted sabe que enero es el Mes Nacional de la Prevención de la Trata Humana, ahora que sabe a qué se parece a la esclavitud, espero que vaya a hacer algo al respecto.

Espero que esté atento a las señales de que algo anda mal en la puerta de sus vecinos. Espero que usted pida a su legislador que apoye la aprobación de la TVPA.


Secciones: CNN Acción • Crimen • Estados Unidos • Historias humanas • Mundo • Noticias