Un osito muy cariñosito... y con antojo de comer cerebro
Los osos se venden entre 70 y 140 dólares. Hay uno en subasta en eBay y las ofertas han llegado a los 400 dólares.
12 febrero 2013
07:07 PM ET

Un osito muy cariñosito... y con antojo de comer cerebro

Por Emily Jane Fox

Nueva York (CNNMoney) — Olvídate de los chocolates y las rosas: los ositos zombi de peluche pueden ser la clave para llegar al corazón del ser amado.

Una tarde cualquiera, semanas antes del comercial día festivo, Phillip Blackman sintió la necesidad de arrancarle las entrañas a un viejo osito de peluche y convertirlo en zombi.

Blackman, quien estudió efectos especiales y ahora trabaja como ilustrador en Sussex, Inglaterra, se dedicó afanosamente dos días a crear un oso ensangrentado a medio gruñido y con un corazón arrancado de su expuesto y cartilaginoso pecho.

Al diseñador le encantó su creación y probó suerte al venderlo en Etsy, una tienda de artesanías en línea. Las fotos de los osos, a los que llama Undead Teds (Teds No-Muertos), infectaron Twitter y a Facebook, y su pequeño experimento cobró vida.

“No puedo fabricarlos lo suficientemente rápido”, dijo. “Cada vez más personas claman por más”.

Blackman ha fabricado y vendido rápidamente más de 30 osos en las últimas semanas y aún no puede darse abasto con la demanda. La gente está ansiosa de obtenerlos justo a tiempo para el Día de San Valentín.

Los osos cuestan de 70 a 140 dólares. Hay uno en subasta en eBay con ofertas de hasta 400 dólares. Los entusiastas de los zombis, desde Australia hasta Abidjan, pidieron frenéticamente a Blackman que fabrique más.

Poco después de que le ganaran el oso que quería comprar, una persona publicó en la página de Undead Ted en Facebook: “¿Esto significa que no podré conseguir uno para el Día de San Valentín?”.

“Tendremos que matar a nuestros ositos”, respondió otro fan.

Blackman consigue los osos en tiendas de descuento y de objetos usados, y el resto de los materiales son relativamente baratos, así que obtiene una jugosa ganancia. Pero dijo que la gente está pagando un precio justo, ya que tarda dos días en fabricar cada oso.

“Me cuesta mucho, hablando de tiempo”, dijo.

No se esperaba tal éxito, pero tampoco está demasiado sorprendido, dada la presencia generalizada de los zombis en la cultura popular. El frenesí por los muertos vivientes ha salpicado decenas de series de televisión, películas taquilleras y libros a lo largo de los últimos años.

“Todo el asunto de los zombis está muy de moda. Cuando combinas eso con los ositos —y a quién no le gusta un osito— la gente se vuelve loca por ellos”, dijo. “Siempre hay gente a la que le gusta lo macabro”.

Esto podría ser un negocio casero para Blackman, pero se ajusta perfectamente con una tendencia mayor que está dominando al sector juguetero. Las jugueterías de hoy están llenas de productos relacionados con los muertos vivientes, desde Legos hasta muñecas, pasando por juegos de mesa.

Y se están vendiendo bien: la semana pasada, el fabricante de juguetes estadounidense Mattel reportó que en 2012 sus fantasmagóricas muñecas de Monster High incrementaron las ventas de su división de juguetes para niñas en un 57%.

Algunas personas han pedido a Blackman que empiece a vender los Undead Teds a jugueterías por mayoreo y una tienda minorista en línea trató de hacer un pedido de 100 osos a un precio mayor que el original. El diseñador tuvo que rechazar la oferta, ya que no puede mantener el ritmo de producción.

“Tengo más demanda de la que puedo cubrir en este momento”, dijo.

Blackman reconoce que periodo de vida de los osos zombis puede estar limitado, pero espera que la publicidad impulse su carrera como ilustrador. “Seguiré haciendo esto mientras la gente esté interesada en comprarlos”.


Secciones: Curiosidades